*

X

Además de Banksy, estos son otros artistas presentes en la pesadilla Dismaland (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/27/2015

Más de 50 artistas participaron en Dismaland, el parque de atracciones crítico que gracias al sello de Banksy ha causado revuelo en estos días
disaster

Imagen: Christopher Jobson - This Is Colossal

En estos días, el artista callejero Banksy volvió a llamar poderosamente la atención por la apertura de Dismaland, una suerte de antiparque de diversiones que si bien en términos generales parece seguir los lineamientos de cualquier parque infantil (según el arquetipo de Disneyland), se convierte por mediación del estilo corrosivo del artista en un territorio perturbador en donde están algunos de los elementos y juegos habituales (el castillo de la princesa, los carros que chocan, el barco miniatura que se maneja a control remoto, etc.) pero con una reinterpretación irónica, ajustándolos a la realidad contemporánea en donde, al menos desde cierta perspectiva, hay poco espacio para la fantasía que la ideología dominante intenta imponer a cada momento.

Banksy, sin embargo, no es el único artista involucrado en este proyecto. Aunque como sucede casi siempre con sus piezas, de Dismaland también se sabe poco con certeza, por lo que se observa es posible que el hijo clandestino de Bristol sea el artífice del concepto y de algunas atracciones (la carroza que recrea la muerte de la princesa Diana, el bote lleno de migrantes, la orca saltando desde un excusado, entre otras, según The Independent) y de la curaduría general del parque. Este último concepto tiene cabida porque Dismaland también fue el punto de encuentro de otros creadores, algunos célebres, como Damien Hirst (también polémico), y otros menos conocidos pero igualmente corrosivos, igualmente críticos respecto de ciertos aspectos que, como la migración de los países pobres a los desarrollados o los desastres ecológicos, no dejan de suceder porque los ignoremos.

A continuación compartimos un recuento con piezas de Dismaland que son obra de algunos de los 50 artistas que fueron invitados a colaborar en la creación de esta peculiar tierra promisoria.

 

1

Damien Hirst - Pickled unicorn (Imagen: _kazz_, Instagram)

  

4

Peter Kennard y Cat Phillips - David Cameron 'one percent' billboard (Imagen: PA)

 

5

Dietrich Wegner - Mushroom cloud

 

6

Jimmy Cauty - 'The Aftermath Displacement Principle' (Imagen: dismaland_park, Instagram)

 

7

Brock Davis - Ice cream high heel (Imagen: brockdavis, Instagram)

 

8

Caroline McCarthy - Recycled plant pots (Imagen: emay02, Instagram)

 

9

Darren Cullen - Childhood gone wrong (Imagen: williamcult, Instagram)

  

10

Bill Barminski - Cardboard security entrance (Imagen: priyoajie, Instagram)

 

11

Jani Leinonen - Dystopian cereal (Imagen: bammytai, Instagram)

 

12

Jessica Harrison - Tattooed porcelain dolls (Imagen: i_don_t_want_istagram, Instagram)

 

13

Jessica Harrison - Tattooed porcelain dolls (Imagen: mim25x, Instagram)

Te podría interesar:

Por esta razón, los mapas siempre serán inexactos

Por: pijamasurf - 08/27/2015

Sin importar la tecnología a nuestro alcance, hay una cualidad de la cartografía por la que nunca tendrá la precisión que imaginamos

 Antiche Mappe

Desde que el hombre comenzó a registrar su entorno, la cartografía se convirtió en un cruce fascinante entre realidad e imaginación. Se trata acaso de uno de los mejores ejemplos para mostrar que, en el caso del ser humano, nuestro mundo es esencialmente la representación que hacemos al respecto. Como en los globos terráqueos de Vincenzo Coronelli, por mucho tiempo la precisión de un mapa incluía bestias míticas, lo cual no era contradictorio, sino parte de las limitaciones de la época, como si lo desconocido sólo pudiera encontrar expresión por medio de la metáfora.

Para nosotros, sin embargo, eso podría parecer una reliquia del pasado. En una época de satélites y drones en la cual parece que ya nada está oculto a la vista humana parece imposible tener un mapa inexacto, un mapa en donde una zona ignota sea el estimulante de nuestra curiosidad y nuestro deseo de imaginar lo que aún no es.

Con todo, la pregunta por la exactitud siempre se mantendrá en torno a los mapas porque su dimensión es menos geográfica que filosófica:

En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

(Suárez Miranda, Viajes de varones prudentes, Libro Cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658)

leo belgicus

Este famoso texto de Borges, “Del rigor en la ciencia” (El hacedor, 1960), todavía nos es significativo porque la ilusión de la cartografía sigue hoy vigente. Como bien señala Jerry Brotton, profesor de Estudios Renacentistas en la Queen Mary University of London y autor de A History of the World in 12 Maps, mirar un mapa “es una experiencia trascendental” porque siempre sentimos el impulso de buscarnos ahí, pero al hacerlo nos damos cuenta de que “estamos afuera”, que no estamos ahí, que miramos el mundo “por encima, hacia abajo, como si fuéramos Dios”.

Decir que los mapas son una representación del mundo también es decir, tácitamente, que se trata de una representación específica, hecha desde cierto punto de vista, cierta visión del mundo. ¿Por qué, por ejemplo, en casi todos los mapas basados en la proyección de Mercator, Groenlandia y África parecen tener la misma superficie cuando la primera ronda los 2 millones de km2 y el continente es 15 veces superior (3x107km2)? “Un mapa”, dice Brotton, “siempre tendrá una agenda, un argumento, una propuesta acerca de cómo se ve el mundo desde una perspectiva particular”.

Ese, entonces, es el desafío de la cartografía contemporánea, quizá incluso en un sentido personal. Como en la inscripción latina que se popularizó en los mapas medievales para señalar las zonas desconocidas, HIC SVNT DRACONES, para nosotros eso ignoto es esencialmente ideológico: explorar la parcialidad y el prejuicio; trascender las fronteras de posibilidad de una forma de ver y registrar el mundo que no es propiamente la nuestra, sino la de alguien más para quien el planeta se organiza de una forma específica ―cuando tal vez, como quedó demostrado en el desarrollo de la cartografía, el mundo es mucho más amplio y diverso de lo que imaginamos.