*

X
En la ciencia como en la gramática, siempre hay excepciones. ¿Qué tanto sabemos de estos órganos?
Hombre Orinando

Foto: Shutterstock

Si nuestra vida ha sido relativamente saludable, pocas veces hemos escuchado hablar o leído acerca de los riñones, en comparación con otros órganos del cuerpo humano. Y es que no son los órganos más citados, ni por las noticias ni por los documentales, ni tienen tanto renombre como el corazón, el hígado o el cerebro.

Probablemente sólo recordamos a estos pequeños órganos con forma de frijol bromeando acerca del tráfico de órganos, o bien al sentir algún dolor en la espalda. Sin embargo, nuestros riñones trabajan constantemente filtrando, removiendo residuos, estimulando la producción de células en la sangre y manteniendo el equilibrio del cuerpo.

Debido a nuestra desinformación, puede ser que hayamos generado ideas falsas con respecto a las funciones de los riñones.

Estos son los cinco mitos más controversiales acerca de los riñones, según The Smithsonian:

1. Tomar mucha agua ayuda a los riñones

Falso. Ahora que parece estar de moda cuidar más nuestra alimentación, hemos escuchado mil veces la frase ‘Toma al menos 2 litros de agua al día’. Probablemente nos sintamos afligidos de no poder cumplir con dicha máxima, pues solemos caer en la tentación de bebidas más elaboradas.

La buena noticia es que hay poca evidencia científica de que la máxima sea verdadera. El doctor Stanley Goldfarb (Universidad de Pensilvania) asegura que “la cantidad de agua que tomemos no afecta la eficacia con la que nuestros riñones filtran”. Si nuestros riñones no funcionan bien, no importa cuánta agua tomemos, nuestro organismo no se limpiará exitosamente; sencillamente, la ingesta de agua no hará que los riñones funcionen mejor.

No sería descabellado pensar que este mito se originó en las compañías embotelladoras de agua. Interesantemente, México es uno de los países que más agua embotellada consumen: irónicamente, la alta tasa de diabetes en México tiene como principal consecuencia el desarrollo de falla renal. Ahí está la prueba para acabar con este mito.

Sin embargo, no todo es tan sencillo: en la ciencia como en la gramática, siempre hay excepciones. Tomar mucha agua y mantenerse bien hidratado sí es benéfico para el organismo y también, en caso de sufrir de piedras en los riñones.

2. Una dieta alta en calcio causa cálculos renales

Falso. Los cálculos renales (conocidos como 'piedras en los riñones') son aglomeraciones de calcio, similar al sarro que se va formando en la bañera.

Por tanto, es lógico pensar que evitar los alimentos ricos en calcio --como la leche-- nos protegerá de tener piedras en los riñones. ¡Oh, sorpresa!: el problema de las piedras no se da por un exceso de calcio, sino por una carencia de este elemento.

Cuando nuestro organismo tiene un bajo aporte de calcio, una sustancia denominada oxalato (presente en vegetales y frutas) se acumula en los riñones, asociándose con el poco calcio que se está filtrando de la sangre, formando los conocidos cálculos renales.

Sin embargo, cuando nuestro organismo recibe un alto aporte de calcio, el calcio se une al oxalato en el intestino, evitando que el oxalato se acumule en los riñones e impidiendo así el desarrollo de los cálculos. De esta forma el calcio actúa como un “secuestrador” de oxalato.

Otra excepción a la regla: cuidado con los suplementos de calcio, pues estos no se unen con tanta afinidad al oxalato como el calcio derivado de los alimentos frescos, por lo que no tienen función protectora alguna contra los cálculos renales.

3. El alcohol daña los riñones

No se sabe. Cuando nos vamos de fiesta, terminamos visitando numerosas veces el tocador, y no necesariamente para retocarnos, sino para orinar. ¿Será que estamos forzando nuestros riñones en esta situación?

Una vez más no existen estudios concluyentes que comprueben que el alcohol es dañino para los riñones, sólo se conoce que causa una fuerte deshidratación, personificada como la temible resaca. Si no queremos olvidarnos de los tragos en viernes por la noche, la mejor opción es tomar un vaso con agua por cada vaso de alcohol.

4. Si tienes una enfermedad del riñón, te das cuenta por ti mismo

Falso. A diferencia de otras enfermedades, como las cardíacas, las enfermedades de los riñones son engañosas y silenciosas. No se detecta dolor a menos que suframos de una etapa avanzada de infección o cálculos renales. La cantidad de orina excretada tampoco nos habla de la salud de los riñones. La falla renal se hace sentir en el cuerpo sólo cuando los riñones funcionan al 10-15% de su capacidad normal, por lo que se dificulta la detección temprana de estos padecimientos.

Sin embargo la medicina puede recurrir al uso de pruebas para detectar niveles de toxinas o productos de desecho en sangre u orina, mismas que determinan si los riñones se encuentran funcionando correctamente.

5. Las enfermedades renales no pueden prevenirse

Falso. “Hasta los mismos médicos suelen creerse este mito”, asegura la doctora Robyn Langham (especialista en trasplante de riñón de Melbourne, Australia).

Definitivamente, la prevención siempre es el mejor camino que seguir: presión alta y diabetes parecen ser los terrenos más fértiles para el desarrollo de las enfermedades renales. La edad avanzada, el tabaco y la obesidad también representan un factor de riesgo, sin olvidar los antecedentes familiares de enfermedades renales (sí, otra vez la genética).

Desafortunadamente, según el CDC (Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades), uno de tres adultos con diabetes y uno de cinco adultos con hipertensión sufren de enfermedades renales crónicas.

Así que ejercicio + hidratación + dieta saludable es, una vez más, la mejor fórmula  para mantener la salud de nuestros riñones.

 

La posición en la que duermes podría estar drenando tu energía, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 08/05/2015

Científicos descubren que la posición en la que dormimos afecta nuestro sistema de eliminación de desechos

20140710-sleepstyle-grid

Como cualquier planta productora de energía, el cuerpo humano también necesita un sistema de irrigación y eliminación de los desechos que genera. Estudios recientes han encontrado que el cerebro humano juega un papel importante en este sistema de eliminación de desechos en su interacción con el sistema linfático, que es el principal encargado de brindar sosiego al organismo. Sabemos ahora que dormir es esencial para echar a andar este proceso y que la posición en la que dormimos afecta la efectividad de esta desintoxicación y renovación naturales. Esto también explica por qué la calidad de nuestro sueño es tan determinante en el sistema inmune (el sistema linfático es parte de este sistema de defensa).

Maiken Nedergaard, del Medical Center de la Universidad de Rochester, identificó una serie de vasos que transportan fluido cerebroespinal a lo largo del cerebro, en cuyo proceso circulan y se desasolvan, por así decirlo, desechos acumulados en los espacios intracelulares. El funcionamiento de estos vasos depende de los movimientos de agua en el cerebro realizados por células gliales llamadas astrocitos, que forman parte de un sistema ahora llamado glinfático (por las células gliales y el sistema linfático). Cuando una persona duerme, la circulación cerebroespinal hace que los espacios intracelulares se expandan hasta en un 60%.

Según informa The Guardian, pruebas recientes con ratones de laboratorio descubrieron que la posición en la que se duerme afecta la eficacia del funcionamiento del sistema glinfático. Cuando los ratones dormían de lado hubo un mejor drenaje de líquido cerebroespinal en comparación con cuando dormían bocarriba o parados. Los investigadores sugieren que el mismo mecanismo debe de estar involucrado en la consolidación de la memoria, la cual es una de las probables funciones principales del sueño. Dormir de lado, teorizan, debe también mejorar nuestra memoria. Los estudios tendrán que continuarse para poder asegurar que estas afirmaciones son también validas en el ser humano, pero, debido a que los vasos linfático existen de la misma forma en nosotros, es muy probable que así sea. Incluso es posible que la preferencia que ha sido observada en ratones y humanos por dormir de costado (semejando el feto) sea una herencia evolutiva. 

Esta es una buena razón para ajustar la forma en la que nos entregamos al sueño. Para aquellos más inclinados al misticismo, otro interesante motivo es la posibilidad de que los momentos antes de dormir --lo que se conoce como el estado hipnagógico-- puedan ser un umbral de creatividad para minar ideas del inconsciente o, como sugiere este artículo, un ensayo para nuestro proceso de muerte consciente.