*

X

5 fáciles pasos para convencer a alguien de que eres Jesucristo (o algo así)

Por: pijamasurf - 08/26/2015

La manipulación de personas vulnerables mediante discursos cuasi religiosos es un negocio históricamente muy rentable

tumblr_static_tumblr_static_bbef4sx7ov4gwg8cc4wsgskc8_640

La actualidad es un cóctel de fenómenos psicosociales que venimos acarreando desde distintos puntos de la historia. La convergencia y combinación de algunos de ellos dan pie a otros fenómenos verdaderamente complejos, algunos fascinantes y otros deprimentes. Por ejemplo, la aleación entre el "despertar" espiritual, el consumismo y el refinamiento de técnicas de manipulación y propaganda ha gestado la proliferación de sectas, grupos diversos y pseudoreligiones que se aprovechan de las circunstancias para lucrar con la psique y la vulnerabilidad de millones de personas alrededor del mundo.

Basta echar un vistazo a modelos como el "Pare de sufrir" o incluso la cienciología, para constatar cómo se implementa eficientemente este tipo de modelos. Entre los resultados de este fenómeno encontramos desde grandes fortunas (amasadas por los líderes de dichos grupos) hasta patéticos estados mentales y la dogmatización elevada a un grado caricaturesco. 

Pero más allá de denunciar, lamentar o mofarnos de esta situación, a continuación les compartimos un ejercicio, publicado en el sitio Disinfo, que raya entre la praxis y la sátira. Se trata de cinco sencillos pasos para convencer a alguien de que eres algún mecenas, iluminado o, por lo menos, alguien absolutamente calificado para decirle lo que tiene que hacer (por ejemplo darte su dinero, tener sexo contigo o simplemente venerarte). Es evidente que este "manual"está inspirado en las ya predecibles fórmulas que utilizan con frecuencia estos grupos para lobotomizar la mente y el espíritu de sus feligreses. 

cultsmixencore

1. Detecta a personas solitarias o lastimadas y ofréceles amor y aceptación incondicionales

Un ejercicio cada vez más fácil por la cantidad de personas que se encuentran hundidas. Una vez que encuentras a la presa, entonces simplemente hazla sentir cobijada, comprendida y amada. Por lo visto, a este paso se le conoce como la "Love Bomb", es decir, inunda a esa persona de algo que parezca amor. 

2. Quiebra e intimida a esas personas

Una vez que se sientan reconfortados, entonces viene la terapia de shock. Conocidas como "sesiones de quiebre", este paso consiste en hacer sentir a esa persona miserable, denigrada y humillada, enfatizando sus carencias y debilidades. Esto permitirá completar la dominación completa de ese individuo.

3. Formula un mensaje sencillo y absoluto

Aquí viene la formulación de un mensaje simple, que sea exclusivo (en el sentido que es "el único verdadero") y luego repítelo incansablemente, taladra la conciencia y el inconsciente de la presa en cuestión. Para inspirarte puedes recurrir a cualquier libro o discurso new age; generalmente funcionan.

4. Construye y ofrece nuevas identidades

Es fundamental que la persona tomé una identidad nueva como parte del grupo al cual lo estás absorbiendo. Una vez construida, entonces hay que reforzar la noción separatista: somos nosotros VS el resto. Esto permitirá afianzar un sentido de pertenencia y ridiculizar su postura frente a cualquier cosa que no sea parte del grupo. 

5. Aislamiento

En la medida que puedas, aísla a tus seguidores del mundo exterior (sea física o mentalmente, o ambos) y evita que estén en contacto con discursos o mensajes que puedan atentar contra el control que ejerces sobre ellos.

Y ahora que tienes en tus manos la preciada fórmula ¿estás listx para fundar tu propia secta, abusiva, hiperrentable y denigratoria? 

 

Medicamentos en 3D: la era del Big Pharma hecho en casa

Por: pijamasurf - 08/26/2015

Todas las necesidades de un paciente podrían caber en una pequeña pastilla de forma piramidal, ¿pero será seguro dejar en los pacientes la fabricación de sus propios medicamentos?

 3dprint

El mundo de las impresoras 3D probablemente siga la senda de la tecnología de punta que termina convirtiéndose en un electrodoméstico más: uno que, como la radio, la televisión, los hornos de microondas y el Internet puede cambiar radicalmente la vida doméstica, y al hacerlo, modificar la forma en que funcionan los mercados.

Ahora, una serie de compañías farmacéuticas están explorando la manera de utilizar la impresión en 3D para mejorar la vida de los pacientes... e incursionar antes que nadie en un prometedor negocio.

La Food and Drugs Administration (FDA) autorizó el primer medicamento de prescripción impreso en 3D, lo que ha dado luz verde a toda una nueva era de la medicina: de nombre comercial SPRITAM (levetiracetam), se trata de una pastilla para tratar ataques epilépticos, diseñada por la compañía Aprecia. 

Lo que es interesante de todo esto no es solamente la posibilidad de fabricar tus propias medicinas en casa, sino que la forma de las pastillas también sufrirá cambios en beneficio del paciente: pastillas piramidales que se aprovechan poco a poco en el organismo, pastillas con concentraciones químicas específicas para cada paciente, pastillas que (luego de posteriores análisis de viabilidad) podrían ser producidas en las farmacias, e incluso pastillas que comprimen en una sola píldora todo lo que necesita un paciente (con lo que deja de ser necesario que los ancianos carguen con un pastillero y olviden tomar sus medicinas).

Fundada en 2003, Aprecia compró tecnología de impresión del MIT para adelantarse a otras grandes farmacéuticas como el gigante GlaxoSmithKline, quienes ya tienen un ojo (y fuertes inversiones) en el pujante mercado. 

Muchas oportunidades y potenciales problemas se abren con la posibilidad de imprimir medicamentos en nuestra propia casa: ¿qué pasa si la impresora es hackeada? ¿Los pacientes pueden ser responsables de realizar el trabajo aparentemente "delicado" de fabricar y administrar sustancias químicas potencialmente venenosas? ¿Y si la tecnología es usada para fabricar drogas recreativas y comercializarlas? Si pueden imprimirse armas, comida e incluso juguetes sexuales, la tendencia a la impresión de medicamentos parece bastante natural, por no decir rentable.