*

X

4 mitos de la ideología estadounidense desmentidos brillantemente por Bill Hicks (VIDEOS)

Por: pijamasurf - 08/17/2015

El comediante Bill Hicks demostró en diversas ocasiones que el humor es uno de los mejores vehículos para decir la verdad
jfk

Imagen: Walt Cisco (Wikimedia Commons)

El humor ha sido, casi desde siempre, uno de los vehículos más efectivos para expresar la verdad. Desde los bufones en las cortes shakesperianas, el chiste en su relación con el inconsciente o la sátira hecha a los personajes de poder, reír ha sido una forma de colar aquello que a veces no puede decirse francamente, de disimular en una broma algo que dicho seriamente podría ser motivo de furia o escándalo. La risa, en ese sentido, es un recurso liberador, una forma de minar la seriedad, de erosionar lo solemne, de volver ligero aquello sobre lo cual se ha impuesto un peso innecesario.

Entre los comediantes contemporáneos, el estadounidense Bill Hicks fue un representante digno de esa tradición satírica, un hombre que no sólo tenía un sentido refinado e inteligente de la comedia, sino que además entendió pronto que esta lo colocaba fácil y cómodamente en un punto en que sería escuchado e incluso tal vez comprendido ―y que no podía desaprovechar esa oportunidad. Su versión de una “buena noticia” sobre drogas en los noticieros televisivos es una de las mejores lecturas sobre la percepción social de las sustancias psicoactivas, una revisión sucinta de las múltiples aristas en torno a esta situación:

 

Asimismo, su certeza de que la vida es “un paseo en un parque de diversiones”, un viaje que o no debe tomarse demasiado en serio o, en otro sentido, está hecho esencialmente para que nos divirtamos mientras nos encontramos aquí:

 

Ambos videos resumen, en cierta forma, tanto la actitud de Bill Hicks como su arco de intereses con respecto a la comedia y los temas de donde tomaba elementos para hacerla. De la metafísica a los problemas de todos los días, Hicks decía lo que muchos pensaban y opinaban pero con gracia y talento. Y esa fue, para él, su diferencia, y para su público el punto de identificación. Un hombre que, además, no se sustrajo de los temas políticamente incorrectos de su tiempo, a los cuales también dedicó no pocos chistes.

En esta ocasión retomamos un compilado de videos publicado en el sitio truthteory.com a propósito de cuatro grandes mitos de la narrativa ideológica estadounidense que, en distintos momentos, Hicks examinó a la luz del escepticismo y la incredulidad, no de manera gratuita sino crítica, sospechando de las versiones oficiales que, casi siempre, están hechas desde el poder para proteger al poder mismo.

El asesinato de John F. Kennedy

 

 

El asedio de Waco

 

 

La guerra contra las drogas

 

 

La guerra contra el terrorismo

 

 

También en Pijama Surf: Si trabajas en marketing o publicidad, Bill Hicks tiene algo que decirte: Suicídate

Te podría interesar:

El estrambótico templo abandonado en forma de gallina en la selva de Indonesia (VIDEO)

Por: pijamasurf - 08/17/2015

Este monumento a la rareza está abandonado en la selva de Indonesia desde hace 15 años

 im

El amor por lo ridículo es un pulso cultural que nos ha acompañado a lo largo de la historia. Si bien los criterios para definir qué es ridículo y qué es ordinario, incluso cotidiano, son relativos, de vez en cuando nos encontramos con manifestaciones que a todas luces tributan la rareza como una máxima existencial.

Inmersa en la selva de Indonesia, en la provincia de Magelang, se erige una de las construcciones más estrambóticas que se hayan registrado. Se trata de un monumental templo, el Gereja Ayam o "Iglesia del Pollo", que guarda la figura de una monumental ave de esta especie.   

El edificio fue construido por Daniel Alamsjah, en respuesta a una “visión divina” que tuvo y que tradujo como un llamado a edificar esta especie de templo en forma de paloma (aunque al colocarle una corona que se asemeja a la cresta de una gallina, termino conociéndose como "Iglesia del Pollo"). El lugar fungió, hasta hace 15 años que entró en desuso, como un refugio para viajeros de cualquier religión que necesitaran cobijo, mientras que otra área se utilizaba como centro de rehabilitación y terapia para la gente de los alrededores.

Actualmente el sitio se encuentra abandonado aunque recibe la visita de cientos de curiosos, y la selva indonesia parece haber reclamado el extravagante templo, como una especie de tributo.