*

X
La Antártida es el continente más remoto del mundo y sabemos poco sobre él

La Antártida es el continente más remoto del mundo --el, más seco, más ventoso, más vacío, y, sin duda alguna, el lugar más frío y más alto de la Tierra. Pocas son las cosas que sabemos sobre la Antártida, por eso aquí te ofrecemos 15 cosas que quizá no conocías sobre ese helado continente.         

1. En la Antártida no se puede trabajar a menos que te saques las muelas del juicio y el apéndice.

Las cirugías no se realizan en las estaciones en la Antártida, por lo que, quien quiera trabajar allá, debe tener las muelas del juicio y el apéndice eliminado incluso si se es absolutamente saludable.

05 

2. La Antártida es el lugar más seco del mundo.    

De hecho, el lugar más seco del planeta se encuentra en la Antártida y se llama los Valles Secos.

17 

3. Hace 53 millones años, la Antártida estaba tan caliente que había palmeras a lo largo de sus costas.

La temperatura en el continente se elevó por encima de 20ºC.

13 

4. No solía haber una central nuclear en la Antártida.

Estación McMurdo es la comunidad más grande de la Antártida, y es operada por EE.UU. desde 1962.

 01 12

5. La Antártida tiene un Departamento de Bomberos.

Pertenece a la estación McMurdo mencionada anteriormente y emplea bomberos profesionales.

07 09 

6. A pesar de las temperaturas extremas, hay mil 150 especies diferentes de hongos identificados que sobreviven en la Antártida.

Estos hongos se adaptan perfectamente a temperaturas extremadamente bajas, ciclos de congelación y descongelación continuas y repetidas.

08 

7. La Antártida contiene (técnicamente) cada zona horaria en el planeta.       

Todas las líneas de longitud que usamos para definir las zonas de tiempo se encuentran en los dos polos.

02 

8. La temperatura más fría jamás registrada en la Tierra fue de -128.56ºF (-89,2ºC). 

Se registró el 21 de julio de 1983, en la estación Vostok de la Antártida.

11 

9. La Antártida es el quinto mayor continente.

Su superficie es igual a 14 millones de km2.

06 

10. 99% de la Antártida está cubierto por el hielo.

El glaciar que cubre los continentes a menudo se llama capa de hielo.

03 14 

11. El espesor medio de hielo de la Antártida es de aproximadamente 1 milla (1.6km).

La Antártida tiene aproximadamente 70% de toda el agua dulce de la Tierra.

04 

12. Las Montañas Transantárticas de la Antártida dividen el continente en secciones este y oeste.

Una de las cadenas montañosas más largas del mundo.

16 

13. La existencia de la Antártida era completamente desconocido hasta que el continente fue descubierto por primera vez en 1820.

Antes las personas pensaban que era sólo un grupo de islas.

15 

14. El explorador noruego Roald Amundsen fue el primer ser humano en llegar al Polo Sur.

Atrás de Amundsen se fue un explorador inglés, Robert Falcon Scott, que llegó al continente el 14 de diciembre de 1911 y plantó la bandera de su nación.

18 

15. A raíz de las negociaciones secretas, 12 países firmaron el Tratado Antártico en 1959, donde se estipulaba que el continente se iba a dedicar a las actividades de investigación con fines pacíficos.

Al día de hoy, dicho tratado ya está firmado por 48 naciones.

19 

(Vía: http://bestpictureblog.com/)

 

Twitter del autor: @tplimitrofe  

Te podría interesar:

Aunque no lo creas, estos insectos "rugen" como leones (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/18/2015

Un equipo de expertos hizo audibles los sonidos emitidos por las chinches, amplificándolos por medio de un dispositivo llamado vibrómetro láser. Este aparato detecta las vibraciones que los insectos producen en las hojas en las que viven
[caption id="attachment_99842" align="aligncenter" width="520"]macrolophus-pygmaeus http://www.naturefg.com/images/c-animals/macrolophus-pygmaeus.jpg[/caption]

 

¿Cuántas cosas imperceptibles para nuestros sentidos no estarán gritando todo el tiempo en todos lados?, es la pregunta que me surge después de escuchar cómo rugen las chinches en un artículo publicado por New Scientist. Y es que, recientemente, Valerio Mazzoni de la Fundación Edmund Mach de Italia y su equipo hicieron audibles los sonidos emitidos por estos insectos, amplificándolos por medio de un dispositivo llamado vibrómetro láser. Este aparato detecta las vibraciones que los insectos producen en las hojas en las que viven.

La especie Macrolophus pygmaeus y Macrolophus costalis (parte de un grupo más grande, mejor conocido como chinches) habita una amplia gama de climas a nivel mundial, y se alimenta de las plagas de los cultivos de hortalizas, tales como pulgones y moscas blancas.

Con este dispositivo se pudieron oír los sonidos generados por estos seres diminutos, que se escuchan similares a los rugidos de los grandes felinos. Estas “llamadas” nunca antes se habían registrado para el caso de los insectos y no hay seguridad de por qué, ni cómo, estos bichos producen aquellos sonidos.

"Cuando uno escucha estos sonidos a través de auriculares se podría pensar que estabas junto a un tigre o un león", dice Mazzoni.

 

El equipo de Mazzoni notó que cuando dos chinches macho se introdujeron en la misma hoja parecían competir en un rugiente dueto. Cuando uno de los insectos "rugía" el otro también lo hacía, aparentemente en respuesta al primero. Esto sugiere que, como en los grandes felinos, los "rugidos" podrían servir para establecer un dominio o atraer a las hembras. Las chinches hembra no parecen hacer tales sonidos.

A diferencia de los rugidos de los grandes felinos, los sonidos producidos por los insectos se transmiten a través del material sólido bajo sus pies, por lo general una hoja, en lugar de por la vibración de las moléculas del aire.

Miles de especies de insectos se comunican a través de tales vibraciones, pero estos "rugidos" se diferencian de cualquier otro ruido de insectos conocido.

Las llamadas contienen una amplia gama de frecuencias de sonido, desde menos de 1 hasta alrededor de 750Hz, lo que les permite propagar el sonido aún más dentro de las hojas sin que éste sea amortiguado. La capacidad de viajar largas distancias es también una característica clave de los rugidos felinos: las llamadas de los leones pueden ser escuchadas a kilómetros de distancia; esto podría significar que los míridos (chinches) utilizan estas señales para anunciar su presencia a otros insectos.

Otra peculiaridad de estos bichos es que sólo parecen ser capaces de "rugir" al caminar. Esto es extraño ya que, para producir este tipo de vibraciones, la mayoría de los insectos tienen que estar detenidos.

La mayor parte de los insectos producen vibraciones por agitación o roce entre las partes del cuerpo, como hacen por ejemplo los grillos. Pero, curiosamente, las chinches parecen crear sus "rugidos" sin vibración o frotación de alguna parte de su cuerpo.

"Debe ser un órgano específico del abdomen lo que produce los 'rugidos'", dice Mazzoni.

"La comunicación por la vibración se ha generalizado durante las interacciones de insectos", dice Caroline Fabre, una entomóloga de la Universidad de Cambridge. "Es probable que se descuban muchos nuevos ejemplos de comunicación vibratoria".

Después de este descubrimiento es inevitable pensar que, en el paisaje, millones de pequeños seres imperceptibles nos están diciendo cosas que no podemos escuchar.