*

X
Del sentido común a la sabiduría terrena y celeste en este top 10 cortesía del popular Papa Francisco

Stencil del papa

 

Compartimos aquí los pensamientos del Papa Francisco, quien en una entrevista con la publicación argentina Viva dispuso 10 tips para ser feliz, basados en su propia experiencia.

1. Vive y deja vivir

Tolerancia o "la ley de oro". Deja vivir a los demás como quisieras que te dejaran vivir. El derecho a la vida es la esencia de la existencia.

2. Sé generoso con los demás

Das lo que recibes. Como una ley kármica, en recibir está el dar. "Si uno se ‘retira’ hacia adentro de uno mismo y se estanca, se pudre, como el agua”, dijo el Papa. William Blake había dicho: "Aquel que desea pero no actúa engendra pestilencia".

3. Procede con calma

El Papa Francisco, quien solía dar clases de literatura en educación secundaria, utilizaba didácticamente la novela Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes, en donde el gaucho protagonista se sienta en el calor de la fogata, en el río, o en la pampa, a reflexionar en calma sobre su vida. No hay nada tan relajante y pacífico como contemplar un río --en una síntesis religiosa, podemos pensar en el Siddartha de Hesse, que encontró la iluminación observando un río.

4. El sentido de ocio saludable

El Papa dice que el “consumismo nos ha traído ansiedad”, e invita a los padres a darse tiempo de jugar con sus hijos y a apartarlos de la televisión cuando se sientan a comer.

5. Los domingos son días de asueto

Como todo católico, el Papa reserva el día de domingo para "descansar y estar con la familia”, dijo.

6. Encontrar formas innovadoras de crear trabajos dignos para los jóvenes

“Necesitamos ser creativos con los jóvenes. Si ellos no tienen oportunidades, caerán en las drogas”, lo cual los hará más susceptibles al suicidio, comentó.

7. Respeto y cuidado con la naturaleza

La degradación ambiental “es uno de los grandes retos que tenemos”, dijo. “Y pienso en una pregunta que nos hacemos a nosotros mismos: ¿No se está suicidando la humanidad con este indiscriminado y tiránico uso de la naturaleza?”.

8. Deja de ser negativo

“La necesidad de hablar mal de los demás es un indicador de baja autoestima", eso significa "que al sentirse negativo, en lugar de salir adelante necesito ningunear a los demás, y tirar de ellos", dijo el Papa; "es saludable desprenderse rápidamente de lo negativo”.

9. No hagas proselitismo, respeta las creencias de los demás

“Podemos inspirar a todos a través de la confesión de modo que uno crece junto con la comunicación”. "Lo peor de todo es el proselitismo religioso, que paraliza: ¿Hablo con usted con la finalidad de convencerlo, de persuadirlo?” No. Cada persona parte de su propia identidad. "La iglesia crece por atracción, no por proselitismo”, dijo el Papa.

10. Trabaja por la paz

“Estamos viviendo muchas guerras al mismo tiempo”, dijo, “el llamado por la paz debe ser gritado. La paz muchas veces da la impresión de estar callada, pero la paz es siempre proactiva y dinámica”.

Después de todo estas reglas (sin importar la religión), son un buen instrumento para cultivar el arte de vivir bien (eudemonología). Chi va piano arriva lontano, “quien va lento llega lejos”, sería una frase que serviría para tomar un respiro y encontrar una alternativa a ese movimiento constante hacia adelante que promueve el capitalismo, el sistema político que recientemente ha sido tan criticado por el Papa. 

 

También en Pijama Surf: Estos son los 100 pensadores más influyentes de 2014 (FOTOGALERÍA)

Te podría interesar:
La mayoría de las catedrales góticas, los monumentos antiguos y los templos históricos están diseñados con el fin de hacernos sentir más tranquilos y libres y de generar en nosotros una experiencia de asombro

salk-institute-by-louis-i

La Capilla Sixtina, los templos de Angkor Wat o el mármol blanco del Taj Mahal, a pesar de incorporar diferentes épocas de la historia, diseños con enfoques distintos y culturas muy diferentes, tienen en común esa capacidad de asombrarnos con sus enormes y complejas estructuras.

Esta capacidad de evocar la emoción y la contemplación es común para muchas de las maravillas arquitectónicas del mundo, especialmente aquellas que sirven a un propósito religioso. "Para sentirse más cerca de Dios, hay que crear un ambiente donde todo apunte a este sentimiento de elevación", dice Vittorio Gallese, catedrático de Fisiología de la Universidad de Parma, Italia.

“La manera en que el espacio está diseñado está vinculada con la elevación sensual”, dice Gallese, quien explora los vínculos entre el cerebro de una persona y su entorno.

 Angkor_from_Lake

¿Cómo?

La creación de un sentimiento de elevación comienza con una acción clave: mirar hacia arriba.

Las catedrales góticas, los monumentos antiguos y los templos históricos nos han hecho mirar hacia el cielo, ya sea a través de techos altos, torres elevadas o estatuas montadas, ayudándonos a generar esa sensación de inspiración al entrar en dicha arquitectura.

El acto físico de mirar hacia arriba ayuda al cerebro a procesar el significado detrás de la acción (como la idea de que el cielo está arriba y el infierno abajo).

"El espacio levanta tus ojos", dice Michael Arbib, vicepresidente de la Academia de Neurociencias y Arquitectura de San Diego, California.

Esta señal visual abarca muchas regiones del cerebro, para luego absorber el mundo que lo rodea. "[Es como] mirar hacia arriba a las montañas... es una respuesta humana básica", dice Arbib. Levantar el campo de visión trae consigo sentido del espacio, comodidad y contemplación.

"[En] una cueva, o espacio estrecho, se siente la opresión de los límites que rodean el cuerpo", dice Gallese. Vastos espacios, sin embargo, proporcionan una sensación de libertad y movimiento en la que las personas son libres de explorar y contemplar.

Los seres humanos gozamos naturalmente con ciertas ideas particulares, como un paisaje sereno o una cara sonriente; estas respuestas son parte de nuestra biología innata. Empero, el grado en el que la gente disfruta o experimenta algo está fuertemente definido por su pasado y el mundo que ha experimentado hasta la fecha.

"Siempre nos conectamos con algo que ya sabemos", dice Gallese. "El sentimiento y la emoción vienen sólo una vez cuando nos relacionamos con ese entorno".

Las historias personales combinadas con el carácter --seamos "fríos" o emocionales-- determinan la percepción del mundo que nos rodea. "Los recuerdos, la simulación, proyección, emociones... todo sucede cuando contemplas un edificio", dice Gallese.

 3891-31

La luz

Los principios de la utilización de la luz en el diseño arquitectónico se puede ver en el lugar de trabajo de Satchin Panda, el Instituto Salk. Su fundador, Jonas Salk --conocido por el desarrollo de la primera vacuna contra la polio--, se inspiró en la arquitectura italiana. Salk se asoció con el arquitecto Louis Kahn, quien diseñó un edificio moderno, ahora admirado por muchos en todo el mundo por su uso de la luz natural y grandes espacios.

El diseño resultó en un lugar de trabajo junto al mar, alineado con el horizonte, fomento de la creatividad y de la contemplación de su personal.

La creciente idea entre los neurocientíficos es que una experiencia visual es mucho más que la visión. En cambio, es multisensorial, a través de las sensaciones táctiles de los materiales, las distracciones visuales de diferentes objetos y olores particulares ayudando a generar estas experiencias.

"La calidad del espacio se cambia por [cada uno de] estos modos", dice Gallese, quien cree que todas las diferentes respuestas del cerebro que constituyen una experiencia están profundamente integradas en el interior del mismo.

 sri-meenakshi-temple-madurai

La necesidad de lo nuevo

El deseo humano de las novedades es la acción final en la consolidación de la experiencia de alguien en un espacio arquitectónico.

"Tenemos una curiosidad y el instinto de nuevos objetos", dice Panda. Esta curiosidad es el pegamento: mantener el temor y la intriga de un edificio una vez que ha pasado nuestra reacción inmediata.

Arbib habla de sus propias experiencias del museo Guggenheim en Nueva York, donde el diseño inusual de una escalera de caracol mantiene la mente ocupada mientras se pasea a través del lugar, a veces sin tener en cuenta la exposición. "Al caminar alrededor, las perspectivas siguen cambiando", dice el investigador.

Este deseo de lo nuevo, y por lo general de "lo mejor”, es lo que nos  ha llevado desde la cabaña estándar hasta los edificios que hoy vemos.

"Siempre hay algo que nos empuja a ir más allá del uso utilitario de un espacio", dice Gallese. "Nunca estamos satisfechos con los resultados inmediatos".

 

Fuente: Temples of the mind: The mysterious neuroscience of holy buildings