*

X

Un día con el monje zen Leonard Cohen (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 07/04/2015

Leonard Cohen prefirió la vida monástica del budismo zen a los excesos de las estrellas de rock

Aunque seguramente no resultará nuevo para sus más cercanos fans, muchos otros podrán sorprenderse al saber que el popular músico Leonard Cohen es un monje zen, que fue ordenado en 1994 dentro de la comunidad del Mount Baldy Zen Center en Los Angeles.

El documental de 1996 de Armelle Brusq retrata la vida cotidiana de Leonard Cohen en el monasterio, meditando, tomando té y viviendo una vida sencilla y solo por momentos quitándose su túnica para entrar a su pequeño estudio de grabación o hablando por teléfono con su hija.

Cohen narra cómo no le acabo llamando la atención la vida de celebridad y prefirió el llamado del silencio y la comunidad, una vida más tranquila fuera de las luces. "Me gusta estar en un lugar donde se cuida la comida y hay un sentido de comunidad... tal vez el mundo antes era así". "La cultura ya no provee este sentido de virtud y orden... Es necesario entrenarnos para abrir el corazón". Vemos a Cohen en su pequeño cuarto con una decoración austera, barriendo el piso, o conduciendo a su maestro y cargando su maleta.

El Mount Baldy Zen Center fue creado por el maestro Kyozan Joshu Sasaki ("Roshi"), quien murió recientemente a la edad de 107 años. Cohen piensa en él cuando dice: "Un buen amigo es alguien cuyo único interés es ayudarte a ser tú mismo". En el cumpleaños 89 de Roshi, Cohen le escribió un poema, una de sus estrofas dice:

His stomach’s very happy

The prunes are working well

There’s no one left in heaven

And there’s no one going to hell

  Screen shot 2015-07-04 at 8.11.46 PM

Tal vez su música --que el New Yorker llama "sensualidad zen"-- después de ver estos procesos, de conectar las letras y absorber su contexto cobra un nuevo significado, se vuelve más profunda y lúcida a la vez que, paradójicamente, más ligera.

 

9 sombreros ridículos que se tomaron demasiado en serio

Arte

Por: pijamasurf - 07/04/2015

Las cosas que ponemos sobre nuestras cabezas no siempre fueron la mejor expresión de estética, y estos son algunos ejemplos de ello

465264265

Es probable que los sombreros sean uno de los accesorios más antiguos en la historia de las prendas de vestir, un objeto que pronto mudó su propósito exclusivamente funcional para convertirse en un ornamento y aun en un símbolo de distinción.

Curiosamente, como en general sucede al revisar la evolución de la vestimenta con que hemos cubierto nuestro cuerpo, en el caso de los sombreros también pasa que aquello que alguna vez se consideró bello, atractivo o digno, hoy nos parece risible e incluso ridículo.

A continuación compartimos un listado con algunos de estos sombreros que, por fortuna, quedaron atrás en la historia.

 

Hennin

[caption id="attachment_97276" align="aligncenter" width="224"]Hans_Memling_050 Hans Memling[/caption]

Es probable que en ciertas pinturas renacentistas hayas visto a mujeres portando un cono que termina con una suerte de velo que cubre casi toda la espalda. Más que un sombrero, se trata de un tocado que en francés recibió el nombre de “hennin”. Este es el sombrero tradicional de las princesas en los cuentos de hadas y al parecer su origen podría encontrarse en la “boqta” de la nobleza mongola, retomada en Europa para dar la impresión de que la mujer coronada de esta forma provenía de una tierra lejana.

 

Sombrero de bruja

witch from snow white

Como en el caso anterior, el sombrero con el que se identifica tradicionalmente a una bruja es cónico y puntiagudo, aunque con un ala amplia y redonda. Algunas versiones sugieren que la forma está relacionada con prejuicios antisemíticos que se sostenían en la Edad Media, y quizá incluso fue una forma de distinguir a cristianos de judíos.

Más adelante, cuando los cuáqueros se asentaron en territorio norteamericano, algunas mujeres comenzaron a predicar, sin que esto fuera bien visto por los otros integrantes de sus comunidades, con lo cual empezaron a ganarse una mala fama que derivó en episodios como el de las brujas de Salem.

 

Corona radiada

new-york-statue-of-liberty

El ejemplo más conocido de este tipo de corona es la Estatua de la Libertad, cuya efigie porta sobre su cabeza una serie de rayos unidos en una diadema. Este diseño no es casual: busca generar una asociación entre la figura coronada así y un honor de deidad, similar al Sol o a un fenómeno en el que los rayos implican trascendencia con respecto a este mundo.

 

Cap of maintenance

1282764801222787213

En la ritualidad monárquica del Reino Unido, la “cap of maintenance” es parte de la vestimenta que distingue al Rey y la Reina. Además de metales valiosos, uno de sus materiales distintivos es la piel de armiño.

 

Fez

[caption id="attachment_97280" align="aligncenter" width="371"]SultanMahmud_II Mahmut II[/caption]

El fez es el tocado característico de los hombres marroquíes, turcos y de algunas otras naciones árabes de África del Norte. Su uso data del siglo XIX y su nombre se debe a la ciudad homónima de Marruecos, en donde se elaboraba la tinta (a base de bayas naturales) que le daba su singular coloración. En cierta forma, el fez es una derivación del tradicional turbante árabe, aunque en este caso comenzó a utilizarse en 1882 por mandato del sultán Mahmut II, quien suplantó a los jenízaros el Imperio Otomano por un grupo militar más cercano a las prácticas de Occidente. En este contexto, el turbante fue sustituido por el fez como expresión del nuevo orden que buscaba el sultán.

 

Cofia

1282764801391586701

 

La cofia fue uno de los tocados más populares en Europa durante varios siglos, al menos desde el Renacimiento y hasta inicios del siglo XX. En general era parte de la indumentaria campesina y del servicio doméstico, exclusivamente entre las mujeres. En la Revolución Francesa fue uno de los símbolos que compartieron espontáneamente las mucamas, cocineras y otras mujeres que se manifestaron contra la nobleza gala.

 

Casco de aluminio

ordinary1

En tiempos de conspiración, experimentos de control mental y transmisiones por ondas de distintos tipos, los cascos de aluminio se presentaron como una forma de protegerse contra dichos intentos de penetrar la mente para manejarla según la voluntad de otro. La idea, se dice, proviene de un cuento de Julian Huxley publicado en 1927, “The Tissue-Culture King”.

 

Sombrero del carpintero

2book21

En A través del espejo (y lo que Alicia encontró allí), Alicia coincide con una morsa y un carpintero que, extrañamente, se hacen compañía. Pero más inesperado aún es el sombrero del carpintero: un cubo de papel que, por su material y lo sencillo de su factura, da cuenta de la pertenencia del hombre al sector obrero.

 

Gorro frigio

descarga

De La libertad guiando al pueblo (Eugène Delacroix, 1830) a Los Pitufos (Peyo, 1981), el gorro frigio ha sido símbolo de libertad y rebeldía. Por su nombre, su origen se sitúa en Frigia, Asia Menor, en tiempos de la Grecia clásica, en donde al parecer se le consideraba un atributo del dios Mitra y el culto que se le rendía. En la Roma antigua comenzó a tener una asociación con ideales políticos, que finalmente se consolidó en la época de la Revolución Francesa.