*

X

Transforma tu iPad en un escenario con coreógrafo incluido

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/25/2015

Fifth Wall es una aplicación que convierte una pantalla en el escenario de un coreógrafo personal

Screen Shot 2015-07-25 at 3.13.56 PM

En una de las pocas confesiones personales que Borges hizo abiertamente en su obra, encontramos este fragmento de sus Textos cautivos:

Debo mi primera noción del infinito a una gran lata de bizcochos que dio misterio y vértigo a mi niñez. En el costado de ese objeto anormal había una escena japonesa; no recuerdo los niños o los guerreros que la formaban, pero sí que en un ángulo de esa imagen la misma lata de bizcochos reaparecía con la misma figura y en ella la misma figura y así (a lo menos, en potencia) infinitamente.

Este recuerdo de infancia nos remite a uno de los recursos más utilizados para potenciar el efecto perturbador de la ficción y la fabulación: montar un juego de espejos tan sutil y tan bien construido que en cierto momento resulta imposible distinguir la realidad de la simulación en la que voluntariamente participamos. 

La referencia nos ayuda a entender la esencia de Fifth Wall, una app diseñada para iPad que convierte su pantalla en un escenario listo para la danza, ajustando a estas dimensiones esa sensación de infinitud que rodea al cuerpo humano cuando se expresa en movimientos artísticos.

Como si se trata de un juguete, un muñeco que obedece a la voluntad de quien lo tiene en sus manos, Fifth Wall pone a un bailarín, el coréografo Jonah Bokaer, a disposición del usuario, en un ejercicio lúdico que también “explora cómo los paradigmas tecnológicos dan forma al diseño y la coreografía”, según explica Abbott Miller, quien diseñó la aplicación a instancias de la firma Pentagram.

Así, parece lógico que si en Japón son populares las novelas que se envían como mensajes de texto o, en el caso de la música, no han sido pocas ni menores las transformaciones generadas a partir de la tecnología, la danza no podía escapar a esta presencia ya innegable de gadgets y dispositivos afines en casi cualquier ámbito de la realidad cotidiana. 

2wice – Fifth Wall App de Pentagram en Vimeo.

Preview de Fifth Wall, una aplicación para iPad de la 2wice Arts Foundation 
Diseño de Abbott Miller/Pentagram
Dirección de video de Ben Louis Nicholas
Coreografía de Jonah Bokaer

Te podría interesar:

Ha regresado el whisky que mandaron al espacio, y el sabor es inesperadamente distinto

Buena Vida

Por: pijamasurf - 07/25/2015

Estas son las diferencias que sufrió el proceso de maduración de un whisky que estuvo flotando en el espacio exterior por 3 años

 

h_02436787 

Al parecer sólo los astronautas rusos han probado las mieles del un buen coñac en el espacio. Para los estadounidenses, sin embargo, el alcohol es estrictamente para experimentos, no para consumo. Pero algunos suertudos whiskys han salido de la atmósfera para dar un paseo en la Estación Espacial Internacional. Los resultados del experimento más reciente con alcohol que se lanzó al espacio en 2011 y regresó a la Tierra en 2104 son de lo más extraños.

Mientras la combinación química del whisky no cambió demasiado, su aroma y sabor se modificaron inesperadamente. Quizá nada vuelve a ser lo mismo una vez que sale de la atmósfera. Estos son los resultados:

Antes de salir de nuestro planeta:

Aroma: muy leñoso, tonos de cedro, olor ahumado y a vinagre balsámico añejado. Tonos de pasas, melaza de caramelo, vainilla y naranjas quemadas. Muy parecido a un Ardbeg añejado.  

Sabor: paladar seco/sabores balsámicos, aceite de trébol y humo dulce. Un afrutado distante (ciruelas/dátiles), un poco de carbón y notas antisépticas. El dejo es largo, persistente y típicamente Ardbeg, con sabores a humo suave, madera de palo de rosa, alquitrán y un caramelo cremoso y dulce.

Al regresar a nuestro planeta:

Aroma: intenso y redondo, con notas de humo antiséptico, hule, pescado ahumado y una curiosa nota perfumada similar al cassis o a la violeta. Poderosas notas de madera, pistas de grafito y un poco de vainilla. Esto luego se convierte en notas muy terrosas, en un aroma sabroso a carne y después tintes de ron y helado sabor a pasa.

Sabor: un perfil de sabor muy delimitado, con frutas ahumadas (ciruelas/pasas/azúcar y cerezas), humo terroso, hierbabuena, anís, canela y tocino ahumado. El dejo es áspero, intenso y prolongado, medicamento antiséptico y humo de hule.

Así, por más que los científicos empacaron el whisky de manera que el único cambio entre la Tierra y el espacio fuera la gravedad, encontraron que el proceso de maduración no extrajo tantos químicos en el espacio como lo hace en nuestro planeta. Es decir, la evolución de los sabores cambia radicalmente en ambos lugares.

En un par de años regresarán a la Tierra algunos galones de whisky escocés que, después de este experimento, se espera vender en algunos millones de dólares a los paladares más excéntricos y entrenados.