*

X

Las drogas que nos hacen sentir más inteligentes pueden llevarnos a la ruina

Por: pijamasurf - 07/16/2015

El Adderall, la Ritalina, etc., nos dan la capacidad de interesarnos por temas que nunca nos atraerían de no ser por la sustancia; he aquí el problema

13905987989_e0f86b33e8_o_d

Muchos de nosotros perdemos la capacidad de aprender en algún momento de la adolescencia debido quizás a malos hábitos. La neuroplasticidad del cerebro se ve afectada por falta de uso y puede incluso no terminar de desarrollarse a su potencial máximo. Ello, desde luego, se convierte en un serio problema a la hora de los exámenes escolares, trabajos universitarios o desempeño en la oficina. Por ello el uso de estimulantes artificiales como Adderall, Ritalina o Racetams, que ayudan a avanzar en la vida (a salir del paso) ha ganado tanta popularidad. Pero un brillante nuevo estudio lo pone en perspectiva, y en lugar de alegar que estas drogas hacen daño físico (lo cual no hace mucha diferencia para el usuario), apela más a un problema con la fuerza de voluntad artificial que adquirimos por medio de estas pastillas.

Algunos dicen que el Aderall, por ejemplo, es extremadamente seguro en comparación a otras sustancias como el café, los cigarros o la cocaína. Scientific American, sin embargo, hace una reflexión sobre por qué no deberíamos tomar drogas que nos “hacen sentir más inteligentes” precisamente porque nos ayudan a triunfar en cosas que de otra manera no haríamos.

5d17fda1c6ee3daa53d0b945d6aa9fc8

Hay una discrepancia peligrosa entre las medidas objetivas de la efectividad del Aderall y cómo hace a la gente sentir, dice el American Journal of Biometrics. El problema es que estos estimulantes artificiales no mejoran objetivamente el desempeño de tareas, sino que hacen que la persona que desempeña esa tarea tenga la sensación de tener una fuerza mental hiperbolizada. Algunas de las citas de personas que toman Aderall fueron:

“Todo parece mejor, y más conseguible”.

“Comienzas a sentir tanta conexión con lo que estas estudiando; es casi como si te enamoraras de ello. ¡No querrías estar haciendo ninguna otra cosa!”.

He aquí el problema. Estos estudiantes están artificialmente conectados/enamorados de temas que de otra manera nunca les interesarían. Entonces, en lugar de estar buscando su verdadera vocación, sus intereses genuinos, utilizan su voluntad para sobresalir en cosas por las cuales no tienen pasión. Los jóvenes, que son los principales consumidores de Aderall, deberían estar averiguando qué les interesa genuinamente. Scientific American apunta:

A veces no tener motivación en la vida es sintomático de un problema más profundo: una mala elección de carrera, una especialidad universitaria que no te interesa o un estilo de vida que no va contigo. En estos casos, carecer de motivación podría señalar una alienación del significado de tu vida; un sentido de incongruencia entre lo que eres y lo que haces con tu vida. Tratar esa alienación con un potenciador de motivación, en lugar de reevaluar el curso de tu vida, parece una mala idea.

Como señala BigThink, cuando pretendes por mucho tiempo, un día te despiertas y no sabes a dónde se ha ido tu vida.

Finalmente la ciencia confirma que la meditación transforma (para bien) el cerebro humano

Por: pijamasurf - 07/16/2015

Después de una experiencia de 20 años que comenzó como una simple clase de yoga, la neurocientífica Sara Lazar indagó sobre los efectos de la meditación en el cerebro humano, y los resultados son tan contundentes como sorprendentes
[caption id="attachment_97758" align="aligncenter" width="518"]med Imagen: Tevaprapas (Wikimedia Commons)[/caption]

Quienes se han iniciado en la práctica de la meditación y la han incoporado metódicamente como parte de su vida saben que hay aspectos de su pensamiento, de las decisiones que toman y, en suma, de forma en que se sitúan y viven la realidad, que caben en la dicotomía antes/después. La atención, la concentración, la conciencia del presente y otras habilidades cognitivas afines se ejercen de manera distinta antes y después de haber hecho de la meditación un hábito sostenido.

Esto, como decimos, podría corroborarse con el testimonio de las personas que meditan, sin embargo, quizá algunos escépticos considerarían dichas pruebas mero empirismo discursivo y exigirían evidencia más contundente.

Es posible que esa haya sido la postura de Sara Lazar al respecto. Lazar labora actualmente en el Hospital General de Massachusetts y en la Escuela de Medicina de Harvard, en donde ejerce y enseña como neurocientífica. Como otros, la doctora también tenía ciertas reservas hacia los beneficios de la meditación que se pregonan con tanto fervor. Un día, sin embargo, mientras se entrenaba para el maratón de Boston y como consecuencia de una recomendación médica para tratar una lesión propia de corredores, Lazar comenzó a tomar clases de yoga, un poco como parte de la tendencia contemporánea de popularización de dicha disciplina.

La doctora solo acudió porque su médico le aconsejó ganar flexibilidad muscular, pero aun así tuvo que escuchar el entusiasta discurso de su instructor, quien le aseguró que el yoga la volvería más compasiva y le haría abrir su corazón. Y ella, que al principio era incrédula, poco a poco notó que, en efecto, estaba más calmada, podía enfrentar situaciones complejas con cierta facilidad y, por último, se había cumplido lo dicho por el instructor: notaba mayor compasión en su vida diaria, además de cierta inclinación por dar cabida a puntos de vista distintos al suyo.

Su curiosidad de científica le llevó a investigar estos efectos del yoga con el rigor de su formación y los recursos al alcance. Además de encontrarse con abundante literatura al respecto ―estudios que, por ejemplo, indagan sobre el uso terapéutico de la meditación en casos de estrés, depresión, insomnio, angustia y otros padecimientos mentales y psicosomáticos-- Lazar emprendió sus propios experimentos de laboratorio, también como parte de su investigación posdoctoral, inicialmente en biología molecular pero que viró hacia la neurociencia por su experiencia con el yoga.

[caption id="attachment_97757" align="alignright" width="253"]4548016109_f6c5e19601_z Imagen: Pink Sherbet Photography (flickr)[/caption]

En principio, la doctora examinó la materia gris de dos grupos de personas: uno integrado por hombres y mujeres que han meditado buena parte de su vida y, por otro lado, un grupo de control con personas que no practicaban la meditación ni algún otro ejercicio afín. Entre otros resultados, Lazar y su equipo encontraron que dicho componente era mayor en el primer grupo, particularmente en el córtex frontal (asociado con la memoria y la toma de decisiones) pero, en especial, en el córtex sensorial, la ínsula y regiones relacionadas con la audición. “Lo cual tiene sentido”, explica la doctora, “cuando estás más consciente pones atención a tu respiración, a los sonidos, a la experiencia del momento presente, y apagas la cognición: es lógico que los sentidos mejoren”. En el caso del córtex prefrontal y su vínculo con la memoria, Lazar también encontró que la materia gris presente ahí en personas de 50 años que meditaban era equivalente al de una persona sana de 25 años.

En este punto, para no creer que la meditación era una panacea, la investigadora se preguntó si quizá las personas del grupo de meditadores no tenían ya más materia gris antes de practicar la meditación. Para responder, armó otro experimento en el que un grupo de control sería comparado con otro de personas que nunca antes habían meditado y que durante 8 semanas, por 40 minutos al día, participarían en un programa de atención plena (mindfulness) orientado a reducir el estrés.

Para sorpresa de ella misma, incluso en un período tan breve, el cerebro de las personas en ese segundo grupo tuvo cambios significativos en cuatro regiones:

La corteza cingulada posterior, asociada con la divagación y la importancia de sí.

El lado derecho del hipocampo, asociado con el aprendizaje, la cognición, la memoria y la regulación de las emociones.

La juntura temporoparietal, en donde se procesan la toma de perspectiva, la empatía y la compasión.

El puente troncoencefálico, en donde se produce una buena cantidad de los neurotransmisores con los que funciona nuestro cerebro.

La amígdala, que algunos consideran fuera del cerebro, también se redujo como consecuencia de la meditación, lo cual se ha relacionado con la disminución de emociones como la angustia, el miedo y la tensión.

La curiosidad de Lazar la llevó a encontrar por sí misma el soporte científico de un conocimiento que se tiene sobre todo por experiencia personal. Y como ella misma dice, no es que la meditación sea una panacea que nos sirve para remediar todos los males que pudiera desarrollar nuestro cuerpo sino más bien que, como toda disciplina saludable, como el ejercicio físico e incluso el examen metódico del yo, aporta sus propios beneficios en esa consolidación del equilibrio a veces precario que necesitamos para vivir con mente sana en cuerpo sano.

Más sobre el trabajo de Sara Lazar al respecto de la meditación, en este enlace.