*

X

Las drogas que nos hacen sentir más inteligentes pueden llevarnos a la ruina

Por: pijamasurf - 07/16/2015

El Adderall, la Ritalina, etc., nos dan la capacidad de interesarnos por temas que nunca nos atraerían de no ser por la sustancia; he aquí el problema

13905987989_e0f86b33e8_o_d

Muchos de nosotros perdemos la capacidad de aprender en algún momento de la adolescencia debido quizás a malos hábitos. La neuroplasticidad del cerebro se ve afectada por falta de uso y puede incluso no terminar de desarrollarse a su potencial máximo. Ello, desde luego, se convierte en un serio problema a la hora de los exámenes escolares, trabajos universitarios o desempeño en la oficina. Por ello el uso de estimulantes artificiales como Adderall, Ritalina o Racetams, que ayudan a avanzar en la vida (a salir del paso) ha ganado tanta popularidad. Pero un brillante nuevo estudio lo pone en perspectiva, y en lugar de alegar que estas drogas hacen daño físico (lo cual no hace mucha diferencia para el usuario), apela más a un problema con la fuerza de voluntad artificial que adquirimos por medio de estas pastillas.

Algunos dicen que el Aderall, por ejemplo, es extremadamente seguro en comparación a otras sustancias como el café, los cigarros o la cocaína. Scientific American, sin embargo, hace una reflexión sobre por qué no deberíamos tomar drogas que nos “hacen sentir más inteligentes” precisamente porque nos ayudan a triunfar en cosas que de otra manera no haríamos.

5d17fda1c6ee3daa53d0b945d6aa9fc8

Hay una discrepancia peligrosa entre las medidas objetivas de la efectividad del Aderall y cómo hace a la gente sentir, dice el American Journal of Biometrics. El problema es que estos estimulantes artificiales no mejoran objetivamente el desempeño de tareas, sino que hacen que la persona que desempeña esa tarea tenga la sensación de tener una fuerza mental hiperbolizada. Algunas de las citas de personas que toman Aderall fueron:

“Todo parece mejor, y más conseguible”.

“Comienzas a sentir tanta conexión con lo que estas estudiando; es casi como si te enamoraras de ello. ¡No querrías estar haciendo ninguna otra cosa!”.

He aquí el problema. Estos estudiantes están artificialmente conectados/enamorados de temas que de otra manera nunca les interesarían. Entonces, en lugar de estar buscando su verdadera vocación, sus intereses genuinos, utilizan su voluntad para sobresalir en cosas por las cuales no tienen pasión. Los jóvenes, que son los principales consumidores de Aderall, deberían estar averiguando qué les interesa genuinamente. Scientific American apunta:

A veces no tener motivación en la vida es sintomático de un problema más profundo: una mala elección de carrera, una especialidad universitaria que no te interesa o un estilo de vida que no va contigo. En estos casos, carecer de motivación podría señalar una alienación del significado de tu vida; un sentido de incongruencia entre lo que eres y lo que haces con tu vida. Tratar esa alienación con un potenciador de motivación, en lugar de reevaluar el curso de tu vida, parece una mala idea.

Como señala BigThink, cuando pretendes por mucho tiempo, un día te despiertas y no sabes a dónde se ha ido tu vida.

Te podría interesar:

¡María Kodama te necesita para "proteger" (virtualmente) la obra de Jorge Luis Borges!

Por: pijamasurf - 07/16/2015

Ayuda a Kodama a destruir las obras derivadas de Borges en este sencillo juego para hackear los géneros literarios

 KodamaTrap

María Kodama es la trístemente célebre viuda de Jorge Luis Borges, uno de los escritores más universales de la literatura; durante los últimos años, Kodama se ha visto inmersa en decenas de denuncias y querellas legales contra autores y editoriales con el objetivo de "proteger" la obra de Borges de usos y difusiones no autorizados (léase: redituables) para ella, incluso en estados de Facebook.

Todo quedaría en un absurdo circo literario si no fuera porque las acciones de Kodama en contra de autores como Pablo Katchadjian por El Aleph engordado o el español Agustín Fernández Mallo por El hacedor (de Borges): Remake buscan enviar un mensaje muy claro a los creadores literarios: la literatura de Borges es un monumento muerto, no palabra viva, y para leerlo, citarlo o referirlo de cualquier manera hay que tratarlo como si fuera una marca comercial. 

borgeskodama

Es por eso que el estudio Traviata Games ha lanzado Kodama Trap, un juego donde podemos ayudar a Kodama en su "encomiable" misión de desaparecer obras derivadas de la de Borges, como "Hacedor de empanadas", "Hervor de Buenos Aires", "Ficciones obesas" o el mencionado "El Aleph engordado". Se trata de una provocación lúdica e inteligente por parte de Traviata, cuyos proyectos se vinculan con el presente político y cultural (o al menos lo refieren, como en Politic Smash: Oleada Peronista).

Queda claro que las leyes en materia de derechos de autor y las leyes universales que legislan los asuntos del espíritu (de los que Borges escribió y pensó como nadie) no son compatibles en nuestros días. Pero al igual que ocurre con los paradigmas anacrónicos (pensemos en los juicios por indecencia u obscenidad a Flaubert, Baudelaire, Ginsberg o Joyce, por mencionar solo un puñado, y en lo ridículas que nos parecen a la distancia tales acusaciones), Kodama ocupará el justo pie de página que merece en la obra borgeana. Un detalle anecdótico, anodino --o con un poco de perspectiva histórica (y humor borgeano), ficticio.

 

También en Pijama Surf:

Libros de Jorge Luis Borges digitalizados y listos para descargar (Biblioteca Pijama Surf)