*

X

Hombre intenta recaudar 1.6 mil millones de euros vía crowdfunding para rescatar a Grecia

Por: pijamasurf - 07/01/2015

¿Realmente es posible rescatar financieramente a Grecia y liberar a su población de la tiranía de la economía internacional?

32524-1cjr5yq

Al tiempo que Grecia excede el plazo para pagar su deuda al Fondo Monetario Internacional, un joven británico llamado Thom Feeney ha lanzado una campaña en Indiegogo para ayudar a los griegos con 1.6 mil millones de euros. En un principio esto parece una broma, pero en 2 días la campaña lleva más de 500 mil euros. Esta cantidad podría ser prueba de que la gente está ansiosa de ayudar; como dice Feeney, "el pueblo resolviendo los problemas del pueblo" y dejando a los políticos su cabildeo y retórica. Aunque también es probable que la gente ha prometido ayudar simplemente porque es tan poco plausible que se logre la cifra que es una especie de ayuda imaginaria, sin riesgos de realmente gastar dinero, además de generar un buen post para compartir en sus redes sociales. Sería interesante tener una cifra más realista y utilizar ese dinero no para rescatar financieramente a Grecia, sino para dar el dinero al pueblo y no a los bancos... ver hasta qué punto realmente el crowdfunding puede tener efectos importantes.

Según Thom Feeney, si cada miembro de la eurozona aporta 3 euros --lo que cuesta una ensalada griega-- se podría cumplir la meta de los 1.6 mil millones de dólares. Aunque esto suena bien y es ciertamente loable, como explica el sitio Zero Hedge, la cifra, de suyo difícil de alcanzar, es, sin embargo, anodina si lo que se quiere es realmente liberar a los griegos de su deuda. Los 1.6 mil millones de euros son lo que necesita Grecia para poder permanecer en el programa de rescate financiero y cubrir su deuda al Fondo Monetario Internacional. Para saldar completamente su deuda con la Troika así como con instituciones privadas, Grecia debe pagar en total 275 mil millones de euros. Por si eso fuera poco, "ni un centavo de los 1.6 millones de euros vencidos, ni un centavo tampoco de los 275 mil millones de euros llegará al pueblo griego. De hecho los que verían dinero de esta campaña solamente serían los banqueros, el Fondo Monetario Internacional y los burócratas no electos de la Comisión Europea".

Greek payments

Es absurdo, frustrante, esclavizante, etc. Para rematar, lo peor de todo es que casi nada del dinero que se ha prestado a Grecia ha ido a Grecia. Explica el economista Joseph Stiglitz: "Se ha ido a pagar a los acreedores del sector privado --incluyendo bancos alemanes y franceses. Grecia ha recibido una miseria, pero ha pagado un alto precio para preservar el sistema bancario de estos países. El FMI y otros acreedores "oficiales" no necesitan el dinero que demandan. Bajo su modo de operación de negocios, el dinero recibido de todas maneras seguramente sería prestado otra vez a Grecia". Stiglitz concluye que el fondo de la crisis de la deuda en Grecia no es el dinero, es la ideología política del país y su negativa a alinearse con la política económica europea. 

 

 

Consume y obedece: el binomio de la sumisión contemporánea en la gráfica de Hal Hefner

Por: pijamasurf - 07/01/2015

Una legión de zombies que no hacen más que obedecer el imperativo de consumir, sin importar las consecuencias; ese es el mundo contemporáneo según Hal Hefner

Quizá como en ninguna otra época de la historia, actualmente el consumo se ha convertido en el principal combustible de la vida cotidiana, uno un tanto absurdo, pues en varios sentidos pareciera que se trata de un fin en sí mismo, una etapa en el proceso económico carente de un sentido ulterior más allá de la mera adquisición de una mercancía, sin importar su utilidad o su lugar en nuestra existencia.

En un intento de criticar esta circunstancia, el artista Hal Hefner creó la serie Consume, en la cual combina lemas provocativos a propósito del consumismo con imágenes de personalidades icónicas del mainstream, los colores del famoso cartel de campaña de Barack Obama diseñado por Shepard Fairey y, finalmente, ciertos aspectos visuales y estéticos de They Live, la película de John Carpenter (1988) que elabora una singular metáfora en torno a la creencia en un sistema ideológico al que nos sometemos sin estar plenamente conscientes de que lo hacemos.

 

Las imágenes son poderosas, ¿pero más que el sistema que critican?