*

X

99% de las mujeres que han vivido un aborto no se arrepienten

Por: Samuel Zarazua - 07/29/2015

Estudio parece demostrar que no es tanto el aborto lo que resulta traumático, sino sobrellevar los prejuicios sociales; en todo caso, la gran mayoría de las mujeres reafirma su decisión

Screen Shot 2015-07-29 at 5.27.10 PM

El tema del aborto se ha caracterizado por polarizar de forma radical las opiniones. Para abonar al debate, o mejor dicho para reforzar a aquellos que defienden la libertad de las mujeres a decidir, bajo ciertas restricciones, la posibilidad de abortar, recién se publicó un estudio  de la Universidad de California que advierte que aquellas mujeres que se realizan un aborto no se arrepienten. El estudio, realizado entre 2008 y 2010 a lo largo de Estados Unidos, demostró que 99% de las mujeres que se enfrentaron a este procedimiento ‘no se arrepienten’ de haberlo hecho.

En muchos casos se registra un síndrome de estrés post aborto, PAS (por sus siglas en inglés), similar al síndrome postraumático o la depresión posparto, que corresponden a alteraciones emocionales y fisiológicas. Sin embargo, y a pesar de que es una sintomatología relativamente común, a mediano plazo las mujeres que han tenido esta experiencia reafirman su decisión.

De acuerdo con el estudio de 667 mujeres que tuvieron seguimiento durante 3 años, 99% estuvo conforme con su decisión y no cayó en ningún tipo de depresión. Del porcentaje restante (las que abortaron) algunas experimentaron un sentimiento de estrés que fue disminuyendo con el tiempo hasta disiparse. 

Estudios como estos demuestran que independientemente de que haya o no aborto, los sentimientos de depresión o felicidad se desvanecen a lo largo del tiempo. Aunque abortes y seas del 1% de las que lo hacen y entran en la depresión post aborto, el sentimiento generalmente termina por desaparecer. Por eso, suponemos, organizaciones como Students for Life of America no reconocen al PAS como una condición válida para no realizar la interrupción del embarazo.

El aborto es estigmatizado y satanizado por las sociedades. En muchos estados y países aún es ilegal practicarse una interrupción del embarazo. Este contexto hostil en torno a la decisión de abortar podría favorecer el sentimiento de culpa o el estrés que se registra posteriormente. De hecho, en el estudio hubo una correlación entre el PAS y el nivel socioeconómico y cultural de las mujeres en cuestión: entre más pobreza y estigmatización, es más traumático para la mujer realizarse este tipo de procedimiento. Podríamos arriesgarnos a decir que no es tanto el aborto lo que resulta traumático, sino sobrellevar los prejuicios sociales o salirse del molde en el que siempre se encajona un individuo para sentirse parte de un grupo.

Es posible utilizar estudios como este para informar a las mujeres que desean hacerse un aborto y ayudarlas a tomar una decisión correcta. Muchas de las organizaciones que están en contra del aborto habían argumentado hasta el momento que padecimientos psicológicos y traumas están entre los principales indicadores que mostraban que era necesario prohibirlo, idea refutada por los estudios de Planned Parenthood realizados desde hace 5 años, que esta investigación de la Universidad de California reafirma. 

Te podría interesar:

Las vacunas del futuro podrían ser cultivadas en casa y absorbidas a través de esporas de hongos

Por: pijamasurf - 07/29/2015

En esta temporada de hongos, es bueno recordar que la ciencia médica aún está descubriendo las maravillosas capacidades del reino fungi

El reino fungi tiene una añeja asociación con los efectos alucinógenos y/o culinarios, pero al ser uno de los más numerosos sobre la Tierra, los científicos apenas comienzan a entrever su verdadero potencial medicinal, así como el de ser vehículos privilegiados para transportar vacunas. La estudiante del Royal College of Art, Celine Park, desarrolla desde 2014 un proyecto diseñado para vacunar masivamente y a muy bajo costo a poblaciones que, además, pueden tener miedo a las agujas: inmunización a través de la respiración.

El proyecto Fungus Inhale Vaccination se basa en impregnar algunas variedades de hongos con versiones atenuadas de virus comunes, como el de la gripe, contra los que el cuerpo puede crear sus propios anticuerpos utilizando las esporas que los hongos producen naturalmente para reproducirse. Una investigación del Instituto Nacional para la Salud de la Universidad de Texas ha probado que es posible vacunar primates contra el Ébola a través del aerosol, por lo que el panorama es bastante alentador.

En entrevista con el sitio Co.Design, Park afirma que "las vacunas son más fáciles de transportar y diseminar en nuestros cuerpos a través de la inhalación cuando las vacunas atenuadas son absorbidas por hongos. Aún más, las vacunas inhaladas pueden ayudar a conseguir inmunidad para el colectivo". Para este fin, Park trabaja con el doctor Kanghoon Lee, un científico coreano que labora en el Instituto Coreano Avanzado de Ciencia y Tecnología, aunque adelantan que "las funciones de los hongos no son comprendidas por completo por la comunidad médica".

Lo más interesante parecen ser las presentaciones en las que las vacunas del futuro estarán disponibles: no sólo su método de absorción cambia, sino que también podrían fabricarse en forma de dulces masticables para los niños, e incluso podrían ser cultivadas de manera doméstica gracias a la resiliencia misma de los hongos, los cuales "pueden sobrevivir y proliferar en ambientes hostiles. Por lo tanto, podemos extraer grandes cantidades de proteínas de vacunas en la medida en que los hongos proliferen".