*

X

99% de las mujeres que han vivido un aborto no se arrepienten

Por: Samuel Zarazua - 07/29/2015

Estudio parece demostrar que no es tanto el aborto lo que resulta traumático, sino sobrellevar los prejuicios sociales; en todo caso, la gran mayoría de las mujeres reafirma su decisión

Screen Shot 2015-07-29 at 5.27.10 PM

El tema del aborto se ha caracterizado por polarizar de forma radical las opiniones. Para abonar al debate, o mejor dicho para reforzar a aquellos que defienden la libertad de las mujeres a decidir, bajo ciertas restricciones, la posibilidad de abortar, recién se publicó un estudio  de la Universidad de California que advierte que aquellas mujeres que se realizan un aborto no se arrepienten. El estudio, realizado entre 2008 y 2010 a lo largo de Estados Unidos, demostró que 99% de las mujeres que se enfrentaron a este procedimiento ‘no se arrepienten’ de haberlo hecho.

En muchos casos se registra un síndrome de estrés post aborto, PAS (por sus siglas en inglés), similar al síndrome postraumático o la depresión posparto, que corresponden a alteraciones emocionales y fisiológicas. Sin embargo, y a pesar de que es una sintomatología relativamente común, a mediano plazo las mujeres que han tenido esta experiencia reafirman su decisión.

De acuerdo con el estudio de 667 mujeres que tuvieron seguimiento durante 3 años, 99% estuvo conforme con su decisión y no cayó en ningún tipo de depresión. Del porcentaje restante (las que abortaron) algunas experimentaron un sentimiento de estrés que fue disminuyendo con el tiempo hasta disiparse. 

Estudios como estos demuestran que independientemente de que haya o no aborto, los sentimientos de depresión o felicidad se desvanecen a lo largo del tiempo. Aunque abortes y seas del 1% de las que lo hacen y entran en la depresión post aborto, el sentimiento generalmente termina por desaparecer. Por eso, suponemos, organizaciones como Students for Life of America no reconocen al PAS como una condición válida para no realizar la interrupción del embarazo.

El aborto es estigmatizado y satanizado por las sociedades. En muchos estados y países aún es ilegal practicarse una interrupción del embarazo. Este contexto hostil en torno a la decisión de abortar podría favorecer el sentimiento de culpa o el estrés que se registra posteriormente. De hecho, en el estudio hubo una correlación entre el PAS y el nivel socioeconómico y cultural de las mujeres en cuestión: entre más pobreza y estigmatización, es más traumático para la mujer realizarse este tipo de procedimiento. Podríamos arriesgarnos a decir que no es tanto el aborto lo que resulta traumático, sino sobrellevar los prejuicios sociales o salirse del molde en el que siempre se encajona un individuo para sentirse parte de un grupo.

Es posible utilizar estudios como este para informar a las mujeres que desean hacerse un aborto y ayudarlas a tomar una decisión correcta. Muchas de las organizaciones que están en contra del aborto habían argumentado hasta el momento que padecimientos psicológicos y traumas están entre los principales indicadores que mostraban que era necesario prohibirlo, idea refutada por los estudios de Planned Parenthood realizados desde hace 5 años, que esta investigación de la Universidad de California reafirma. 

Te podría interesar:

Luna azul este 31 de julio, la segunda luna llena del mes

Por: pijamasurf - 07/29/2015

Julio tendrá una luna azul, un "fenómeno" astronómico-lingüístico que ocurre cada 2 años y medio

luna-azul-31-de-agosto

Este viernes 31 de julio tendremos una luna llena especial, ya que será la segunda del mes, por lo que se conoce como "luna azul". La llamada “luna azul” es un evento que ocurre en promedio cada 2 años y medio, distinguiéndose por el hecho de que en un mismo mes —excepto febrero, por el número de sus días— pueden observarse dos distintos plenilunios. Este año, la primera luna llena de este mes se dio el 2 de julio. La luna de hoy se encuentra en la constelación de Acuario.

En cuanto al término “luna azul”, se trata de una traducción literal de la expresión inglesa “blue moon”, en donde, contrario a lo que pudiera pensarse, no hay ninguna alusión a los tintes que pudiera adquirir nuestro satélite natural. Una de las explicaciones es de orden etimológico, pues en el inglés medieval, cuando “blue” se escribía “belewe” y tenía también el sentido de “traidor”, “blue moon” se refería a esa luna que antes de la imposición del calendario gregoriano era todavía una luna de Pascua y no la primera luna de la primavera, una luna “falsa” o “traidora”: “belewe moon”. Con el tiempo se acuño también la frase “once in a blue moon”, para expresar lo inusual de un hecho. Sin embargo, en un artículo de The Guardian se menciona un origen más reciente: el periodista Pierce Egan, quien en 1821 acuñó la frase "once in a blue moon" para referirse a una persona que no había visto hace mucho. Es difícil decir si esto fue porque ya existía la asociación de la luna azul con un periodo de 2.5 años o el sentido era la simple rareza de una luna azul para describir una gran cantidad de tiempo. 

Así hoy cualquier persona en el mundo que vea la luna verá la "luna azul", aunque no sea azul, pero la sugestión y la naturaleza psicológica del color quizás hagan que la luna de hoy sea un poquito más azulada que otras.

Sobre los efectos psicológicos de las fases de la luna, recomendamos este artículo en el cual se investiga la posibilidad de que la luna esté ligada a ciclos de producción de hormonas y neurotransmisores.