*

X

12 señales que sugieren el próximo fin de la élite global

Por: pijamasurf - 07/22/2015

La caída del grupo dominante es un suceso largamente esperado por el resto de la población, ¿es ahora el principio del fin de este grupo?

Rockefeller-Email-from-2002-Outlines-Armageddon-Agenda-and-Transition-to-New-World

La "élite global", esa abstracción materializada en forma de banqueros, aristócratas, poderosos políticos y grandes empresarios, es un actor que por muchos años (un estudio de LSE sugiere que por 8 siglos) ha fungido como importante causa y efecto de la desigualdad y la injusticia. El control que presumiblemente ejerce este grupo sobre las agendas económicas, políticas e incluso culturales, alimenta algunos de los aspectos menos deseables del sistema que hoy nos rige. Y en este sentido, la gran interrogantes es: ¿hasta cuándo?

A lo largo del último siglo se han desencadenado sucesos alrededor del mundo que sugieren el debilitamiento de esta élite. Durante estas revoluciones sociales, económicas o ideológicas, muchos han especulado sobre el posible fin de la cúpula que goza de ingentes beneficios frente al grueso de la población, particularmente en contraste con los miles de millones de personas que aún viven en situaciones de pobreza y pobreza extrema. Sin embargo, el tiempo pasa y el reducido grupo mantiene sus ilimitados privilegios. 

En las semanas recientes se han registrado una serie de hechos importantes en cuanto a finanzas globales se refiere, mismos que han sido interpretados por algunos como la señal de que ahora sí podríamos estar cerca del derrumbe del pico de la pirámide, el famoso 1% de la población (término popularizado durante el movimiento Occupy), mismo que controla más de 50% de la riqueza –según un reporte de Oxfam, las 85 personas más adineradas del planeta tienen más recursos que los 3 mil 500 millones más pobres.

A continuación presentamos una selección de estos sucesos compilados por el sitio Mind Unleashed, y que con un poco de suerte podrían marcar el inicio del fin para esta longeva y nociva élite mundial. Básicamente, se trata de una serie de posibles indicadores en torno al presunto debilitamiento de este grupo y de las agendas que le han permitido controlar el escenario hasta ahora. 

1. 57 naciones se unen en la conformación de una nueva estructura de inversión bancaria encabezada por China y que excluye a Estados Unidos y Japón. 

2. El 12 de mayo Rusia invita abiertamente a Grecia a unirse a la BRICS, una alianza conformada por Brasil, China, India, Sudáfrica y la propia Rusia, para equilibrar el poder ante Estados Unidos y sus aliados.

3. El 2 de junio se confirma que la base de datos del Gobierno Federal de Estados Unidos fue hackeada, vulnerando la información de entre 4 y 18 millones de empleados. Se cree que fue una operación coordinada para obtener evidencia criminal contra altos mandos.

4. El 4 de junio, Edward Snowden advierte que la distribución del poder global se está equilibrando y eso está transformando al mundo. 

5. Un día después, el FMI advierte que el yuan ya no está devaluado y por lo tanto se perfila como una divisa apta para respaldar la reserva mundial. 

Screen Shot 2015-07-22 at 2.24.05 PM

6. Entre el 10 y el 17 de junio se agita la banca mundial luego de una redada en Alemania contra uno de los mayores bancos del mundo, el Deutsch Bank. Este hecho fue precedido por la renuncia de su CEO, dos días antes. Dos días después, el VP de JP Morgan muere (con lo cual suman 70 los altos ejecutivos bancarios muertos desde 2013).

7. El 17 de junio, Rusia y China anuncian que todas las transacciones petroleras entre ambos países se realizarán exclusivamente en yuanes. 

8. Un día después, el Barón David Rothschild es acusado de fraude financiero en Francia y se libera una orden de aprehensión en su contra. Los Rothschild son históricamente una de las familias más poderosas de occidente y protagonizan decenas de teorías conspirativas. 

9. El 5 de julio, Grecia rechaza oficialmente los créditos que se le ofrecen (en un acto considerado como histórico). 

10. El 7 de julio, comienza operaciones el banco de la BRICS. 

11. El 14 de julio Irán, China, Rusia, Francia, Alemania, RU y EE.UU. logran un histórico acuerdo en torno al programa nuclear de Irán. 

12. Un día después el condado californiano de Santa Cruz vota a favor de que su administración rompa relación con cinco de los grande bancos (JP Morgan Chase, Barclays, Citigroup, Royal Bank of Scotland y UBS), lo cual, de replicarse en otras entidades, quitará el sueño a más de un banquero. 

Dime qué escuchas y te diré cómo piensas

Por: pijamasurf - 07/22/2015

Un estudio de la Universidad de Cambridge detecta correlación directa entre los gustos musicales de una persona y su sistema de pensamiento

Screen Shot 2015-07-26 at 7.43.44 PM

La música exuda, casi literalmente, personalidad. Y desde cierta perspectiva, aquello que una persona elige escuchar dialoga entrañablemente con la forma en la que interpreta y experimenta su realidad. Por otro lado, vale la pena recalcarlo, se trata de una relación mutualista, es decir, aquello que escuchas quizá de forma involuntaria o aleatoria también termina influyendo en tus ánimos y formas de pensamiento.

Hace unos meses referimos a un estudio de la Universidad de Texas que determinó una correlación relativamente fija entre el tipo de personalidad y el género musical predilecto. Desarrollada por Samuel Gosling y Peter Rentfrow, esta investigación descubrió que, por ejemplo, aquellos que procuran géneros como el jazz, el folk o la música clásica, tienden a mostrar  apertura a nuevas experiencias, manejo de habilidades verbales y estabilidad emocional, mientras que los que gustan del rap y el hip hop son generalmente extrovertidos, liberales, atléticos y atractivos.

Aunque pueda parecer un tanto reduccionista este enfoque, un nuevo estudio, esta vez de la Universidad de Cambridge, parece reforzar la noción de que los gustos musicales de una persona dicen mucho, quizá más de lo que creemos, sobre ella. En el caso de esta investigación, existen un par de diferenciadores respecto a la anterior. Por un lado es más general, ya que se segmentaron las distintas personalidades, o mejor dicho los modelos de pensamiento, en dos grandes bloques: los empatizadores (reaccionan de acuerdo a las emociones propias y ajenas) y los sistematizadores (buscan patrones en el entorno); por otro, es más puntual en cuanto a los gustos musicales ya que distingue entre, por ejemplo, gustos por compositores de música clásica. No es lo mismo ser un amante de Mozart que uno de Bartok. 

William_Parker_&_Rashid_Bakr

El estudio se basó en información extraída de 4 mil voluntarios vía la aplicación myPersonality de Facebook, y posteriormente en un cuestionario sobre gustos musicales. Como resultado encontraron, con notable nitidez, que los sistematizadores son más afines al jazz, punk, hard rock y experimentos sonoros, mientras que los empatizadores se sienten más cómodos con el folk, rythm & blues, rock suave o pop. 

Confiado en la precisión del estudio que encabezó y que fue publicado en PLOS ONE, David Greenberg asegura, en una entrevista para El País: “Sería posible mirar los likes de Facebook de una persona, o sus listas de reproducción en iTunes, y predecir su estilo cognitivo, o estilo de pensamiento”. 

Sabemos que puede ser fascinante, o por lo menos algo morboso, tratar de descifrarnos o descifrar a los demás a partir de la música que escuchamos y, sin duda, este aspecto de nuestra vida contiene bastante información como para, al ser correctamente analizada, determinar una cierta tendencia de personalidad o sistema de creencias. A fin de cuentas, a lo largo de la vida forjamos pocos espacios más íntimos que aquel en el cual desenvolvemos nuestros gustos musicales. Pero también es importante, tal vez incluso más que el fenómeno anterior, entender que, más allá de nuestras respectivas personalidades o modelos de pensamiento, con la música podemos editar o incidir en ánimos momentáneos, podemos sumergirnos en estepas melancólicas o salir de ellas, podemos eludir malos humores o, a voluntad, alimentarlos. 

Así que, dicho lo anterior, te invitamos no sólo a detectar o jugar con las particularidades de tu identidad que revelan tus gustos musicales, sino a programar tu percepción (y por ende, tu realidad) utilizando la música como una herramienta. ¿Suena bien?