*

X

Sinestesia atmosférica: así se ve el sonido de un relámpago (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/06/2015

Un experimento geológico obtiene como resultado esta imagen conseguida por medio de los sonidos que hace un relámpago cuando impacta con la superficie del planeta

1.17490.jpg.CROP.promovar-mediumlarge.17490

El relámpago es por definición un evento instantáneo, fugaz, que en el momento mismo en que sucede comienza ya a desaparecer, de ahí que sean sorprendentes los raros momentos en que un rayo es captado en fotografía, a veces incluso en circunstancias que por la coincidencia con otros elementos lo vuelven todavía más increíble.

Con todo, ninguna imagen como esta que ahora compartimos, la cual se trata de la primera en mostrar por completo la naturaleza de un relámpago, como si fuera posible observarla en un tiempo dilatado.

Se trata sin embargo de una suerte de retrato sinestésico, pues en realidad no es el aspecto visual de un relámpago lo que vemos sino su sonido, un artificio conseguido por géologos del Southwest Research Institute, con sede en San Antonio, Texas, quienes en medio de una tormenta en Florida lanzaron un cohete equipado con cable de cobre recubierto de una fibra sintética y, por otro lado, colocaron 15 micrófonos de alta sensibilidad a 90m del punto de lanzamiento. En estas condiciones, los científicos triangularon la fuente de los sonidos más intensos, los cuales, para su sorpresa, provenían de la superficie y no del cielo.

En la imagen, el resplandor verde corresponde al impacto del relámpago sobre el alambre de cobre. Por otra parte, el color morado refleja los relámpagos que regresan. Sí: aunque esto se sabe poco, hay un momento del relámpago en que este viaja de la superficie al cielo. Paradójicamente, esta es la parte visible de un rayo, solo que sucede a tal velocidad que nuestros ojos no pueden percibirlo.

La imagen, por esto, es doblemente asombrosa, pues además de originarse en el sonido de un rayo, nos revela un aspecto del fenómeno que quizá no conocíamos.

Monsanto ha destruido "accidentalmente" 90% de la población de las mariposas monarcas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/06/2015

Herbicida de Monsanto ha acabado indirectamente con la mayoría de las mariposas monarca

butterfly

La mariposa monarca vive en un ciclo sincronizado con las asclepias. La colorida migración de esta especie, que abarca el continente desde México hasta Canadá, sigue el florecimiento de estas plantas, que llevan el nombre del dios de la medicina y que aportan la principal fuente alimenticia de las larvas monarca. 

Con la llegada de Roundup, el herbicida de glifosato de Monsanto, las cosas han cambiado. Este producto mata a todas las plantas que no tienen un gen que les permita soportar su efecto tóxico; plantas como la soya prosperan de manera exponencial, mientras que plantas como las asclepias perecen al por mayor. El famoso divulgador de la ciencia Bill Nye explica que: "Hemos matado a las asclepias, y las asclepias son de lo que depende la mariposa monarca. Así que accidentalmente hemos diezmado la población de las mariposas monarca, la hemos reducido al 90% en 2 décadas. No queremos esta situación en la que potencialmente estamos erradicando una especie polinizadora". Y es que además de su belleza, las mariposas monarca tienen una importante función en el equilibrio de la naturaleza.

Hay que añadir el problema de la destrucción de insectos polinizadores, ya que las abejas también se ven afectadas por el potente herbicida de Monsanto. Nye agrega:

Y la otra consecuencia colateral es la agricultura de monocultivo. Enormes áreas de un solo tipo de planta hacen la vida muy difícil para las abejas como polinizadores. Tienen que ir ahí, usar ese único cultivo, y luego ya no hay nada que hacer. Y alguien las mete en un camión y las lleva a otro cultivo y simplemente están muy desgastadas, no pueden manejarlo.

Nye considera, sin embargo, que existen cuestiones positivas con respecto a la modificación genética de alimentos:

Lo bueno es que obtenemos mejores resultados por hectárea o área. En otras palabras, tenemos una agricultura de menos impacto ambiental. Afectamos menos el ecosistema porque producimos más comida en menos tierra. Estamos usando biología para luchar contra plagas y enfermedades, en lugar de química.

Sin embargo, habría que recordar que las consecuencias inesperadas, los accidentes de estos sistemas de cultivo --como la casi extinción de las mariposas monarca-- no han sido del todo medidos y no pueden ser completamente anticipados. Los desequilibrios en los sistemas de cultivo son poco menos que insondables; la pérdida de técnicas ancestrales de cultivo y relación antropológica con la tierra podría ser más grave de lo que se piensa.