*

X

Sinestesia atmosférica: así se ve el sonido de un relámpago (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/06/2015

Un experimento geológico obtiene como resultado esta imagen conseguida por medio de los sonidos que hace un relámpago cuando impacta con la superficie del planeta

1.17490.jpg.CROP.promovar-mediumlarge.17490

El relámpago es por definición un evento instantáneo, fugaz, que en el momento mismo en que sucede comienza ya a desaparecer, de ahí que sean sorprendentes los raros momentos en que un rayo es captado en fotografía, a veces incluso en circunstancias que por la coincidencia con otros elementos lo vuelven todavía más increíble.

Con todo, ninguna imagen como esta que ahora compartimos, la cual se trata de la primera en mostrar por completo la naturaleza de un relámpago, como si fuera posible observarla en un tiempo dilatado.

Se trata sin embargo de una suerte de retrato sinestésico, pues en realidad no es el aspecto visual de un relámpago lo que vemos sino su sonido, un artificio conseguido por géologos del Southwest Research Institute, con sede en San Antonio, Texas, quienes en medio de una tormenta en Florida lanzaron un cohete equipado con cable de cobre recubierto de una fibra sintética y, por otro lado, colocaron 15 micrófonos de alta sensibilidad a 90m del punto de lanzamiento. En estas condiciones, los científicos triangularon la fuente de los sonidos más intensos, los cuales, para su sorpresa, provenían de la superficie y no del cielo.

En la imagen, el resplandor verde corresponde al impacto del relámpago sobre el alambre de cobre. Por otra parte, el color morado refleja los relámpagos que regresan. Sí: aunque esto se sabe poco, hay un momento del relámpago en que este viaja de la superficie al cielo. Paradójicamente, esta es la parte visible de un rayo, solo que sucede a tal velocidad que nuestros ojos no pueden percibirlo.

La imagen, por esto, es doblemente asombrosa, pues además de originarse en el sonido de un rayo, nos revela un aspecto del fenómeno que quizá no conocíamos.

Te podría interesar:

¿El invierno global se acerca? Astrónomos aseguran que el Sol se enfriará en el año 2030

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/06/2015

Observaciones sobre el comportamiento del Sol parecen apuntar a un período de baja actividad que afectará la temperatura general de nuestro planeta
[caption id="attachment_97663" align="aligncenter" width="408"]Winter_Scene Imagen: Markos90 (Wikimedia Commons)[/caption]

La glaciación es un período casi legendario durante el cual, como sabemos, la temperatura general de nuestro planeta descendió a niveles que hoy consideraríamos increíbles, aunque aún soportables. En realidad no hubo una sola “era de hielo”, sino varias glaciaciones, la última de las cuales terminó hace 10 mil años (de donde resultó, por ejemplo, Groenlandia, o glaciares menores como la isla canadiense de Baffin, la quinta más grande del mundo).

En este sentido, la teoría científica al respecto asegura que la Tierra se encuentra en un período interglaciar, el cual eventualmente terminará, para continuar el ciclo hacia otra etapa de frío prolongado.

Dicha idea podría tener nueva evidencia tras el anuncio que hizo la astrónoma Vlentina Zharkova, adscrita a la Universidad de Northumbira, sobre la posibilidad de que la actividad del Sol disminuya entre los años 2030 y 2040 lo suficiente para llevar a la Tierra a una “miniedad de hielo”.

De acuerdo con las observaciones de Zharkova y su equipo, actualmente hay ondas magnéticas fluctuando en dos capas del Sol; compararlas con otra información sobre los ciclos del astro ha resultado en la predicción de un período en el que esas ondas, que se mueven a manera de reflejo, se encontrarán en el mismo momento en hemisferios opuestos del Sol. “La interacción será disruptiva, o una casi eliminará a la otra”, declaró la astrónoma.

Estos ciclos, conocidos en el medio como 25 y 26, estarán caracterizados por un grado de inactividad en la superficie del Sol similar al “mínimo de Maunder”, durante el cual se observó una disminución casi total de manchas solares, circunstancia que coincidió con los inviernos intensos que se vivieron en Europa y América del Norte de los siglos XV al XVII, en la llamada “pequeña edad de hielo”.