*

X

¿Por qué son delgados los fumadores de cannabis?

Por: pijamasurf - 06/13/2015

La marihuana mejora el apetito, pero parece ser que el "munchies" que da luego de consumirla no se refleja a la larga en el índice de masa corporal

tripp_nyc_cannabis_pot_leaf_marijuana_denim_jeans_3_

Comúnmente asociamos a los consumidores de marihuana con apetitos voraces y consumo inusitado de pizzas con la orilla rellena de queso. Sin embargo, a pesar de que algunos usuarios aumentan su consumo de calorías a unas 600 extra cada día, su índice de masa corporal no lo refleja. La investigación de un equipo interdisciplinario de médicos de varios países consistió en identificar la relación entre la cannabis y la obesidad; sus hallazgos son impactantes.

Los investigadores (pertenecientes a la Universidad de Nebraska, la Harvard School of Public Health y el Beth Israel Deaconess Medical Center) analizaron información de 4 mil 600 adultos, de los cuales 12% se identificó como usuario de marihuana y otro 42% reportó haberla consumido alguna vez en la vida. Se hicieron pruebas de control de azúcar, insulina y niveles de glucosa, así como de colesterol y circunferencia de cintura.

La primera evidencia circunstancial proviene de que la cintura de los fumadores de marihuana era comparativamente menor que la de los no usuarios, incluso después de ajustar factores como edad, sexo, uso de alcohol y tabaco y niveles de actividad física. En los consumidores de cannabis los niveles de HDL ("buen" colesterol) también eran superiores. En contraposición, la resistencia a la insulina se reduce en fumadores hasta en un 17%.

La investigación hace notar que no existe una correlación entre cuánta marihuana se haya fumado y niveles de resistencia de insulina y algunos otros factores; aunque no saben exactamente cómo pasa, se buscará demostrar que la marihuana ayuda a mejorar el control de insulina y a regular el peso, y tal vez explicar por qué los usuarios suelen tener menos incidencia de diabetes. Además de controlar el azúcar en la sangre, la cannabis podría ser la sustancia adelgazante del futuro.

Te podría interesar:

Síndrome del "ojo fantasma": pacientes sin un ojo que siguen viendo cosas con él

Por: pijamasurf - 06/13/2015

Este síndrome es sin duda el más interesante y perturbador de los fenómenos de miembro fantasma

369378_detail

Cada uno de nuestros cinco sentidos tiene su fantasma. Hay los que uno escucha, los que siente con el cuerpo, los que prueba en la lengua, los que se pueden oler o, desde luego, los que puede ver. Ahora: todos estos fantasmas, específicos de los sentidos, son reportados con mucha más frecuencia por personas que han perdido una parte del cuerpo, lo que los médicos llaman “miembro o dolor fantasma”.

El más común de estos es el fantasma por amputación, cuando el amputado sigue sintiendo la parte que falta y, por ejemplo, si le amputaron una mano, intenta recoger algo con esa mano antes de recordar que ya no la tiene. Pero parece haber uno aún más perverso y perturbador: el síndrome del "ojo fantasma”.

El síndrome del ojo fantasma ha sido estudiado en el pasado pero ahora la psicóloga Laura Hope-Stone, de la Universidad de Liverpool, retomó el caso y condujo el estudio más exhaustivo de este síntoma hasta ahora.

Los investigadores encuestaron a 239 pacientes que habían perdido un ojo. Los pacientes compartieron detalles acerca de su vida monocular, y aquí es donde entran los fantasmas:

 

  • -       Mujer de 82 años: “Una figura caminando a mi lado”.
  • -       Hombre de 78 años: “Imágenes de personas en movimiento. Desaparecen cuando volteo a la derecha”.
  • -       Hombre de 77 años: “Gente pasando y cosas y artículos que no están allí”.
  • -       Mujer de 77 años: “En la oscuridad puedo ver gente”.
  • -       Hombre de 52 años: “Como si nadara bajo el agua entre algas”.
  • -       Mujer de 70 años: “Una vez desperté para encontrar a una persona no identificada al lado de mi cama”.

 

La encuesta no es la mejor manera de saber cómo funciona el síndrome del ojo fantasma, pero sí nos da un atisbo de lo que sucede cuando un ojo deja de existir pero sigue mandando señales al cerebro porque en su lugar está el fantasma de la costumbre.

De todos los miembros fantasma el más siniestro es, sin duda, este. Extraños atravesando nuestro campo de visión. Imaginemos eso.