*

X

¿Por qué cientos de personas inhalarán "gas de la risa" afuera del Parlamento británico?

Por: pijamasurf - 06/12/2015

Hay una buena razón por la que la Sociedad Psicodélica ha decidido manifestarse

laughing-gas

En unos meses estará prohibido inhalar "gas de la risa" (óxido de nitrógeno) en el Reino Unido y  cualquier otra sustancia capaz de producir un efecto psicoactivo. El gobierno ha promulgado una ley para acabar con todos los "highs legales", sin discriminar, metiendo a todas las sustancias en la misma canasta --mientras en otros países legalizan la cannabis o despenalizan todo tipo de drogas.

La medida ha generado cierto descontento en los jóvenes que ven en esto una señal de autoritarismo y represión. La siempre creativa Psychedelic Society ha organizado, mientras es legal, una protesta masiva frente al Parlamente en la que cientos de jóvenes se divertirán, inofensivamente, inhalando el famoso "gas de la risa": una sustancia que tiene un efecto psicoactivo de menos de 1 minuto, entre una subida de energía y una sensación de desorientación. La protesta, como subtono, parece comunicar con ironía lo ridícula que es esta ley: bien vista genera risa, por un momento, aunque luego el efecto se desvanece.

La queja, como se explica en este artículo de The Independent, tiene que ver con que sustancias mucho más dañinas como el alcohol, el tabaco y el azúcar, se mantienen legales. Señala que la prohibición de toda sustancia psicoactiva atenta contra la más básica autonomía de ingerir sustancias o alterar los propios cuerpos. El movimiento cree que ello guarda relación con los derechos humanos y los derechos sexuales. "Nadie debe ser castigado por lo que se mete en el cuerpo, ya sea un porro o un pene", dice Ethan Nadelmann, director de la Drug Policy Alliance.

Es poco probable que esta manifestación pueda cambiar la ley, ya que existe preocupación por la creciente cantidad de muertes relacionadas con drogas legales que se adquieren, sobre todo, en tiendas en línea. Aunque nunca se sabe, tal vez la ola de risa se expanda y haga entrar en conciencia al conservador Tory. De cualquier forma habrá un poco de diversión y, quién sabe, tal vez algunas últimas experiencias místicas; recordemos que el ilustre psicólogo William James tuvo una experiencia de revelación cósmico-filosófica con el "gas de la risa", la cual describió extensamente.

Así era el año 2000 que ilustradores franceses imaginaron en 1900

Por: pijamasurf - 06/12/2015

Un ejercicio de futurismo con un siglo de distancia: así fue como artistas franceses pensaron que sería el mundo en el año 2000.

¿El ser humano siempre ha especulado sobre su futuro? Posiblemente sí. Quizá se trata de un comportamiento propio de nuestra naturaleza intentar adivinar qué nos deparan los días que aún no existen pero creemos que llegarán. Sin embargo, también puede decirse que esto no se ha hecho siempre de la misma manera, que, culturalmente, ciertas circunstancias han provocado que dicho ejercicio tome formas distintas.

En este sentido, podríamos ubicar momentos en que la tecnología da un salto en su desarrollo y, de manera paralela, la imaginación colectiva comienza a generar escenarios en donde dicha intervención tecnológica sobre el presente se despliega exponencialmente.

Dicha hipótesis nos sirve para pensar las varias expresiones futuristas que surgieron como efecto de la Revolución Industrial y la irrupción de las máquinas en la vida cotidiana del hombre. Como quizá no había sucedido antes en la historia, desde finales del siglo XVIII la vida común comenzó a poblarse de mecanismos que realizaban acciones que antes solo correspondían al ser humano, lo cual detonó un intenso fantaseo en torno a la comunión entre el hombre y la máquina.

A esa época pertenece, por ejemplo, la fascinación por los autómatas, esa especie de antecesor del robot en donde se condensó el sueño de fabricar seres inertes idénticos a los humanos para que ejecutaran tareas simples. Además de la historia de los autómatas, sorprendente por sí misma, al respecto también pueden consultarse el ensayo de Edgar Allan Poe sobre el famoso turco jugador de ajedrez o el cuento “El hombre de arena”, de E. T. A. Hoffmann.

Otras expresiones igualmente fantásticas son las postales que ahora compartimos, obras de artistas franceses realizadas entre 1899 y 1910 para adornar cajas de cigarros y puros, en parte por causa de la Exposición Universal que tuvo lugar en París en 1900. El motivo fue el año 2000, que entonces estaba a un siglo de distancia. ¿Cómo sería el mundo entonces? Jean-Marc Côté y otros artistas respondieron a esa pregunta desde las condiciones de su presente. Curiosamente, las imágenes pasaron desapercibidas y cabría decir que quizá incluso ignoradas hasta que el gran Isaac Asimov las recopiló en el libro Futuredays: A Nineteenth Century Vision of the Year 2000, publicado en 1986.

Las predicciones son sin duda extravagantes y, como tantas otras que se hicieron antes de arribar a dicha época, distan mucho de lo que sucedió en realidad. Una prueba, quizá, de que nuestra imaginación vuela ahí donde nuestras posibilidades solo caminan.

También en Pijama Surf: Predicciones de Isaac Asimov para el año 2014 (escritas en 1964)