*

X

Niño que recuerda vida pasada ha confirmado 55 datos de su encarnación previa

Por: pijamasurf - 06/08/2015

Investigador ha documentado más de 2 mil casos de niños que parecen recordar sus vidas pasadas, este es uno de los más notables
2d274908007339-reincarnation-jw1-0046-tease-streams_desktop_large_9c5d3e36b8f4eecdecc957eee24f96c7.today-inline-large

Foto: http://www.today.com/news/return-life-how-some-children-have-memories-reincarnation-t8986

Aunque en países occidentales a muchas personas la reencarnación les parece un concepto un tanto escandaloso y altamente implausible, para gran parte del mundo la reencarnación es algo que forma parte de su fe religiosa y en muchos casos de sus experiencias cotidianas. Persiguiendo este misterio el doctor Jim Tucker, de la Universidad de Virginia, ha documentado más de 2 mil 500 casos de niños que dicen recordar vidas pasadas, continuando el trabajo del famoso investigador Ian Stevenson.

Uno de los casos más sobresalientes de Tucker o al menos uno que ha llamado la atención de los medios en Estados Unidos es el del joven Ryan, un niño de 10 años que dice haber sido Marty Martyn, un extra que se convirtió en agente en la época dorada de Hollywood. Ryan lo identificó viendo una foto de una película de Mae West y más tarde, bajo el escrutinio de Tucker, logró nombrar 55 detalles de la vida de Martyn, muchos de los cuales fueron confirmados por la hija del actor, incluyendo un error en su acta de muerte.

Tucker trabaja estos casos con niños debido a que suelen tener más fresca la memoria. Según su investigación, 70% de los niños que creen recordar vidas pasadas murieron por muertes violentas. Tuck considera que sus más de 2 mil casos son prueba fidedigna de un fenómeno real, aunque no necesariamente cree que tenga que ser reencarnación. Dice, con la mente abierta: “Puede existir algo que sobreviva a la muerte del cerebro y la muerte del cuerpo que de alguna forma está conectado al nuevo niño. A lo largo del tiempo me he convencido de que existe más en el mundo que el solo universo físico. Existe la mente, que es su propia entidad”. Algunas personas han explicado estas memoria a través de una resonancia mórfica o de un campo compartido de información morfogenética. En el mito de Er, que narra Platón en La República, se dice que todas las personas al morir beben del río Leteo, que produce un narcótico olvido en el alma; algunas personas, sin embargo, no beben de ese río o beben del río de Mnemósine, y pueden recordar sus encarnaciones previas. Esto es una forma poética de entender lo que sin duda es un gran misterio. 

Te podría interesar:

¿Puede la genética justificar la infidelidad de tu pareja?

Por: pijamasurf - 06/08/2015

Los prejuicios acerca de la construcción social de la fidelidad y el papel de la mujer en la sociedad entran en juego en la presentación de la información científica, especialmente en medios mainstream
[caption id="attachment_96239" align="aligncenter" width="614"]Match Point (Woody Allen, 2005) "Match Point" (Woody Allen, 2005)[/caption]

Un reciente y muy visto artículo de The New York Times refiere a un estudio de la Universidad de Queensland, en Australia, donde se buscó establecer la relación entre la infidelidad y el gen que gestiona la vasopresina. Según el doctor Richard A. Friedman, se trata de una hormona que afecta la confianza, empatía y regula también el vínculo sexual en animales.

Luego nos enteramos de que el estudio observó la vida sexual de 7 mil 400 gemelos en Finlandia, lo que permitiría establecer vínculos genéticos que se correlacionaran con la infidelidad de pareja o "comportamiento promiscuo". De hecho, el eufemismo sociológico utilizado en el estudio se refiere a la infidelidad como "vínculo extra-pareja". 

Se determinó que 9.8% de los hombres y 6.4% de las mujeres reportaron dos o más parejas sexuales el año previo al estudio, y que 40% de la "variación en comportamiento promiscuo en mujeres puede atribuirse a los genes". Esto cundió como pólvora en Internet, donde rápidamente se vinculaban los prejuicios populares sobre la sexualidad femenina con determinantes (y confusas) condiciones genéticas. 

Pero la manera en que se presenta el artículo original del Times también contribuye a estas lecturas moralizantes de la ciencia. Vale la pena citar un párrafo de Friedman para ilustrar el discurso imperante del texto:

Puede que no haya una clara ventaja evolutiva en la infidelidad femenina, pero el sexo nunca se ha tratado únicamente de procreación. "Poner el cuerno" puede ser intensamente placentero porque, entre otras cosas, involucra novedad y un grado de búsqueda de sensaciones, comportamientos que activan el circuito de recompensa del cerebro. Sexo, dinero y drogas, entre otras cosas, disparan la descarga de dopamina en este circuito, lo que produce no solo una sensación de placer sino que le dice a tu cerebro que esta es una experiencia importante que vale la pena recordar y repetir. Y, por supuesto, los humanos varían ampliamente en su gusto por la novedad.

Según el crítico de la ciencia John Horgan, el artículo del Times (más allá de la validez del propio estudio) refleja una tendencia muy común y muy peligrosa de la actual divulgación científica: la de buscar "el tráfico más que la precisión" con titulares alarmistas sobre la forma en que "las mujeres están inclinadas biológicamente a 'checar el terreno' [to wander]". Los prejuicios acerca de la construcción social de la fidelidad y el papel de la mujer en la sociedad entran en juego en la presentación del Times (además de no aportar contexto suficiente acerca de la incidencia de los genes en un ámbito tan ambiguo como el comportamiento humano), ya que el propio estudio afirma que sus resultados "no replican directamente otros resultados previos en humanos", y a pesar de que al menos otros dos análisis genéticos presentan claros puntos de contradicción (este de 2004 y este de 2008).

Desde el punto de vista de la investigación, estos estudios no encuentran evidencia más que circunstancial para asociar las variaciones del gen AVPR1A con "vínculos extra-pares" en hombres ni en mujeres; pero desde el punto de vista cultural, como remarca Horgan, la presentación de la información reproduce nuestros patrones ideológicos asociados a la construcción social de la fidelidad y la mitología de las relaciones heterosexuales. Si los marcos de estudio reproducen ciegamente los modelos de relación afectiva heteronormada, al menos en su presentación, ¿podemos concluir que hacen falta nuevos marcos de investigación que, sin dejar de lado el aporte del sujeto, logren superar el prejuicio ideológico asociado a temas como el sexo, las drogas y el dinero más allá de la pantalla y el sistema de celebridades? ¿O será que la ciencia (especialmente en campos tan prometedores como la genética y la nanotecnología) terminará por convertirse en prótesis del reality show del inacabable culto a la personalidad en que vivimos inmersos?