*

X

Niño que recuerda vida pasada ha confirmado 55 datos de su encarnación previa

Por: pijamasurf - 06/08/2015

Investigador ha documentado más de 2 mil casos de niños que parecen recordar sus vidas pasadas, este es uno de los más notables
2d274908007339-reincarnation-jw1-0046-tease-streams_desktop_large_9c5d3e36b8f4eecdecc957eee24f96c7.today-inline-large

Foto: http://www.today.com/news/return-life-how-some-children-have-memories-reincarnation-t8986

Aunque en países occidentales a muchas personas la reencarnación les parece un concepto un tanto escandaloso y altamente implausible, para gran parte del mundo la reencarnación es algo que forma parte de su fe religiosa y en muchos casos de sus experiencias cotidianas. Persiguiendo este misterio el doctor Jim Tucker, de la Universidad de Virginia, ha documentado más de 2 mil 500 casos de niños que dicen recordar vidas pasadas, continuando el trabajo del famoso investigador Ian Stevenson.

Uno de los casos más sobresalientes de Tucker o al menos uno que ha llamado la atención de los medios en Estados Unidos es el del joven Ryan, un niño de 10 años que dice haber sido Marty Martyn, un extra que se convirtió en agente en la época dorada de Hollywood. Ryan lo identificó viendo una foto de una película de Mae West y más tarde, bajo el escrutinio de Tucker, logró nombrar 55 detalles de la vida de Martyn, muchos de los cuales fueron confirmados por la hija del actor, incluyendo un error en su acta de muerte.

Tucker trabaja estos casos con niños debido a que suelen tener más fresca la memoria. Según su investigación, 70% de los niños que creen recordar vidas pasadas murieron por muertes violentas. Tuck considera que sus más de 2 mil casos son prueba fidedigna de un fenómeno real, aunque no necesariamente cree que tenga que ser reencarnación. Dice, con la mente abierta: “Puede existir algo que sobreviva a la muerte del cerebro y la muerte del cuerpo que de alguna forma está conectado al nuevo niño. A lo largo del tiempo me he convencido de que existe más en el mundo que el solo universo físico. Existe la mente, que es su propia entidad”. Algunas personas han explicado estas memoria a través de una resonancia mórfica o de un campo compartido de información morfogenética. En el mito de Er, que narra Platón en La República, se dice que todas las personas al morir beben del río Leteo, que produce un narcótico olvido en el alma; algunas personas, sin embargo, no beben de ese río o beben del río de Mnemósine, y pueden recordar sus encarnaciones previas. Esto es una forma poética de entender lo que sin duda es un gran misterio. 

De cómo Wayne Shorter decidió ser feliz luego de la muerte de su esposa gracias al budismo

Por: Edmée García - 06/08/2015

“La muerte no es definitiva. La razón por la cual la muerte ocurre una y otra vez es porque no es el fin”

  La más noble conducta humana puede permanecer oculta, a menos de que despierte a causa de las dificultades y las tribulaciones. 

Wayne Shorter

El 17 de julio de 1996, Ana María Shorter —esposa del saxofonista Wayne Shorter, quien es  una leyenda viva del jazz— tomó un vuelo de Nueva York a París. Obtuvo dos boletos de último momento  cuando su vuelo de Nueva York a Roma fue cancelado. Ella viajaba con su sobrina, pues le había prometido un viaje a Roma como regalo de graduación. Estaba feliz de que las hubieran ascendido a primera clase en los asientos 3A y 3B del vuelo TWA-800, el cual explotó al llegar a la costa de Long Island. No hubo sobrevivientes.

Los padres de Ana María eran fanáticos del jazz. Tenían los discos que Shorter grabó con Blue Note. La madre de Ana María le contó al saxofonista que cuando su hija tenía 12 años al ver su rostro en la portada de un disco dijo: “Ese es el hombre con el que me casaré.”

Se encontraron por primera vez en un concierto. Wayne Shorter estaba tocando con Miles Davis esa noche. Eventualmente se casaron y pasaron 26 años juntos. “No es verdad que cuando una pareja está junta un largo tiempo las luces menguan, la oscuridad se instala y todo cambia tanto que ya ni se conocen. Lo opuesto nos estaba pasando”, reflexionó posteriormente el saxofonista en su biografía.  

wayne-shorter

Shorter se encontraba en Francia cuando supo la noticia. Su mejor amigo y mente gemela en los juegos del jazz, Herbie Hancock le llamó por teléfono. Ambos habían compartido una práctica budista, bajo la tradición nichiren durante más de 20 años. Juntos entonaron cantos en la línea.

Los budistas nichiren creen en una continuidad del ser, para ellos la muerte no es el final de la vida. Pasada una etapa de un duelo que según sus allegados llevaba con mucha gracia, Wayne Shorter llegó a la conclusión de que la mejor forma de honrar a su esposa —quien a su vez compartía su práctica budista— era ser feliz. “La muerte no es definitiva. La razón por la cual la muerte ocurre una y otra vez es porque no es el fin”, dijo Wayne Shorter a los medios cuando el accidente ocurrió, añadiendo que su esposa “había completado su misión”.

Más tarde, en marzo de 1997, Shorter y Hancock grabarían un álbum juntos titulado 1+1. Al referirse a la música del disco, Herbie afirmó que era una elegía para Ana María. “Cuando hicimos 1+1 era como si su presencia estuviera ahí. No como una persona sentada en ese lugar sino en el cuerpo de la música. Algo acerca de la forma en la que la música fluía y la sensibilidad que había ahí me recordó mucho a ella.  Al mismo tiempo había una apertura hacia el nuevo día y lo que emergería, como siempre”.

 

Twitter de la autora: @diosaloca