*

X

Mujer se reencuentra con el rostro de su hermano en el hombre que lo recibió como trasplante

Salud

Por: pijamasurf - 06/07/2015

Aunque a veces lo olvidamos nuestro cuerpo también es parte de nuestra identidad, la soporta y la constituye, y realidades contemporáneas como el trasplante de rostro nos revelan una forma extrema de dicho fenómeno

r1

Nuestra identidad está ligada íntimamente a nuestro cuerpo. Aunque a veces se dice que el aspecto físico importa menos que nuestras cualidades “interiores”, lo cierto es que en alguna medida estas son también resultado de aquel. Nuestro "ser" incluye lo que somos físicamente, nuestra altura, nuestro peso, nuestro color de piel, la manera en que caminamos, los gestos que hacemos al pensar, al reír, al enojarnos, cómo situamos nuestro cuerpo en el mundo. ¿Qué sería de ti si tu cuerpo fuera diferente? ¿Qué pensarían de ti los demás si tuvieras otro o, en una variante de esta pregunta, si alguien distinto a ti tuviera tu cuerpo?

Estas interrogantes, que podrían parecer propias del terreno de la especulación o incluso de la sci-fi, son en nuestra época una realidad palpable, limitada quizá, pero que sucede. Prueba de ello es el caso de Rebekah Aversano, una mujer que recientemente trascendió en las noticias porque se encontró con el hombre que recibió el trasplante de rostro de su hermano fallecido.

Joshua, el hermano de Rebekah, tenía 21 años cuando, en 2012, fue atropellado por una camioneta mientras cruzaba una calle. Entre otras cosas, la familia decidió entonces donar su rostro a Richard Norris, de 39, quien resultó severamente dañado durante un tiroteo ocurrido en 1997.

r

El trasplante tuvo lugar en Maryland en 2012, luego de una cirugía de 36 horas dirigida por Eduardo Rodriguez y en la que los dientes, la quijada, la lengua, los músculos y los nervios de Joshua pasaron a ser los de Richard.

Hace unas semanas, Richard quiso visitar a la familia de Joshua para agradecerles por la decisión que tomaron y que para él significó recuperar la posibilidad de vivir nuevamente con cierta normalidad. “Definitivamente podemos ver a nuestro hijo aquí”, dijo la madre de Joshua, y su hermana se sorprendió por reencontrarse con el rostro con el que creció.

En un videoensayo preparado por kogonada (un usuario destacado de Vimeo), el director Richard Linklater dice, a propósito del tiempo, que podemos mirarnos en una fotografía de cuando teníamos 10 años y después vernos en el espejo y descubrir de pronto una “conexión poderosa” entre ambas personas, el yo del pasado y el yo del presente que, sin embargo, es el mismo. O al menos esa es la ilusión que dicta nuestra mente, el espejismo de la identidad.

¿Qué cambiaría si, en ese mismo ejercicio, un día descubriéramos que el reflejo nos devuelve la imagen de otro rostro, uno al que no estamos habituados? ¿Nos sentiríamos, de pronto, alguien distinto?

También en Pijama Surf:

El sorprendente caso de la mujer que no puede reconocer su propio rostro

Somos otros: genial video muestra cómo tu rostro cambia con la luz

Te podría interesar:

La moda de usar jeans entallados puede afectar seriamente tu salud

Salud

Por: pijamasurf - 06/07/2015

La moda de usar pantalones muy ajustados podría tener consecuencias para la salud, y este es un caso extremo de ello
[caption id="attachment_96963" align="alignleft" width="197"]Eliza Doolittle - Skinny Jeans-12 Eliza Doolittle[/caption]

En los últimos años, los jeans entallados se consolidaron como una de las prendas de mayor uso cotidiano, tanto en mujeres como en hombres jóvenes, esto a pesar de las recomendaciones que se han hecho para reducir e incluso impedir su uso por causas de salud, pues mantener al cuerpo bajo semejante presión afecta funciones vitales como la circulación sanguínea o la producción de esperma, por ejemplo.

Para los escépticos, hace unos días se dio a conocer el caso de una mujer australiana de 35 años que perdió la sensibilidad de sus piernas luego de pasar varias horas en cuclillas mientras vestía jeans entallados, una combinación fatal para su sistema nervioso.

De acuerdo con el examen de esta situación (publicado en la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry), la mujer trabajaba vaciando gavetas de una cocina, labor que la mantuvo casi sentada y con las piernas flexionadas durante casi 4 horas. Sin embargo, cuando terminó y emprendió el regreso a casa, poco a poco fue perdiendo la fuerza en sus piernas y pies, al grado de que cayó mientras cruzaba un parque cercano a su hogar. La mujer tuvo entonces que gatear y arrastrarse hasta la calle más cercana para subir a un taxi que la llevara al hospital más cercano. Una vez ahí, los doctores no pudieron remover sus pantalones más que cortándolos, lo cual muestra qué tan ajustados los usaba.

Thomas Kimber, neurólogo en el Royal Adelaide Hospital e investigador en la Universidad de Adelaida, explicó que si ya la posición en cuclillas mantiene presionados los nervios cerca de la rodilla y, por otro lado, afecta la circulación de sangre hacia los músculos de la pantorrilla, los jeans entallados agudizaron estos efectos hasta provocar una neuropatía local conforme sus piernas se hincharon.

De acuerdo con Kimber, si la ropa de la mujer hubiera sino menos ajustada, los músculos de la pantorrilla se hubieran hinchado hacia afuera en vez de hacia adentro, con lo cual se hubiera evitado ejercer presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos de dicha zona.

Después de todo, los médicos consiguieron que la mujer recuperara la sensibilidad de sus piernas, luego de 4 días de tratamiento y observación en el hospital.