*

X

Marihuana, ¿el antibiótico del futuro?

Por: pijamasurf - 06/30/2015

Llevamos poco más de medio siglo creando soluciones parciales para padecimientos que llevan milenios siendo tratados efectivamente con sustancias cuyo potencial no nos atrevemos a investigar
Imagen: lamarihuana.com

Imagen: lamarihuana.com

A pesar de que en la historia oficial los antibióticos químicos han salvado millones de vidas, lo cierto es que su uso industrial data de hace pocas décadas: en el gran esquema de las cosas, la relación de los virus y bacterias que provocan infecciones mortales con los medicamentos creados para combatirlos es solo un momento en la evolución microbiana.

Bacterias relativamente benignas como el Staphylococcus aureus han dado lugar a "superbacterias" resistentes a los antibióticos actuales, como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), que provoca 10 mil muertes al año y se aloja en heridas abiertas. La situación se agrava a tal punto que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió una orden ejecutiva para crear un programa para encontrar antibióticos contra bacterias superresistentes, para lo que destinó un presupuesto de 1.2 mil millones de dólares.

Sin embargo, una solución eficaz (y barata) podría yacer inexplorada por la ciencia moderna: la cannabis.

Simon Gibbons es el jefe del departamento de química farmacéutica del Colegio Farmacéutico del University College London, y uno de los más activos promotores de la investigación de la cannabis como antibiótico. "Todo indica que estos compuestos han sido evolucionados por las plantas como defensas antimicrobios que atacan específicamente células bacteriales", afirmó en una entrevista.

La excepcional actividad de la cannabis al eliminar estos organismos dañinos para el ser humano es, según palabras del investigador, "un misterio. Realmente no puedo aventurar una idea de cómo lo hacen, pero su alta potencia como antibiótico sugiere que debe de ser un mecanismo sumamente específico". Un equipo internacional trabajó en 2008 con cinco cepas de marihuana contra seis tipos de bacterias MRSA "de relevancia clínica", y encontraron que todos los canabinoides aplicados mostraron "potente actividad" contra una gran variedad de bacterias.

Existen investigadores abocados a encontrar aplicaciones prácticas de cuatro de las cepas más comunes de marihuana para producir antibióticos y agentes tópicos que traten úlceras y heridas en un contexto hospitalario, reduciendo el uso de antibióticos químicos (con lo que se evita seguir fortaleciendo a los virus), y que no cuentan con los efectos psicoactivos por los que la cannabis es más famosa.

La resistencia de la propia planta a las condiciones más adversas del clima y la facilidad de su cultivo, así como su amplia disponibilidad, permitirían utilizar en el futuro esta planta para combatir el cáncer, prevenir inflamaciones o como antioxidante, además de sus efectos sedantes e incluso analgésicos.  

Papiro Ebers (Imagen: Wikipedia)

Papiro Ebers
(Imagen: Wikipedia)

En realidad no se trata de nada nuevo. Uno de los papiros egipcios más antiguos (el papiro Ebers, 1550 a. C.) hace referencia a la cannabis para tratar una gran variedad de problemas ginecológicos, así como a su uso antiséptico. En Sudamérica ha sido utilizada por la medicina tradicional para tratar todo, desde gonorrea hasta tuberculosis, y en Rodesia del Sur ha servido como eficaz remedio contra disentería, malaria y varios tipos de enfermedades tropicales. Su inclusión en la "lista negra" de la farmacopea clínica data de 1945 (aunque al menos en EE.UU. había permanecido como sustancia legal desde 1851), coincidiendo con la introducción de formas comerciales de penicilina. Llevamos poco más de medio siglo creando soluciones parciales para padecimientos que llevan milenios siendo tratados efectivamente con sustancias cuyo potencial no nos atrevemos a investigar. En el caso de la cannabis como remedio clínico, la discusión no debe centrarse tanto en el aspecto de la legalización del consumo recreativo como en su potencial terapéutico.

Te podría interesar:

3 maneras en las que las impresoras 3D cambiarán nuestra sexualidad

Por: pijamasurf - 06/30/2015

Entre los muchos campos que se beneficiarán de la impresión 3D, sin duda tendremos que incluir al sexo

A pair of shoes created using 3D technology

Desde hace unos años las impresoras 3D amenazan, positivamente, con transformar de manera radical la industria de los objetos. La posibilidad de replicar casi cualquier cosa y de reproducir desde órganos hasta complejos instrumentos musicales, promete revolucionar no solo el mercado correspondiente sino nuestra relación física y cultural con los objetos. 

Pero dentro de este próximo panorama, y a pesar de que hemos ya imaginado las posibles implicaciones de este nuevo actor en rubros como la salud, el arte y la educación, pocas veces nos hemos puesto a especular en cómo afectará la era de la impresora 3D en nuestra sexualidad. Esto a pesar de que es un ejercicio bastante divertido y, por qué no, excitante. 

Afortunadamente la injerencia de esta potencialmente nueva industria tridmensional no solo repercutirá en materia de placer, también ofrecería nuevos horizontes en cuanto a protección y prevención, en materia de salud, y finalmente nos dotará a todos de una cierta veta inventiva, creatividad materializada, que sin duda tendría que celebrarse –y que por cierto, podría resultar un buen ejercicio para luego imaginar, independientemente de la materia, nuevos horizontes en nuestra vida sexual.  

tumblr_mh1f74lnbs1rjnx5ro1_500

Dildos y juguetes sexuales

Por ejemplo, ¿puedes imaginar el futuro de los dildos alrededor de una impresora 3D en casa? La versatilidad, sofisticación y personalización de los juguetes sexuales está verdaderamente de fiesta. Y es que si la creatividad no tiene límites, qué resultaría de combinarla con nuestra insaciable búsqueda de placer. Atrás quedó un muy amplio menú de formas, tamaños y texturas. El nuevo horizonte es una coqueta masa infinita que puede materializarse básicamente en cualquier cosa que deseemos. En pocas palabras, parece ser buen momento para comenzar a jugar con diseños que se empalmen con nuestras más minuciosas fantasías mentales o sensoriales. 

Órganos

Desde hace unos años se registraron ya los primeros experimentos para crear, literalmente, órganos y tejido vivo a partir de impresoras 3D. ¿Te das cuenta de lo que significa esto? Lejos de las muñecas sexuales y los dildos ultra sofisticados, se trata de poder imprimir con biológica rigurosidad penes, vaginas y demás artilugios fisiológicos para entregarte precisas simulaciones que te permitan evadirte de la necesidad primaria de un intercambio humano. ¿Suena bien?

Screen Shot 2015-07-04 at 11.17.10 AM

Preservativos

Es difícil negar que a estas alturas de la historia el condón "tradicional" aún carece de ese refinamiento definitivo que le permita comparar la experiencia con el diálogo puro de la carne. Incluso la fundación Bill y Melissa Gates, consciente de este antialiciente, ofreció un jugoso financiamiento para quien sea capaz de desarrollar una nueva generación de condones. En este sentido, la impresora 3D se planta como un aliado inmejorable para, una vez determinado el material idóneo, poder producir los mejores preservativos que se hayan creado hasta ahora. Además podemos personalizar tamaños y texturas, y junto a nuestra impresora 3D perseguir esa utópica consecución que podría resumirse como "la piel de látex".