*

X

Los últimos días de junio se podrá ver una hermosa convergencia entre Venus y Júpiter, los dos planetas más brillantes del cielo

Por: pijamasurf - 06/19/2015

Junio tiene para nosotros un hermoso espectáculo celeste: la conjunción entre Venus y Júpiter y la Luna; el 30 Júpiter y Venus estarán en el mismo grado y el 19-20 formarán un triángulo con la Luna

 01451744_xl

 

Los últimos días del mes de junio terminan con una bellísima conjunción planetaria entre los dos planetas más brillantes de nuestro firmamento, Venus y Júpiter, la diosa de la belleza y el dios supremo de la justicia y la felicidad. Esta convergencia planetaria estará acompañada la noche del 19 con la cercanía de la Luna, que formará un triángulo isósceles con estos dos planetas, los cuales se encuentran a 6 grados de distancia. Otro triángulo isósceles entre estas tres luminarias ocurrirá el 20 de junio. Los tres cuerpos celestes navegando desde nuestra perspectiva a través de la constelación de Leo.

El punto de conjunción total ocurrirá el 30 de junio cuando Venus y Júpiter estén en el mismo grado zodiacal, formando un espectáculo de superposición planetaria. Ese día se podrá tapar a los planetas con solo el dedo meñique. Curiosamente algunos astrónomos creen que una conjunción similar, incluyendo a la estrella Regulus, ocurrió entre los años 3-2 A.C. y podría haber sido lo que los antiguos llamaron la Estrella de Belén.

Venus y Júpiter son considerados por la astrología tradicional los dos planetas más auspiciosos, siempre llenando de belleza y majestuosidad todo lo que atraviesan. La conjunción entre Venus, la Luna y Júpiter que ocurrirá este 19 y 20 de junio es considerada especialmente benéfica. 

 

Conoce más sobre la conjunción del 30 junio entre Venus y Júpiter

¿Un relato sin historia? El inusual libro "Óptica sanguínea"

Por: Ana Paula de la Torre - 06/19/2015

Uno curioso libro que trasciende la noción de que una historia debiera tener muchos sucesos como marco

featured_optica600_355Nosotros los lectores estamos acostumbrados a encontrarnos con una historia que nos revele de algún modo el punto de vista del autor. Es a través de los personajes y de sus actos que finalmente conocemos un poco de él. 

La mexicana Daniela Bojórquez Vértiz da un inusual giro a la manera en que leemos pues nos muestra su mundo interior como tema, y una historia externa que apenas tiene importancia y alcanza a vislumbrarse.

El libro Óptica sanguínea, publicado por la editorial mexicana Tumbona, te acerca un material que revela la libertad de narración y también el hecho de que el protagonista de una historia puede simplemente ser una voz como en off que nos narra su percepción de una manera tal que sentimos familiar, incluso aunque apenas la entendamos en su embrollo. 

Este libro, compuesto por 10 ficciones, nos lleva a recorrer el mundo de la percepción; no hacen falta los grandes sucesos, pues la misma mente puede recrearlos desde los acontecimientos más cotidianos. Así, estos relatos nos llevan por un camino muy visual de la manera en que una persona aborda su propia sensibilidad ante el mundo, con algunas manías que parecen neurosis posmodernas burguesas o desde el mundo de los recuerdos que se nos presentan como imágenes. 

Se trata de un libro distinto también en el sentido de que hace uso de sencillas imágenes que de alguna manera son un punto de partida para el análisis que hace el protagonista, nunca completamente nítido, de cada uno de los relatos. Las imágenes, sobre todo en esta era que enaltece lo visual, son quizá uno de nuestros acompañantes más nostálgicos en cualquiera de los tiempos: para el presente, pasado o futuro. 

Con este libro palparás la posibilidad de que nuestras propias extrañezas encuentren un eco en la intimidad mental del otro y de paso conocer que el mundo interno puede ser, sin más historia de por medio, el mejor protagonista. 

Para conseguir Óptica sanguínea o mayor información, da clic aquí

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd