*

X
Las computadoras de Google parecerían haber tomado LSD: usando software de reconocimiento visual han aprendido a "soñar", y sus visiones son altamente psicodélicas

this-is-what-happens-when-machines-dream-7

 

Esta semana Google dio a conocer las imágenes que han estado generando sus Redes Neurales Artificiales utilizando un software de reconocimiento de imagen. La naturaleza altamente psicodélica, por momentos perturbadora, por momentos celestial, de estos loops visuales ha provocado la fascinación de la Web (ese cerebro global conformado por máquinas y humanos). El símil con la novela de Philip K. Dick que fue llevada al cine como Blade Runner por Ridley Scott, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, no se hizo esperar. ¿Son estos los sueños electrónicos de las máquinas en los momentos antes de despertar a la inteligencia? Al menos una de estas imágenes contiene ovejas eléctricas arremolinadas en el cielo como fractales bovinos.

Las imágenes que "sueñan" las máquinas de Google, cuya misión recientemente parece ser desarrollar la inteligencia artificial y construir un ejército de robots, son resultado de su aprendizaje en reconocimiento de imagen. En este caso el software fue programado para generar sus propias imágenes con base en la información almacenada a través de millones de imágenes etiquetadas con el nombre de animales o cosas como "gato", "silla", "vaca". El software de Google ya ha aprendido a reconocer estas imágenes sin etiquetas y, de hecho, la función puede usarse en su servicio Google Image. En el nuevo experimento se permitió que las computadoras hicieran "libre asociación" (como si hubieran ido a psicoanálisis jungiano) y luego se ordenó que las asociaciones fueran reforzadas a través de bucles de retroalimentación (feedback loops).

Las imágenes generadas en instancias de bajo nivel de retroalimentación solo crean el efecto de una pintura, por ejemplo este elegante llano africano:

ibis

Pero cuando se sigue este proceso de iteración lo suficiente se llegan a generar imágenes como estas, que son ya suntuosos sueños psicodélicos, en los que los loops parecen rivalizar con la imaginación surrealista y uno podría pensar que los programadores de Google han dosificado a sus máquinas con un poco de LSD o incluso DMT: 

this-is-what-happens-when-machines-dream-6a

En el blog de desarrollo de Google explican:

Uno de los desafíos de las redes neurales es entender qué es exactamente lo que sucede en cada capa. Sabemos que después del entrenamiento, cada capa progresivamente extrae niveles cada vez más altos de los rasgos destacados de la imagen, hasta que en la capa final esencialmente toma una decisión de qué imagen muestra. Por ejemplo, la primera imagen puede buscar contornos o esquinas. Capas intermedias interpretan los rasgos básicos para encontrar formas generales y componentes, como una hoja o una puerta. Las últimas capas ensamblan las anteriores en una interpretación completa --estas neuronas se activan en respuesta a cosas muy complejas, como edificios completos o árboles. 

google12-neural-net-dream

La red neural sueña con una red neural, y así hasta el infinito... o despertar

 

google-hurqaly-fotos-fb

¿El Shambhala de la inteligencia cibernética?

google1 google2

 

Twitter del autor: @alepholo

También en Pijama Surf: Electric Sheep, el sueño colectivo de las computadoras

 

Te podría interesar:

El Gran Colisionador de Hadrones descubre nueva partícula: el pentaquark

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/21/2015

Físicos del CERN descubren con el LHC una elusiva partícula subatómica que había sido teorizada hace más de 50 años
[caption id="attachment_97573" align="aligncenter" width="640"]CERN Representación del pentaquark (IMAGEN: CERN)[/caption]

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de los laboratorios de Suiza del CERN ha vuelto a encenderse y acaba de hacer su primer descubrimiento importante en esta etapa post "partícula de Dios". Científicos del CERN confirmaron el descubrimiento de una partícula subatómica cuya existencia se había teorizado hace más de 50 años, el pentaquark.

La existencia de esta partícula se viene investigando desde que en 1964 los físicos Murray Gell-Mann y George Zweig propusieron la existencia de los quarks para explicar los bariones y los mesones. La nueva partícula estaba compuesta por cuatro quarks y un antiquark. El nombre "quark" proviene del uso de esta palabra en Finnegans Wake de James Joyce, y dentro de su imaginativa especulación lingüística se conocen seis diferentes sabores (que denotan masa, espín y carga) de quarks: arriba, abajo, encanto, extraño, cima y fondo. Los quarks encanto, extraño, cima y fondo existieron pero fueron destruidos en las primeras fracciones de segundo del universo; sin embargo, los científicos los han recreado en el laboratorio. El pentaquark es una nueva asociación de quarks --que se suma a los bariones y a los mesones-- compuesta por cinco de estos quarks.

El hallazgo de esta partícula se consiguió luego de que los investigadores estudiaron la forma en que una partícula subatómica llamada Lambda-b se descomponía --o transformaba-- en otras tres partículas dentro del LHCb.

"Hay muchas historias en relación a los pentaquarks, por eso nos comportamos con mucha cautela antes de presentar este estudio", dijo Patrick Koppenburg, de la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN). "Estamos transformando este problema unidimensional a uno de cinco dimensiones... y podemos describir todo lo que pasa en la descomposición", explica Koppenburg, quien detectó el surgimiento de la primera señal en 2012. "No puede ser que lo que vemos se deba a algo que no sea la adición de una nueva partícula que no se había observado antes".

Los investigadores creen que el pentaquark permitirá entender mejor la conformación de la materia, los protones y neutrones de los cuales están hechas todas las cosas.

En estas situaciones en las que la naturaleza parece confirmar lo que en un principio solo fue una teoría matemática, parece razonable preguntarse si la realidad no está construida bajo una serie de arquetipos matemáticos que el hombre descubre pero que yacen suspendidos en una especie de eternidad similar al mundo de las formas platónicas. O, también recordar, como considerara el físico Werner Heisenberg, que: "lo que observamos no es la naturaleza en sí misma, sino la naturaleza expuesta a nuestro método de cuestionamiento".

 

[BBC]