*

X

Las redes sociales dan voz a legiones de idiotas: Umberto Eco

Arte

Por: pijamasurf - 06/16/2015

¿Las redes sociales disminuyen el nivel intelectual de las discusiones y conversaciones, o esta es una impresión apocalíptica y neoludita?

umberto-eco

Desde hace algunos años se ha venido debatiendo si Internet y la tecnología de la información nos hacen más inteligentes o si están disminuyendo nuestra capacidad cognitiva, acaso sin que nos demos cuenta, por estar inmersos en su opaca burbuja de hiperconexión. Existen ciertamente puntos encontrados, de difícil resolución. Un estudio bastante democrático muestra que las personas inteligentes se vuelven más inteligentes y las personas de baja inteligencia se vuelven más tontas, incapaces de allanar su camino en la salvaje selva de la data; de cualquier forma esa inteligencia parece estar sobrevalorada, como muestra otro estudio que sugiere que Internet, que coloca al alcance de cualquiera innumerables datos, hace que pensemos que somos más inteligentes de lo que en realidad somos (hay una clara diferencia entre el acceso a la información y la sabiduría).

Recientemente, el novelista y semiólogo italiano Umberto Eco ha generado polémica por nuevas declaraciones en las que considera que el nivel de discusión intelectual que discurre en las redes sociales es sumamente pobre. Dice Eco:

Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los necios.

Estas declaraciones recogidas por el diario italiano La Stampa han circulado por todo el mundo hiriendo, al parecer, las sensibilidades de los ciudadanos de Facebook o de Twitter. Antes Eco había dicho, en el mismo tenor: "La televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior. El drama de Internet es que ha promovido al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad". La controversia gira en torno a que algunas personas ven en las declaraciones de Eco peligrosos rasgos de elitismo intelectual. Más allá de que pueda rozar términos políticamente incorrectos, es indudable que la información que predominantemente circula  en las redes sociales no es de muy alto nivel y que al eliminarse los filtros y la edición por parte de personas con credenciales para dar sentido y organizar esta información, las personas suelen consumir información "basura" o falsa, creyendo que es verdadera, actual o relevante. Uno de los riesgos de la explosión de la tecnología de la información es la sobreinformación o la desinformación, a la par también de la saturación y la sobreestimulación que suele producir un déficit de atención y una incapacidad de concentración y de conciencia reflexiva. Ya se decía esto hace años, con el declive de la prensa escrita: teníamos más fuentes e información más veloz, pero menos profundidad. Estos son los signos de nuestro tiempo. Ahora bien, también es indudable que una persona en redes sociales orientada a seguir sitios y expertos de alto nivel intelectual, y que además sea consciente de las particularidades del formato, puede conseguir fácilmente lo contrario. Unas por otras.

Eco parece coincidir con esto, pues en una entrevista previa había dicho: "Internet es lo contrario: a los ricos que lo saben usar, les va bien; los pobres, que no lo saben usar, no tienen capacidad para distinguir”. Matizando quizás que la habilidad para navegar Internet no está necesariamente delimitada por el nivel económico --aunque podría haber alguna correlación entre el tipo de información que se consume, la idea es similar: hace énfasis en la importancia de una capacidad de discernimiento para procesar la información y no verse avasallado por la maquinaria de infotainment que hace que Internet se convierta solamente en una forma glorificada de pasar (perder) el tiempo. Habría que precisar también que Internet no es algo que en sí nos hace bien o mal, inteligentes o tontos, sino solo y según como lo usemos. Su naturaleza como medio está embebida de una arquitectura particular, una serie de características que tienen determinados efectos fisiológicos y neurológicos, si bien estos pueden ser relativamente modificados o mitigados. No hay que olvidar la siempre vigente frase de McLuhan: el medio es el mensaje. 

Te podría interesar:

"Cadena Áurea": nuevo podcast de filosofía neoplatónica, hermetismo, magia y alquimia

Arte

Por: pijamasurf - 06/16/2015

Una introducción a la selecta tradición de filosofía perenne, desde Pitágoras a Ficino o desde Hermes a Paracelso; con "Cadena Áurea" nos internamos en el fascinante mundo del neoplatonismo, el hermetismo, la magia y la alquimia

 cadena aurea1

Cadena Áurea es una aventura sonora que busca recuperar una esencia común a diferentes tradiciones de la filosofía antigua y compartir con el público una forma de entender la vida filosófica. Esto es, una filosofía que no solo produce discursos lógicos, retórica y enunciados lingüísticamente deslumbrantes, sino que necesariamente busca la transformación del individuo y se concibe como una forma de vida o un arte, en el mismo sentido que la alquimia se entiende como un ars magna. Partiendo de la capacidad de asombro en el origen de la filosofía y recobrando el principio del diálogo como medio de descubrimiento, con esta serie de podcasts llamamos a la audiencia a acompañarnos en este viaje filosófico persiguiendo la estela dorada de la tradición platónica, cuyo sublime objetivo era crecer de nuevo las alas del alma. Sin pretender el más alto vuelo noético, nos damos por bien servidos con regresar el alma (la gran exiliada) a la mesa de discusión.

Para emprender este trayecto nos alegra contar con la participación del doctor Ernesto Priani, una de las voces más calificadas en el mundo hispanoparlante en lo que concierne a la filosofía neoplatónica, el hermetismo, la magia renacentista y en general al quehacer filosófico. La producción sonora corre a cargo de Ignacio Bazán y la idea editorial es de Alejandro Martínez Gallardo, coeditor de Pijama Surf. Teniendo a Ernesto Priani como psicopompo en estas conversaciones podremos abrir brecha, entender y disfrutar de los misterios herméticos de la filosofía y traducir el conocimiento de la antigüedad de forma que nos pueda ser útil y nos permita dar profundidad y llenar de significado nuestras vidas, comúnmente embebidas en una modernidad altamente materialista y mecanicista.

Cadena Áurea es una referencia a una línea de conocimiento inmarcesible, una expresión del glutinum mundi, el vínculo secreto en la arquitectura del mundo: psique y cosmos unidos por un rutilante cable. Consideramos a la cadena áurea como parte de ese Colegio Invisible o esa Prisca theologia que Marsilio Ficino vio concatenarse en Zoroastro, Orfeo, Aglaofemo, Pitágoras, Hermes, Platón. Creemos que filósofos como Sócrates, Plotino, Porfirio, Jámblico, Proclo, el Emperador Juliano, Dionisio, Bruno, Paracelso, Basilius Valentinus, Jacob Böhme y por supuesto, el mismo Ficino (siempre fino), entre otros, pertenecen a este cordón dorado, que de alguna manera une al hombre con el Sol y la Inteligencia, que para esta línea de filósofos es una propiedad esencial del universo: un animal de luz y conciencia.

Thomas Taylor, el gran traductor platónico conocido como "el Ficino inglés" y cuyas traducciones inspiraron a poetas como Byron, Shelley o Emerson, habla de "una cadena áurea de filósofos" que "felizmente penetraron y luminosamente explicaron para otros las profundidades de la filosofía de Platón". Entre ellos, Proclo, quien en su comentario al Timeo señala: "Este es el vínculo que, como dicen los teólogos, se extiende a todas las cosas, que están conectadas por una cadena áurea". A lo que Taylor agrega: "Se puede decir que esta cadena áurea es la serie de unidades procedentes del Uno, o el principio inefable de las cosas y que se extiende a la materia misma. De esta cadena, la luz que procede inmediatamente del Sol es una imagen".

Esta cadena áurea, al final de cuentas, es la cadena mencionada por Homero (seire chruseie) en La Ilíada, la cual Zeus extiende entre el Cielo y la Tierra, y simboliza la conexión vertical entre los principios creativos inteligibles del cosmos y los hombres que los aprehenden, especialmente los filósofos, que en cierta forma intentan sujetarse a esa cadena (que es también la eterna escalera de Jacob) para ascender por las esferas del conocimiento.

En el episodio introductorio, El llamado de los filósofos, hablamos sobre los inicios en la filosofía del doctor Priani, una filosofía para transformarse, Zaratustra y Nietzsche; Raimundo Lulio, la filosofía mística y la máquina del pensamiento; Giordano Bruno y la magia del Renacimiento; Ficino, la tradición platónica y el amor mágico; absorber la energía del cielo; la consonancia entre el hombre y el cosmos. 

 

Cadena Áurea Microdosis 1: Pico della Mirandola, Marsilio Ficino y la oscuridad del Sol - Conversamos sobre libros y filósofos renacentistas. Las 900 tesis de Pico della Mirandola, el Libro sobre el Sol y sobre el lumen de Ficino; las cualidades espirituales de la luz, el Sol como imagen de dios, la luz detrás de la luz y la tiniebla mística de Dionisio: "Ver directamente a dios significa ver la oscuridad". 

 

 

Cadena Áurea Microdosis 3: La filosofía como un arte de vivir y un ejercicio espiritual - Microdosis filosófica sobre el poder de la filosofía de transformar y aumentar la conciencia de los individuos. Comentario de Ernesto Priani sobre una frase de Pierre Hadot.

 

 

Cadena Áurea Microdosis 3: Sócrates y la filosofía como entrenamiento para la muerte - La elección de Sócrates y la filosofía como meditación sobre la muerte; hacia una filosofía basada en el alma. Comentario de Alejandro Martínez Gallardo sobre una frase de Pierre Hadot.

 

Cadena Áurea de Filosofía en Facebook

En Soundcloud

Twitter de Ernesto Priani: @epriani

Twitter de Alejandro Martínez Gallardo: @alepholo