*

X

La transición hacia la inteligencia postbiológica

Por: pijamasurf - 06/20/2015

Es posible que el cuerpo humano no sea el mejor ni el último vehículo de la inteligencia: máquinas inmortales hiperinteligentes podrían detonar la siguiente etapa de la evolución mental

artificial-intelligence

Actualmente la inteligencia humana está ligada y acaso limitada a su función corporal, pero esto podría cambiar en el futuro. El físico teórico Paul Davies sugiere en su libro The Eerie Silence que el futuro de la inteligencia es postbiológico. Esto significa, a grandes rasgos, la inteligencia artificial, máquinas que puedan albergar conciencias (post)humanas o máquinas que puedan evolucionar por sí mismas, autoactualizándose.

En vez de buscar seres humanoides o animales extraterrestres, Davies cree que sería más probable encontrar extraterrestres explorando el espacio que hayan transferido su conciencia a algún tipo de máquina inteligente.

“Creo que es muy probable –de hecho inevitable— que la inteligencia biológica sea solo un fenómeno transitorio, una fase fugaz en la evolución del universo. Si algún día encontramos seres extraterrestres inteligentes, creo que es muy probable que sean de naturaleza postbiológica”, dice Davies

El parteaguas de crear una máquina inteligente detonaría una era de aceleración exponencial hacia la superinteligencia. Esto es lo que creen muchos científicos, siguiendo el modelo de la aceleración tecnológica. A esto se le añade la posibilidad de que una máquina no sienta los estragos del envejecimiento y prácticamente pueda ser inmortal –y continuar aprendiendo indefinidamente. 

El inicio de esta revolución podría precipitarse a través de la exploración espacial. Si queremos conocer otros planetas físicamente es muy probable que sea necesario que lo hagamos como ciborgs, de otra forma las grandes distancias y las condiciones adversas de otros mundos para nuestra biología serán difíciles de sortear. Este es el argumento del clásico “Cyborgs and Space” de Manfred Clynes y Nathan Kline, quienes en 1960 enunciaron los cimientos del transhumanismo sideral: 

Alterar las funciones corporales para adaptarse a los requerimientos de los ambientes extraterrestres sería mucho más lógico que proveer para el hombre un ambiente terrestre en el espacio. Es más fácil que el pez evolucione y aprenda a moverse fuera del agua, a que se lleve agua a donde quiera que vaya.

Evidentemente la fusión del hombre y la máquina, tan anticipada y temida, levanta numerosas cuestiones éticas, especialmente en un mundo donde el acceso a esta supertecnología podría no ser un proceso muy democrático y equitativo. Pululan en el tintero imágenes apocalípticas de robots supremos que controlan al hombre. Todo esto es especulativo. Pero quizás no sea del todo antinatural que la biología trascienda la biología y se convierta en algo más, algo que no necesariamente tenga que ser una máquina o aquello que imaginamos como tal.

 

¿Un relato sin historia? El inusual libro "Óptica sanguínea"

Por: Ana Paula de la Torre - 06/20/2015

Uno curioso libro que trasciende la noción de que una historia debiera tener muchos sucesos como marco

featured_optica600_355Nosotros los lectores estamos acostumbrados a encontrarnos con una historia que nos revele de algún modo el punto de vista del autor. Es a través de los personajes y de sus actos que finalmente conocemos un poco de él. 

La mexicana Daniela Bojórquez Vértiz da un inusual giro a la manera en que leemos pues nos muestra su mundo interior como tema, y una historia externa que apenas tiene importancia y alcanza a vislumbrarse.

El libro Óptica sanguínea, publicado por la editorial mexicana Tumbona, te acerca un material que revela la libertad de narración y también el hecho de que el protagonista de una historia puede simplemente ser una voz como en off que nos narra su percepción de una manera tal que sentimos familiar, incluso aunque apenas la entendamos en su embrollo. 

Este libro, compuesto por 10 ficciones, nos lleva a recorrer el mundo de la percepción; no hacen falta los grandes sucesos, pues la misma mente puede recrearlos desde los acontecimientos más cotidianos. Así, estos relatos nos llevan por un camino muy visual de la manera en que una persona aborda su propia sensibilidad ante el mundo, con algunas manías que parecen neurosis posmodernas burguesas o desde el mundo de los recuerdos que se nos presentan como imágenes. 

Se trata de un libro distinto también en el sentido de que hace uso de sencillas imágenes que de alguna manera son un punto de partida para el análisis que hace el protagonista, nunca completamente nítido, de cada uno de los relatos. Las imágenes, sobre todo en esta era que enaltece lo visual, son quizá uno de nuestros acompañantes más nostálgicos en cualquiera de los tiempos: para el presente, pasado o futuro. 

Con este libro palparás la posibilidad de que nuestras propias extrañezas encuentren un eco en la intimidad mental del otro y de paso conocer que el mundo interno puede ser, sin más historia de por medio, el mejor protagonista. 

Para conseguir Óptica sanguínea o mayor información, da clic aquí

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd