*

X

La moda de usar jeans entallados puede afectar seriamente tu salud

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2015

La moda de usar pantalones muy ajustados podría tener consecuencias para la salud, y este es un caso extremo de ello
Eliza Doolittle - Skinny Jeans-12

Eliza Doolittle

En los últimos años, los jeans entallados se consolidaron como una de las prendas de mayor uso cotidiano, tanto en mujeres como en hombres jóvenes, esto a pesar de las recomendaciones que se han hecho para reducir e incluso impedir su uso por causas de salud, pues mantener al cuerpo bajo semejante presión afecta funciones vitales como la circulación sanguínea o la producción de esperma, por ejemplo.

Para los escépticos, hace unos días se dio a conocer el caso de una mujer australiana de 35 años que perdió la sensibilidad de sus piernas luego de pasar varias horas en cuclillas mientras vestía jeans entallados, una combinación fatal para su sistema nervioso.

De acuerdo con el examen de esta situación (publicado en la revista Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry), la mujer trabajaba vaciando gavetas de una cocina, labor que la mantuvo casi sentada y con las piernas flexionadas durante casi 4 horas. Sin embargo, cuando terminó y emprendió el regreso a casa, poco a poco fue perdiendo la fuerza en sus piernas y pies, al grado de que cayó mientras cruzaba un parque cercano a su hogar. La mujer tuvo entonces que gatear y arrastrarse hasta la calle más cercana para subir a un taxi que la llevara al hospital más cercano. Una vez ahí, los doctores no pudieron remover sus pantalones más que cortándolos, lo cual muestra qué tan ajustados los usaba.

Thomas Kimber, neurólogo en el Royal Adelaide Hospital e investigador en la Universidad de Adelaida, explicó que si ya la posición en cuclillas mantiene presionados los nervios cerca de la rodilla y, por otro lado, afecta la circulación de sangre hacia los músculos de la pantorrilla, los jeans entallados agudizaron estos efectos hasta provocar una neuropatía local conforme sus piernas se hincharon.

De acuerdo con Kimber, si la ropa de la mujer hubiera sino menos ajustada, los músculos de la pantorrilla se hubieran hinchado hacia afuera en vez de hacia adentro, con lo cual se hubiera evitado ejercer presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos de dicha zona.

Después de todo, los médicos consiguieron que la mujer recuperara la sensibilidad de sus piernas, luego de 4 días de tratamiento y observación en el hospital.

Te podría interesar:

¿Por qué a las ballenas y a los elefantes no les da tanto cáncer como a los seres humanos?

Salud

Por: pijamasurf - 06/28/2015

Es interesante eflexionar sobre por qué las ballenas, que tienen mucho más células y por lo tanto más posibilidades de desarrollar tumores, no tienen proporcionalmente tanto índice de cáncer

Sanc0602

Cifras en Estados Unidos muestran que una persona de ese país tiene 40% de posibilidades de sufrir algún tipo de cáncer en su vida. Este panorama es ciertamente depresivo, y pese a todos los avances científicos parece ir en aumento --más allá de que estos crecimientos anormales de la células puedan ser controlados, la prospección de vivir la experiencia en sí misma es poco alentadora.

Algunas teorías sugieren, bajo una lógica de sentido común, que organismos con una mayor cantidad de células, más duración de vida y ritmos metabólicos más altos deberían de contraer más fácilmente esta enfermedad. Sin embargo, esto no parece sostenerse en diferentes especies que cumplen con estas características.

Los humanos exhiben un riesgo mucho mayor de contraer cáncer en relación con su número de células que otros mamíferos más grandes, por ejemplo, los elefantes y las ballenas. Las ballenas tiene aproximadamente mil veces más células que nosotros y llegan a vivir, en algunos casos, hasta más de 200 años. Sin embargo, según lo que sabemos, estos cetáceos no muestran una incidencia de cáncer como la que podríamos esperar por su tamaño y longevidad. A esto se le conoce como la paradoja de Peto, nombrada por un epidemiólogo británico que notó por primera vez esta contradicción.

Carlo C. Maley, de la Universidad de Arizona, cree que la diferencia podría estribar en la evolución de ciertos genes comunes a todos los mamíferos, llamados "antioncógenos", los cuales están encargados de suprimir otros genes cancerígenos, mismos que se habrían desarrollado más en las ballenas y otros animales. Aunque las ballenas no tienen más copias de estos genes, Maley cree que podrían haber optimizado su uso. 

Otra posibilidad gira alrededor de la posibilidad de una selección de genes como el ubiquitin, que funciona como un recolector de basura y recicla proteínas. Este gen ha sido vinculado con la longevidad y según Maley, ha evolucionado de forma paralela tanto en ballenas como elefantes. Sabemos que los elefantes y las ballenas atacan el cáncer de forma distinta; los elefantes, por ejemplo, tienen más copias de un gen supresor llamador p53. Esto sugiere que la biología provee diferentes posibilidades para lidiar con el cáncer. 

Ahora bien, quizás la respuesta más sencilla para entender por qué contraemos tanto cáncer los seres humanos, más allá de la explicación genético-evolucionista, pueda tener que ver con algo que obedece al sentido común. Las ballenas y los elefantes no tienen los mismos problemas de medio ambiente que los seres humanos, específicamente ambientes psicológicos y emocionales, con su respectivo estrés. Esto es, factores epigenéticos que podrían afectar nuestros mecanismos de defensa en contra de potenciales tumores. El estrés de origen emocional podría saturar las respuestas inmunes y afectar nuestra capacidad de respuesta. Sabemos que el estrés contribuye a la progresión del cáncer; en el caso de su iniciación o incremento de riesgo existen algunos estudios que lo sugieren y otros que dudan de esto. Sin embargo, la ciencia cada vez reconoce más la importancia de factores epigenéticos, y el cáncer probablemente no sea la excepción.