*

X
La dificultad probabilística que el universo logra sortear para existir, ¿puede considerarse una prueba de una inteligencia conductora, o es simplemente una coincidencia fácil de explicar desde la física de los muchos mundos?

ghelix

Nuestro modelo de la vida en el universo está basado en el carbono. Sin embargo, este elemento no parece haberse formado en el Big Bang, el cual puede verse como una explosión de un mar atómico de hidrógeno y helio. Elementos más pesados, como los que tenemos actualmente, y sobre los cuales se basa la vida, no pudieron haberse formado en el origen del universo debido a las condiciones iniciales y a la composición de estos elementos ligeros.

En los instantes posteriores al Big Bang existe tal densidad y calor que cualquier dos núcleos pueden hacer colisión. Sin embargo, un átomo de carbón tiene una masa de 12, así que para hacer un átomo de carbón a partir de un mar de hidrógeno, de masa 1, y helio, de masa 4, se necesitaría que tres átomos de helio hicieran colisión en el mismo momento, ya que no existe un átomo estable con una masa de 8. El berilio 8 es sumamente inestable, existe solo 10^-17, lo que hace que esto sea implausible.

El físico Fred Hoyle, autor de la teoría de la nucleosíntesis estelar, notando esto, entendió que el carbono que existe debió de haberse producido en las estrellas a partir solamente de helio e hidrógeno. Uno pensaría que debido a la alta inestabilidad del berilio el universo debió de haber terminado con las estrellas extinguiéndose al dispersar su energía en interminables átomos de berilio desintegrándose. Pero esto no es así, por lo que Hoyle consideró que debía de ser posible que antes de que el berilio se desintegrara pudiera atrapar un núcleo de helio para llegar al carbono -12. Hoyle hizo el cálculo de la energía que se necesitaría para que esto fuera posible. Más tarde un colega suyo encontró la energía exacta para que se produjera esta colisión que Hoyle había llamado proceso triple alfa o resonancia del carbón y la cual calculó en 7.6 MeV. Por esto William Fowler ganó el premio Nobel, y de alguna manera explicó la síntesis original de lo que evolutivamente sería más tarde la vida que conocemos. La predicción de Hoyle puede verse como una predicción antrópica que pudo ser comprobada. El físico Steven Weinberg describe cómo ocurre este proceso:

Dos núcleos de helio se combinan para formar un núcleo inestable de berilio 8, el cual antes de desintegrarse, ocasionalmente, atrapa otro núcleo de helio, el cual forma un núcleo de carbón radioactivo que decae al estado normal de carbón. El estado de  energía del núcleo de berilio 8 y el núcleo de helio quieto es 7.4 MeV más que el núcleo de carbón en su estado normal, así que si la energía del carbón en su estado radioactivo fuera más que 7.7 MeV solo podría haberse formado en una colisión entre el núcleo de helio y berilio 8 si su energía cinética fuera de menos de 0.4 MeV, una energía extremadamente improbable a las temperaturas estelares.

panspermiaAlgunas personas utilizan esto como argumento de un principio antrópico o la idea de que el universo está especialmente equipado para la formación de la vida, cual parecería una señal de un diseñador. Sin embargo, Weinberg considera que si vivimos en un multiverso, el nuestro es simplemente un universo más entre un infinito de posibilidades, por lo que no se necesita recurrir a un diseñador, se puede entender como un proceso aleatorio: entre una vasta cantidad de universos, algunos deben de tener las condiciones necesarias para la formación de vida. De cualquier forma, coincidencia o no, es maravilloso el nivel de detalle sobre el que la vida del universo se sostiene, con una increíble precisión matemática. No es, en este sentido nada extraño, que tantos de los grandes físicos hayan visto en el cosmos una prueba de la mente de Dios operando (Kepler, Newton, Copérnico, por ejemplo). Quizás podemos sumar Hoyle a esta lista; el físico británico que acuñó despectivamente el término Big Bang creía que la vida fue sembrada por una inteligencia extraterrestre:

La vida en la Tierra se deriva de lo que parece ser un sistema viviente ubicuo en la galaxia. La vida terrestre tiene sus orígenes en el gas y las nubes de polvo del espacio, que más tarde se incorporaron y amplificaron dentro de cometas. La vida se derivó de fuentes exteriores a la Tierra y sigue haciéndolo. 

En realidad Hoyle veía esta inteligencia como una forma consciente de otro universo que entró al nuestro desde el principio para alterar las condiciones y propiciar la vida. Esto hizo que al final de su carrera científica fuera ostracizado en la academia. Su visión no es tan distinta de la idea de la panspermia dirigida de Francis Crick y, aunque para los científicos actuales merece el ridículo y el escarnio, quizás no debamos desestimar esta teoría que resuena con las fibras más profundas de la imaginación humana, como podemos ver en películas como 2001: Odisea en el espacio.

 

Twitter del autor: @alepholo

 

 

6 métodos para mantener tu comunicación digital privada

Por: pijamasurf - 06/19/2015

Aunque la privacidad en Internet parece cada día más una utopía, aún existen formas de hacerla valer

tumblr_nhrzf4Xv5q1sp8304o1_1280

Desde hace tiempo la privacidad se convirtió en un lujo, tal vez incluso en un espejismo. Mientras celebrábamos la "hiperconectividad", la inmediatez y nos apresurábamos primero a mandar correos electrónicos y luego a likear fotos bobas y actualizaciones de dudosa procedencia, nadie nos avisó que a cambio de este carnaval de conectividad tendríamos que ceder, quizá para siempre, nuestra privacidad; nadie nos advirtió que seríamos permanentemente vigilados o que nuestros actos digitales serían algorítmicamente procesados al punto de poder casi predecir nuestras acciones futuras. 

En fin, con el tiempo llegó la resaca y cuando comenzamos a entender el precio de nuestros beneficios digitales ya era relativamente tarde. Hoy todos los que utilizamos Internet, smartphones y otros medios de comunicación hemos generado ya una cantidad suficiente de data como para que aquellos que tienen acceso a ella sepan más de nosotros de lo que nos gustaría: 

Como dice Julia Angwin, en su artículo para Alternet:

En la era post-Snowden hemos aprendido que prácticamente toda forma de comunicación, desde correos electrónicos, llamadas telefónicas o mensajes de texto pueden dejar un rastro digital que puede ser, y muy probablemente será, analizado por compiladores comerciales de data y gobiernos. 

A pesar de que el escenario de la privacidad es poco esperanzador, parece que aún tenemos algunos recursos disponibles para intentar mantener nuestra comunicación en privado. De hecho, Angwin comparte seis métodos para lograrlo, los cuales originalmente se han promovido entre periodistas que en el proceso de cumplir sus labores corren riesgos importantes. Sin embargo, estos mismos recursos pueden ser aprovechados por cualquiera de nosotros ya sea para sostener una conversación íntima, para proteger algún tipo de comunicación laboral o, simplemente, para evitar que terceros se metan en lo que no les incumbe.

internet-privacy

A continuación las recomendaciones, algunas de las cuales son relativamente complejas, mientras que otras apelan al sentido común. Y aunque pueda parecer un poco neurótico estar pensando en cómo proteger nuestra privacidad en lugar de estar disfrutando nuestro feed en Instagram, entre más gente esté dispuesta a defenderla es más probable que algún día volvamos a disfrutar de ella.

Ah, por cierto: antes de comenzar con los seis métodos que sugiere Angwin solo es importante definir si lo que quieres es proteger la identidad de los interlocutores (metadata), de lo que se está hablando (contenido) o ambos.

Para el primero de los casos, la protección de identidad, existen tres opciones:

Ruido: confunde la metadata añadiendo conexiones o contenidos falsos a tu comunicación. Para esto puedes optar por la sofisticada secrecía que ofrecen lenguajes como Tor (que permite navegar la red generando ubicaciones falsas para que el sitio que visitas no logre detectar tu ubicación real) o por métodos más artesanales (por ejemplo, si vas a llamar a una persona a su oficina, entonces puedes llamar a muchas extensiones dentro del mismo edificio para no dejar un registro único). 

Encubre: utiliza identidades alternativas y crea nuevas cuentas utilizándolas. En el caso del correo o de mensajería instantánea, utiliza Tor al momento de abrirlas, mientras que si tu comunicación es telefónica puedes adquirir  distintas tarjetas SIM, siempre pagando en efectivo y en lugares ajenos a tu rutina diaria.   

Evade: evita coleccionar metadata. En la medida de lo posible procura reuniones en persona, con teléfonos apagados y evita los dispositivos digitales. 

En caso de que la intención sea proteger el mensaje por sobre los interlocutores, entonces Angwin tiene otras tres sugerencias:

Ocultar: básicamente consiste en ocultar el contenido al depositarlo en un compartimiento secreto, ya sea digital o físicamente. Lo anterior puede implicar desde guardar un USB en un lugar seguro hasta utilizar programas para encintar y esconder data sensible dentro de tu computadora (utilizando, por ejemplo TrueCrypt).  

Encriptar: se refiere a hacer tu contenido ilegible utilizando técnicas criptográficas. Para esto existen múltiples servicios; aquí una lista. En el caso de llamadas telefónicas o comunicación vía móviles, puedes usar apps como Signal.

Enmascarar: consiste en hacer pasar contenido sensible o delicado como si fuera algo inocuo o rutinario. Esto se logra mediante señales o códigos preconvenidos que en apariencia significan algo, pero en realidad incluyen información adicional (una técnica utilizada desde hace siglos).