*

X

La democracia como bestiario: genial poema explica la rapacidad y el engaño de las elecciones

Por: pijamasurf - 06/09/2015

En la fauna democrática mexicana: "Aunque parézcales a ustedes bobo,/ las ovejas votaron por el lobo;/ como son unos buenos corazones,/ por el gato votaron los ratones"

wolf-sheeps-clothing

En países como México la democracia tiene un especial folclor ligado a una fauna particular, como los mapaches y los topos electorales o los famosos "dinosaurios" del PRI, entre otros animales reales y fantásticos que realizan el peculiar arte de la alquimia electoral. En teoría o en espíritu, la democracia parece ser una excelente forma de gobierno; el problema es que, siguiendo con las metáforas animales, solemos obtener "gato por liebre" y en realidad la democracia no es real, o sea, es un aluche o un chupacabras.  

Este popular poema atribuido a Guillermo Aguirre y Fierro, que supuestamente fue publicado en El Cronista del Valle de Brownsville, Texas, el 26 de mayo de 1926, nos lleva al tuétano del circo que llamamos elección Sus palabras parecen ser, tristemente, inmortales. Cualquier ciudadano de una "democracia" puede identificarse fácilmente con el contenido de este poema que muestra la confusión y contradicción que opera entre los votantes ante la chapucería, el ilusionismo y la faramalla de los políticos que son como los depredadores que engañan a sus presas.

Como siempre México mantiene el humor como catarsis, y es que, si algo tienen los mexicanos, es que saben reírse de sus desgracias. ¿Es bueno o malo eso? ¡Sólo el Diablo sabe!

 

"La Elección"

El león falleció ¡triste desgracia!

Y van, con la más pura democracia,

a nombrar nuevo rey los animales.

Las propagandas hubo electorales,

prometieron la mar los oradores,

y aquí tenéis algunos electores:

 

Aunque parézcales a ustedes bobo,

las ovejas votaron por el lobo;

como son unos buenos corazones,

por el gato votaron los ratones;

a pesar de su fama de ladinas,

por la zorra votaron las gallinas.

 

La paloma inocente,

inocente votó por la serpiente;

las moscas, nada hurañas,

querían que reinaran las arañas;

el sapo ansía, y la rana sueña

con el feliz reinar de la cigüeña.

 

Con un gusano topo

que a votar se encamina por el topo;

el topo no se queja,

mas da su voto por la comadreja;

los peces, que sucumben por su boca,

eligieron gustosos a la foca;

el caballo y el perro, no os asombre,

votaron por el hombre.

 

Y con dolor profundo

por no poder encaminarse al trote,

arrastrábase un asno moribundo

a dar su voto por el zopilote.

 

Caro lector que inconsecuencias notas,

dime: ¿No haces lo mismo cuando votas?

¿Por qué cientos de personas inhalarán "gas de la risa" afuera del Parlamento británico?

Por: pijamasurf - 06/09/2015

Hay una buena razón por la que la Sociedad Psicodélica ha decidido manifestarse

laughing-gas

En unos meses estará prohibido inhalar "gas de la risa" (óxido de nitrógeno) en el Reino Unido y  cualquier otra sustancia capaz de producir un efecto psicoactivo. El gobierno ha promulgado una ley para acabar con todos los "highs legales", sin discriminar, metiendo a todas las sustancias en la misma canasta --mientras en otros países legalizan la cannabis o despenalizan todo tipo de drogas.

La medida ha generado cierto descontento en los jóvenes que ven en esto una señal de autoritarismo y represión. La siempre creativa Psychedelic Society ha organizado, mientras es legal, una protesta masiva frente al Parlamente en la que cientos de jóvenes se divertirán, inofensivamente, inhalando el famoso "gas de la risa": una sustancia que tiene un efecto psicoactivo de menos de 1 minuto, entre una subida de energía y una sensación de desorientación. La protesta, como subtono, parece comunicar con ironía lo ridícula que es esta ley: bien vista genera risa, por un momento, aunque luego el efecto se desvanece.

La queja, como se explica en este artículo de The Independent, tiene que ver con que sustancias mucho más dañinas como el alcohol, el tabaco y el azúcar, se mantienen legales. Señala que la prohibición de toda sustancia psicoactiva atenta contra la más básica autonomía de ingerir sustancias o alterar los propios cuerpos. El movimiento cree que ello guarda relación con los derechos humanos y los derechos sexuales. "Nadie debe ser castigado por lo que se mete en el cuerpo, ya sea un porro o un pene", dice Ethan Nadelmann, director de la Drug Policy Alliance.

Es poco probable que esta manifestación pueda cambiar la ley, ya que existe preocupación por la creciente cantidad de muertes relacionadas con drogas legales que se adquieren, sobre todo, en tiendas en línea. Aunque nunca se sabe, tal vez la ola de risa se expanda y haga entrar en conciencia al conservador Tory. De cualquier forma habrá un poco de diversión y, quién sabe, tal vez algunas últimas experiencias místicas; recordemos que el ilustre psicólogo William James tuvo una experiencia de revelación cósmico-filosófica con el "gas de la risa", la cual describió extensamente.