*

X

La democracia como bestiario: genial poema explica la rapacidad y el engaño de las elecciones

Por: pijamasurf - 06/09/2015

En la fauna democrática mexicana: "Aunque parézcales a ustedes bobo,/ las ovejas votaron por el lobo;/ como son unos buenos corazones,/ por el gato votaron los ratones"

wolf-sheeps-clothing

En países como México la democracia tiene un especial folclor ligado a una fauna particular, como los mapaches y los topos electorales o los famosos "dinosaurios" del PRI, entre otros animales reales y fantásticos que realizan el peculiar arte de la alquimia electoral. En teoría o en espíritu, la democracia parece ser una excelente forma de gobierno; el problema es que, siguiendo con las metáforas animales, solemos obtener "gato por liebre" y en realidad la democracia no es real, o sea, es un aluche o un chupacabras.  

Este popular poema atribuido a Guillermo Aguirre y Fierro, que supuestamente fue publicado en El Cronista del Valle de Brownsville, Texas, el 26 de mayo de 1926, nos lleva al tuétano del circo que llamamos elección Sus palabras parecen ser, tristemente, inmortales. Cualquier ciudadano de una "democracia" puede identificarse fácilmente con el contenido de este poema que muestra la confusión y contradicción que opera entre los votantes ante la chapucería, el ilusionismo y la faramalla de los políticos que son como los depredadores que engañan a sus presas.

Como siempre México mantiene el humor como catarsis, y es que, si algo tienen los mexicanos, es que saben reírse de sus desgracias. ¿Es bueno o malo eso? ¡Sólo el Diablo sabe!

 

"La Elección"

El león falleció ¡triste desgracia!

Y van, con la más pura democracia,

a nombrar nuevo rey los animales.

Las propagandas hubo electorales,

prometieron la mar los oradores,

y aquí tenéis algunos electores:

 

Aunque parézcales a ustedes bobo,

las ovejas votaron por el lobo;

como son unos buenos corazones,

por el gato votaron los ratones;

a pesar de su fama de ladinas,

por la zorra votaron las gallinas.

 

La paloma inocente,

inocente votó por la serpiente;

las moscas, nada hurañas,

querían que reinaran las arañas;

el sapo ansía, y la rana sueña

con el feliz reinar de la cigüeña.

 

Con un gusano topo

que a votar se encamina por el topo;

el topo no se queja,

mas da su voto por la comadreja;

los peces, que sucumben por su boca,

eligieron gustosos a la foca;

el caballo y el perro, no os asombre,

votaron por el hombre.

 

Y con dolor profundo

por no poder encaminarse al trote,

arrastrábase un asno moribundo

a dar su voto por el zopilote.

 

Caro lector que inconsecuencias notas,

dime: ¿No haces lo mismo cuando votas?

Te podría interesar:

Síndrome del "ojo fantasma": pacientes sin un ojo que siguen viendo cosas con él

Por: pijamasurf - 06/09/2015

Este síndrome es sin duda el más interesante y perturbador de los fenómenos de miembro fantasma

369378_detail

Cada uno de nuestros cinco sentidos tiene su fantasma. Hay los que uno escucha, los que siente con el cuerpo, los que prueba en la lengua, los que se pueden oler o, desde luego, los que puede ver. Ahora: todos estos fantasmas, específicos de los sentidos, son reportados con mucha más frecuencia por personas que han perdido una parte del cuerpo, lo que los médicos llaman “miembro o dolor fantasma”.

El más común de estos es el fantasma por amputación, cuando el amputado sigue sintiendo la parte que falta y, por ejemplo, si le amputaron una mano, intenta recoger algo con esa mano antes de recordar que ya no la tiene. Pero parece haber uno aún más perverso y perturbador: el síndrome del "ojo fantasma”.

El síndrome del ojo fantasma ha sido estudiado en el pasado pero ahora la psicóloga Laura Hope-Stone, de la Universidad de Liverpool, retomó el caso y condujo el estudio más exhaustivo de este síntoma hasta ahora.

Los investigadores encuestaron a 239 pacientes que habían perdido un ojo. Los pacientes compartieron detalles acerca de su vida monocular, y aquí es donde entran los fantasmas:

 

  • -       Mujer de 82 años: “Una figura caminando a mi lado”.
  • -       Hombre de 78 años: “Imágenes de personas en movimiento. Desaparecen cuando volteo a la derecha”.
  • -       Hombre de 77 años: “Gente pasando y cosas y artículos que no están allí”.
  • -       Mujer de 77 años: “En la oscuridad puedo ver gente”.
  • -       Hombre de 52 años: “Como si nadara bajo el agua entre algas”.
  • -       Mujer de 70 años: “Una vez desperté para encontrar a una persona no identificada al lado de mi cama”.

 

La encuesta no es la mejor manera de saber cómo funciona el síndrome del ojo fantasma, pero sí nos da un atisbo de lo que sucede cuando un ojo deja de existir pero sigue mandando señales al cerebro porque en su lugar está el fantasma de la costumbre.

De todos los miembros fantasma el más siniestro es, sin duda, este. Extraños atravesando nuestro campo de visión. Imaginemos eso.