*

X

Este sí es deporte de hombres: calcio storico, la versión brutal del fútbol que se juega en Florencia (FOTOS)

Por: pijamasurf - 06/30/2015

Un deporte que de Grecia y Roma pasó a la Florencia del Renacimiento y de ahí a la época moderna; un vestigio de violencia y honor que celebra la llegada de la Noche de San Juan

En Italia, concretamente en Florencia, existe una singular versión del fútbol que se conoce como calcio fiorentino o calcio storico. El nombre, en este caso, es menos impresionante que la realidad: una batalla campal, ligeramente reglamentada, que Enrique III de Francia describió alguna vez como “demasiado pequeña para ser una guerra auténtica y demasiado cruel para ser un juego”.

El calcio fiorentino es un deporte que se originó en el Renacimiento ente aristócratas florentinos, al parecer como una especie de recuperación del “harpastum”, un juego de pelota de la Antigua Roma que a su vez se retomó de una práctica griega. En los tres casos la violencia era el sello y, por lo mismo, los jugadores estaban obligados a ser ágiles, rápidos y al mismo tiempo fuertes.

Después de esa época, el calcio storico resurgió en el siglo XVII, aunque con poca fortuna. Fue ya en la década de 1930 cuando una serie de partidos se repitieron con frecuencia anual y prácticamente sin interrupciones. Cada año, en la Piazza de Santa Croce, cuatro equipos compiten en un pequeño torneo, cada uno representando un quartiere de Florencia:

Santa Croce / Azzurri (Azul)

Santa Maria Novella / Rossi (Rojo)

Santo Spirito / Bianchi (Blancos)

San Giovanni / Verdi (Verdes)

La final de esta contienda se juega en la legendaria Noche de San Juan, el 24 de junio, en parte porque ese es el santo patrono de Florencia. En su versión actual los jugadores pueden soltar puñetazos, cabezazos, codazos e incluso tomar por el cuello a sus oponentes. Sin embargo, los golpes en la cabeza están prohibidos, e igualmente que dos jugadores o más ataquen simultáneamente a otro (si quieres saber más sobre las reglas de este deporte, puedes leer esta nota que publicamos al respecto).

Con estas condiciones, el calcio fiorentino es una oportunidad inmejorable para obtener imágenes sorprendentes. Las que compartimos ahora, publicadas originalmente en The Guardian, fueron tomadas en la edición más reciente de la competencia florentina, y en ellas destaca el buen ojo de los fotógrafos para tomar los momentos en que el encuentro parece resurgir de tiempos remotos en que la brutalidad y el honor eran la moneda corriente con que se realizaban esas transacciones de rivalidad.

¿Qué sentirías si tus médicos te insultaran cuando estás bajo anestesia? Este hombre los demandó y ganó

Por: pijamasurf - 06/30/2015

La salud de los pacientes depende también de la confianza que puedan poner en quienes son responsables de ayudarlos en momentos de enorme vulnerabilidad

447871_1280x720

Estar tendido en una mesa de operaciones es una de las experiencias más desagradables que pueden existir; de no ser porque millones de personas pasan por ella cada año para salvar la vida, probablemente ni nos acercaríamos a los quirófanos. La excepción a esta regla, naturalmente, son los médicos y enfermeras que se vuelven héroes en esos lugares donde se decide la vida y la muerte, y cuya sola presencia impone todavía los valores encarnados en la medicina occidental.

Es por eso que un hombre de Virginia, Estados Unidos, quedó consternado cuando escuchó la grabación que hizo de su cirugía con su smartphone. Él solo pretendía grabar las instrucciones de cuidados postoperatorios, pero terminó grabando la intervención completa, así como todas las groserías, insultos, mentiras e incluso amenazas de agresión que el personal médico intercambio mientras él estaba anestesiado.

Algunos fragmentos de la grabación pueden escucharse en el Washington Post (en inglés); los comentarios del anestesiólogo y de los médicos involucrados en la colonoscopía del paciente se ponen de acuerdo para darle indicaciones falsas cuando este despierte. Pero las agresiones comenzaron de otra forma.

"Luego de 5 minutos hablando contigo antes de la operación quería golpearte en la cara, y me faltó poco", dijo la anestesióloga apenas comenzada la cirugía. Luego hicieron burla de un rash que tenía el hombre en un brazo, haciendo también bromas sobre que el paciente podría tener sífilis o Ébola en el pene. También se burlaron del miedo del paciente a las agujas, comentando: "Bueno, ¿y por qué las ves entonces, retrasado?", algo con lo que muchos podemos empatizar.

El hombre demandó al personal médico del hospital y, luego de un juicio de 3 días, un juez determinó que el hombre debía recibir 500 mil dólares como indemnización, 200 mil de los cuales son solamente por daños punitivos. Los abogados de los médicos no han dado declaraciones, por lo que no se sabe si su licencia será revocada.

Empatizando un momento con la posición de los médicos, podríamos pensar que en un contexto hospitalario el humor que se maneja sería considerado de mal gusto para alguien que no se dedique a la salud. Recordemos la manera en que los médicos pueden hablar del cuerpo con cierta distancia cruda, y todo eso. Está muy bien. Lo que no es admisible es el escarnio hecho a costa de la confianza de sus pacientes cuando se trata de dar información falsa, pues en la grabación también acuerdan hacerse llamadas falsas para no tener que contestar preguntas ni dar indicaciones en el postoperatorio. Una mala experiencia que puede traducirse en un extraño golpe de suerte.