*

X

El sueco no tenía palabra para "masturbación femenina", así que inventaron una

Por: pijamasurf - 06/23/2015

¿Por qué una misma palabra debe aglomerar las formas en que hombres y mujeres se dan placer de maneras tan distintas?
klitter

Imagen: Flickr

¿Cuántos nombres puedes pensar para el acto de masturbarse? En México tenemos expresiones canónicas como "jalarle el cuello al ganso", "chaquetearse" o la simple y clínica "masturbarse", que refieren sobre todo a la fricción sobre el miembro masculino, sin que las frases reflejen ni la fisiología metaforizada ni las sensaciones específicas de placer de la masturbación femenina. En el caso de las mujeres, las lenguas presentan sobre todo eufemismos que neutralizan la presencia del deseo sexual femenino en la armazón del idioma, reduciéndola a frases de cortesía como "acariciar al gatito" o "estar a solas". 

No se puede hablar de lo que no tiene nombre, y bajo esta premisa, la Asociación Sueca de Equidad Sexual (ASES) promovió una campaña en redes sociales buscando una palabra en sueco que nombrara la masturbación femenina. La palabra ganadora fue klittra, que indica literalmente la estimulación del clítoris y, según los organizadores del certamen, porque "remarca la importancia del clítoris para el placer".

La masturbación ha sido todo un tema para los suecos, quienes decidieron hacer caso al presocrático Diógenes y descriminalizar la masturbación en público.

Y es que parece algo muy tonto de decir, pero los hombres y las mujeres no se masturban de la misma manera, así que, ¿por qué sus distintas masturbaciones deberían englobarse en una sola palabra? Hombres y mujeres tampoco se masturban con la misma frecuencia. Por tomar un caso, una encuesta de salud y sexualidad en Australia del año pasado indicó que 42% de las mujeres se habían masturbado en el último año, comparadas con 72% de los hombres.

La cuestión del lenguaje es interesante también porque nos deja ver cómo hemos dotado a la lengua a través de su historia de una rica variedad de formas para nombrar la masturbación masculina, pero en el proceso hemos invisibilizado la masturbación femenina. No se trata solo de "concientizar" sobre los beneficios de la masturbación, sino sobre el problema de que una lengua no tenga suficientes palabras para nombrar el placer. ¿O será que el caso sueco nos enseña que es necesario nombrar adecuadamente el placer para que efectivamente exista?

Te podría interesar:

"¿Y luego qué?": La educación secuestrada

Por: pijamasurf - 06/23/2015

Maite Azuela y Fabián Giles discuten y analizan la reforma educativa, el debate en torno a la evaluación y las movilizaciones de la CNTE

En su podcast ¿Y luego qué? Maite Azuela y Fabián Giles discuten en torno a la reforma educativa, las evaluaciones de los maestros y las movilizaciones de la CNTE. Entrevistan a David Calderón y Manuel Gil Antón sobre sobre la reforma y la educación en México. Música de Rise Against, Genesis y Pink Floyd.

Una idea original, escrita, producida y conducida por Maite Azuela y Fabián Giles.