*

X

Cómo las palomillas aletargan su celebro para alimentarse en la oscuridad (IMÁGENES)

Por: pijamasurf - 06/20/2015

Para poder abrir su visión como el obturador de una cámara, las mariposas nocturnas alentan su cerebro y tardan 17 veces más en encontrar alimento

science-take-hawkmoth-facebookJumbo

Últimamente, la ciencia se ha preguntado cómo es que las mariposas nocturnas pueden hallar alimento en la completa oscuridad si su cerebro es más pequeño que un chícharo. Los hallazgos son fascinantes porque nos muestran la sofisticación que existe en su maquinaria y cómo es que modulan los pocos recursos que tienen disponibles para poder sobrevivir.

El neurocientífico Simon Sponberg y su equipo encontraron que los esfíngidos han adoptado un truco inusual para lograr encontrar flores en la noche: alentar la manera en que sus cerebros procesan la luz, es decir, hacer que sus ojos trabajen como el obturador de una cámara fotográfica y captar una imagen más amplia y brillante. Pero esto viene con un costo: están cambiando una habilidad por otra, en detrimento de su rapidez.

Lo más interesante es que no requieren ser rápidas para poder alimentarse, sino sensibles. Entre más sientan el entorno, más posibilidades tienen de encontrar alimento. Los cerebros de los esfíngidos se aletargan tan tremendamente para poder ver en la oscuridad que tardan 17 veces más tiempo de lo que lo harían con un poco de luz. Pero las flores, a esas horas de la noche, son todas suyas, así que lo que tienen es tiempo. Para darse cuenta de ello, Sponberg realizó una serie de experimentos y los documentó.

Hawkmoth hovering from above

Construyeron flores robóticas que podían mecerse a velocidades controladas. El equipo monitoreó cómo las palomillas respondían a las flores moviéndose a distintas velocidades y en diferentes niveles de luz.

Hawkmoth hovering from side

Entender la visión de los esfíngidos y su vuelo podría tener aplicaciones sobre todo en robótica, pues puede proporcionar claves sobre cómo construir un mejor sistema de control o sistema de vuelo. Muestra, a la vez, cómo un cerebro puede adaptarse a su entorno.

Te podría interesar:

4 argumentos contra la monogamia

Por: pijamasurf - 06/20/2015

¿Por qué una práctica sexual y cultural tan relativamente reciente se volvió hegemónica respecto de nuestras decisiones de pareja?

o-POLYGAMY-facebook

Como casi todo lo humano, las relaciones de pareja implican una tensión entre el instinto y el proceso civilizatorio, como fuerzas distintas que nos impulsan cada una a su propia dirección. La civilización modifica, e incluso puede decirse que reprime, aquello que la naturaleza manda.

Esa, en parte, es la situación con respecto a la monogamia. A diferencia de otras especies, la nuestra es una de las pocas que se impone mantener la elección de una pareja tanto tiempo como sea posible, incluso hasta la muerte, según reza la fórmula religiosa.

Sin embargo, ¿cómo podríamos sostener dicha práctica si sabemos de sobra que no existió siempre? Histórica y culturalmente es fácil encontrar momentos y sociedades en que la norma ha sido flexible con respecto a la idea de “pareja”, sea en un sentido sexual, de procreación o incluso emocional, según podría defenderse desde el punto de vista reciente del poliamor.

Después de todo, sí es posible argumentar en contra de la monogamia.

 

1. Va contra natura

Varias investigaciones aseguran que la monogamia va en contra de nuestra naturaleza como especie y los impulsos naturales de nuestro cuerpo, el cual se inclina por la promiscuidad y la multitud de parejas. En el caso de las mujeres, por ejemplo, esta investigación asegura que su propensión a ser más vocales que los hombres en el momento del orgasmo podría deberse a que en algún momento funcionó como llamado para que otros hombres se unieran al encuentro, un comportamiento a favor de su capacidad multiorgásmica.

En los hombres, por otro lado, además de que la forma del pene está diseñada para barrer con el esperma de otros, hay estudios que sostienen que la cantidad de esperma eyaculado con una pareja aumenta en proporción directa al tiempo que se deja pasar desde el último encuentro sexual.

En ambos casos, se trata de características evolutivas de las que se deduce que hombres y mujeres estamos diseñados naturalmente para tener más de una pareja, al menos en el ámbito sexual.

 

2. Nuestro pasado nos delata

Como decíamos al principio del artículo, la monogamia es una práctica relativamente reciente en la historia de la humanidad. Decir, por ejemplo, que hace 12 mil años la paternidad era compartida, es otra forma de decir que antaño no se otorgaba ese lugar de exclusividad a la pareja sexual ―lo cual comenzó a modificarse con el desarrollo de la agricultura y las ideas de acumulación y propiedad que se derivaron de ello.

 

3. El amor acaba

Quizá no precisamente el amor, pero sí la pasión. Como casi cualquiera lo sabe por experiencia propia, es frecuente que la pasión con que inicia una relación monogámica disminuya paulatinamente. Esto hasta cierto punto es normal, tanto, que basta teclear algunos cuantos términos de búsqueda al respecto para encontrar centenares de estudios que han investigado el fenómeno.

 

4. A nuestro cerebro le gusta la variedad

¿Has notado tu entusiasmo cuando te enfrentas a algo algo nuevo? Puede ser que aprendas un idioma que ignoras o que pruebes un platillo desconocido hasta ese momento, para tu cerebro es un poco lo mismo: un estímulo que lo entusiasma. Lo mismo le sucede con respecto al sexo: la dopamina que se libera es mayor en cantidad cuando se trata de un encuentro con una persona distinta a la habitual. Esta investigación, por ejemplo, muestra que las mujeres son las primeras en perder el sentido de novedad en el sexo con sus parejas.

 

También en Pijama Surf: Lo que los monógamos pueden aprender de los polígamos –y viceversa--