*

X

Cómo las palabras que usa un doctor pueden enfermarte

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2015

Experimento muestra el fascinante poder del nocebo, el oscuro hermano del placebo

20950403_GP_300055c

El doctor es una figura investida por un halo casi sagrado, pese a que cada vez la sociedad es más secular. Otorgamos, consciente o inconscientmente, una especie de onmipotencia a los médicos, los cuales no sólo simbolizan el conocimiento sino también nuestra esperanza. Es por esto que el efecto nocebo, el hermano gemelo maligno del placebo, se potencia tanto en los actos de los médicos. Más allá de la medicina puntual, muchas veces lo que no sana o nos enferma es su rapport, su amabilidad, su seguridad y, en la ausencia de este trato dirigido más a la mente y al alma que al cuerpo, nos podemos enfermar.

La BBC realiza un interesante ejercicio en el que el doctor Mark Porter ensaya una consulta médica en la que utiliza palabras intencionalmente negativas para crear una respuesta de nocebo en un paciente. Porter dice que tiene malas noticias y que sus "rodillas están desgastadas" o que las medicina "tal vez un ayuden un poco" pero que "podrían tener efectos colaterales". Palabras que un médico debe evitar si quiere fomentar la respuesta del placebo, aunque a veces (es polémico) podría ser más ético hablar así.

Según la BBC, el experimento muestra que advertir a las personas sobre los posibles efectos secundarios de un medicamento hace más probable que se presenten efectos como nausea, fatiga, diarrea o dolor de cabeza --esto incluso sucede cuando se administran pastillas de placebo. El periodista de la BBC concluye que "es más fácil hacer daño que bien", y recomienda tener cuidado porque la influencia negativa del nocebo "puede encontrarse merodeando en casi cualquier aspecto de la vida médica".

El nivel al que llega el nocebo es notable. Algunas personas, según el doctor Dimos Mitsikostas, llegan a tomar pastillas de azúcar y cuando se hacen pruebas en las enzimas del hígado muestran indicadores elevados. Es sorprendente lo que la mente puede hacer, y la ciencia no se lo explica del todo.

La dualidad placebo-nocebo nos coloca, sin embargo, en una posición de responsabilidad personal sobre nuestra salud y apela a nuestra capacidad de relajarnos o estresarnos, conocer nuestro cuerpo e incluso curarnos. Las palabras del doctor nos pueden enfermar o dar un empujón para curarnos, pero nada puede ser más poderoso que nuestra propia determinación para catalizar un proceso de sanación. "La sanación es un fenómeno real", dice Paul Dieppe del Exeter Medical School, "todos tenemos la habilidad de curarnos en muchas condiciones y eso puede ser activado por nuestra interacción con las personas". Lo cual nos lleva al hecho de que una de las medicinas más poderosas es el contacto íntimo y la empatía entre los seres humanos.  

 

Te podría interesar:

¿Necesitas dormir? Con la técnica 4-7-8 de respiración lo conseguirás en menos de 1 minuto

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2015

Basta concentrarse en la respiración para vencer el insomnio más tenaz

well_insomnia-superJumbo

Por diversos motivos, hay ocasiones en que el sueño escapa a nuestra voluntad de dormir lo más pronto posible y, por el contrario, la noche nos sorprende en el paseo insomne en torno a nuestra propia habitación, para parafrasear un poco a Xavier de Maistre y decir que en esos momentos uno es prisionero de la incapacidad para conciliar el descanso nocturno.

Los remedios para este mal milenario, acaso exclusivo del hombre, son múltiples, desde la consabida conseja de “contar ovejas” hasta métodos más cultos como las Variaciones Goldberg, que Johann Sebastian Bach compuso para el conde Kaiserling, quien por una enfermedad que le aquejaba no podía dormir durante varias noches seguidas. También se dice que ciertas infusiones como el azahar tranquilizan los nervios y ayudan a conciliar el sueño, e incluso hay quienes atribuyen esta cualidad a un buen orgasmo.

Quien sufra de insomnio seguramente conocerá sus propios remedios, y quizá también coincida en que en la respiración se encuentra uno de los más efectivos. Como sucede con otros ámbitos como la concentración mental o el ejercicio físico, la respiración es un poco como ese péndulo natural que nos hipnotiza y nos devuelve al instante presente, el único donde ocurren las cosas pero el cual a veces dejamos ir, tanto que de pronto no estamos en lo que debemos como, por ejemplo, dormir.

Andrew Weil, médico de profesión, desarrolló recientemente una técnica de respiración que promete hacer dormir a una persona en 60 segundos o menos, en especial en momentos en que verdaderamente está dispuesta a descansar. De acuerdo con Weil, el procedimiento es tan efectivo que la perseverancia en su uso podría tener efectos incluso en la vida diurna, particularmente en el manejo de la ira. Estos son sus pasos:

1) Exhala completamente por tu boca mientras realizas el sonido como de un silbido.

2) Cierra tu boca e inhala silenciosamente a través de tu nariz mientras cuentas mentalmente hasta 4.

3) Mantén la respiración el tiempo que tardes en contar hasta el 7.

4) Exhala completamente por la boca, de nuevo con un silbido ligero y mientras cuentas hasta el 8.

5) Esa es una respiración. Vuelve a inhalar y exhala como en el paso 1 para repetir el ciclo tres veces, con lo cual completarás cuatro respiraciones de este tipo.

Cabe mencionar que por consejo de su autor, esta técnica tiene que practicarse al menos un par de veces al día durante 2 meses continuos para que genere los efectos esperados.

Dulces y tranquilos sueños.

 

También en Pijama Surf: El enigma de las personas que duermen entre 4 y 6 horas sin que eso afecte su salud