*

X

Cómo las palabras que usa un doctor pueden enfermarte

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2015

Experimento muestra el fascinante poder del nocebo, el oscuro hermano del placebo

20950403_GP_300055c

El doctor es una figura investida por un halo casi sagrado, pese a que cada vez la sociedad es más secular. Otorgamos, consciente o inconscientmente, una especie de onmipotencia a los médicos, los cuales no sólo simbolizan el conocimiento sino también nuestra esperanza. Es por esto que el efecto nocebo, el hermano gemelo maligno del placebo, se potencia tanto en los actos de los médicos. Más allá de la medicina puntual, muchas veces lo que no sana o nos enferma es su rapport, su amabilidad, su seguridad y, en la ausencia de este trato dirigido más a la mente y al alma que al cuerpo, nos podemos enfermar.

La BBC realiza un interesante ejercicio en el que el doctor Mark Porter ensaya una consulta médica en la que utiliza palabras intencionalmente negativas para crear una respuesta de nocebo en un paciente. Porter dice que tiene malas noticias y que sus "rodillas están desgastadas" o que las medicina "tal vez un ayuden un poco" pero que "podrían tener efectos colaterales". Palabras que un médico debe evitar si quiere fomentar la respuesta del placebo, aunque a veces (es polémico) podría ser más ético hablar así.

Según la BBC, el experimento muestra que advertir a las personas sobre los posibles efectos secundarios de un medicamento hace más probable que se presenten efectos como nausea, fatiga, diarrea o dolor de cabeza --esto incluso sucede cuando se administran pastillas de placebo. El periodista de la BBC concluye que "es más fácil hacer daño que bien", y recomienda tener cuidado porque la influencia negativa del nocebo "puede encontrarse merodeando en casi cualquier aspecto de la vida médica".

El nivel al que llega el nocebo es notable. Algunas personas, según el doctor Dimos Mitsikostas, llegan a tomar pastillas de azúcar y cuando se hacen pruebas en las enzimas del hígado muestran indicadores elevados. Es sorprendente lo que la mente puede hacer, y la ciencia no se lo explica del todo.

La dualidad placebo-nocebo nos coloca, sin embargo, en una posición de responsabilidad personal sobre nuestra salud y apela a nuestra capacidad de relajarnos o estresarnos, conocer nuestro cuerpo e incluso curarnos. Las palabras del doctor nos pueden enfermar o dar un empujón para curarnos, pero nada puede ser más poderoso que nuestra propia determinación para catalizar un proceso de sanación. "La sanación es un fenómeno real", dice Paul Dieppe del Exeter Medical School, "todos tenemos la habilidad de curarnos en muchas condiciones y eso puede ser activado por nuestra interacción con las personas". Lo cual nos lleva al hecho de que una de las medicinas más poderosas es el contacto íntimo y la empatía entre los seres humanos.  

 

Te podría interesar:

Al fin la ciencia acepta correspondencia entre el mes de nacimiento y la salud de una persona

Salud

Por: pijamasurf - 06/01/2015

¿Sabías que tu fecha de nacimiento determina tu propensión a ciertas enfermedades y, en cierta medida, modela tu salud?

150608111557_1_900x600

Hasta hace poco la afirmación que titula este artículo hubiera sido rápidamente desestimada por la ciencia. Si bien es una premisa que en distintas tradiciones, empezando por la astrología, se ha manejado desde hace siglos o tal vez milenios, esta correspondencia entre tu fecha de nacimiento y la configuración de tu salud jamás había sido considerada como una relación seria en la medicina científica. Lo anterior incluso cuando los fundamentos de la medicina fueron establecidos, en buena medida, por hombres que consideraban las fuerzas de los astros como un factor determinante en lo que ocurre en nuestras vidas –por ejemplo Paracelso. 

Hace un par de años ya algunos prestigiados investigadores se aventuraron a sugerir la correlación entre el mes de nacimiento y la salud de una persona. En ese entonces Chris Ciarleglio, neurocientífico de la Brown University, advirtió: “Sabemos que hay una extraña conexión entre el nacimiento estacional y algunos desórdenes, pero no sabemos por qué”. Luego, enfatizando el rol que juega en esta dinámica nuestro reloj biológico, agregó: 

Si el reloj está estable todo va de acuerdo a lo planeado. El problema es que, sin importar qué tan perfectamente calibrado esté, tendrá que enfrentarse con factores del mundo exterior, donde un montón de factores ambientales pueden alterar permanentemente su funcionamiento. Aquí es donde la estación en que nacimos juega un papel.

También en esa época se registró un estudio de Lauren Kassell, profesora del Departamento de Historia y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Cambridge, quien en su interés por la "medicina astrológica" concluyó que dependiendo de la estación del año en la que nacemos tenemos mayor o menor probabilidad de sufrir esquizofrenia, alergias, esclerosis, alcoholismo, diabetes o bipolaridad, entre otros.

tumblr_n9l7nnkMQZ1qievavo1_500

A pesar de estos antecedentes, cuando Nicholas Tatonetti, investigador del Columbia University Medical Center, presenta un reciente estudio sobre el tema está siempre preparado para desatar la risa entre sus colegas. Sin embargo, los resultados de esta investigación  publicada en el Journal of the American Medical Informatics Association, han tenido un impacto notable entre la comunidad científica y la población en general –esto último porque han sido difundidos por decenas de grandes medios alrededor del mundo. 

"Analizo el mes en que las personas nacieron para determinar si esto afecta el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades a lo largo de su vida", resume Tatonetti. Su investigación es producto de una inmersión en la base de datos del Columbia Medical Center para estudiar el registro de los pacientes que han sido tratados ahí durante 14 años (desde 2001 hasta el año pasado). Posteriormente determinó que de las mil 688 enfermedades por las cuales fueron tratados los pacientes, 55 demostraban una relación significativa con el mes de nacimiento. De estas, 20 ya habían sido señaladas en estudios anteriores, más pequeños, como enfermedades asociadas a la fecha de nacimiento –incluidos diversos males cardíacos.  

Al respecto, Tatonetti afirma en una entrevista para la revista TIME:

No solo era sorprendente que nadie hubiese estudiado hasta ahora la relación entre enfermedades cardíacas y el mes de nacimiento, también encontramos no solo una asociación sino múltiples, con la misma tendencia de mayor riesgo de una enfermedad cardíaca entre aquellos nacidos durante el invierno tardío y la primavera temprana. 

En un esfuerzo por distanciarse de la astrología común, que al menos parece ser un antecedente directo de estas nuevas premisas médicas, Tatonetti advierte que más que asociarse con un mes, y mucho más que con un signo zodiacal, estos resultados apuntan a una cierta estacionalidad, es decir, la estación del año en que una persona nació:

La astrología pone demasiado peso en qué mes naciste y eso lastima profundamente este tipo de investigaciones ya que no existe suficiente evidencia científica para respaldar eso. Pero la estacionalidad es un factor en muchas variables medioambientales que están presentes al momento de tu nacimiento, y hoy estamos aprendiendo más acerca del gran papel que el ambiente, y la interacción entre ambiente y genes, juega en nuestro desarrollo. 

A continuación una tabla creada por Live Science que resume, con base en la investigación de Tatonetti, tu propensión a ciertas enfermedades de acuerdo al mes en que naciste: 

birth-month-disease-connection-150609d-02

Consulta el estudio completo: 

M. R. Boland, Z. Shahn, D. Madigan, G. Hripcsak, N. P. Tatonetti. Birth Month Affects Lifetime Disease Risk: A Phenome-Wide MethodJournal of the American Medical Informatics Association, 2015; DOI: 10.1093/jamia/ocv046