*

X

Captan tubos gigantes de plasma flotando en la magnetosfera de la Tierra (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/03/2015

Confirman la existencia de enormes estructuras tubulares de plasma que forman parte del campo magnético de la Tierra

Por primera vez, astrónomos han logrado visualizar evidencia de la existencia de unas estructuras tubulares de plasma que se ubican en la magnetosfera que rodea a la Tierra. Este logro se convierte en la primera evidencia visual de estos tubos de plasma, los cuales habían sido teorizados durante más de 60 años.

"Medimos que su posición está a unos 600km por encima del suelo, en la ionosfera superior, y parecen extenderse hacia lo alto en la magnetosfera interior", dijo Cleo Loi de la Escuela de Física de la Universidad de Sydney. "El descubrimiento de las estructuras es importante debido a que causan distorsiones de la señal no deseadas que podrían, por ejemplo, afectar a nuestros sistemas de navegación basados en satélites".

556db5bcc4618858378b458f

El video traza la forma de estas líneas magnéticas desde la superficie de la Tierra hasta la magnetosfera. "Vimos un patrón llamativo en el cielo, donde las rayas de plasma de alta densidad se alternaban prolijamente con franjas de plasma de baja densidad. Este patrón se movía lentamente y se alineaba muy bien con las líneas del campo magnético de la Tierra, como las auroras", explica Loi, quien compara estas líneas de plasma con cómo podemos ver las ondas de agua en la profundidad en una alberca observando cómo oscila la luz en la superficie. El video es sumamente técnico pero, a riesgo de utilizar una metáfora totalmente fuera de lugar, esas serpientes magnéticas amarillas que flotan por encima de la Tierra se ven increíbles.

 

 

Te podría interesar:

El Sol en los huesos: encuentran relación entre los ciclos solares y la artritis reumatoide

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/03/2015

Científicos encuentran una fascinante conexión entre ciclos de tormentas solares y enfermedades de las articulaciones y arterias

large-flare-uv-580x5801

Una reciente investigación realizada por Simon Wing, de la Universidad de Johns Hopkins y su esposa Lisa Rider, directora del Environmental Autoimmunity Group de Estados Unidos, en colaboración con el físico Jay Johnson del Plasma Physics Laboratory de Princeton, ha descubierto una notable correlación entre los ciclos de tormentas solares y la incidencia de artritis reumatoide y la arteritis de células gigantes.

Los picos de actividad magnética solar llegan a perturbar los campos magnéticos de la Tierra, pudiendo en ocasiones causar fallas en sistemas satelitales, eléctricos y telefónicos. Estos ciclos de máxima solar suelen tener una periodicidad de entre 10 y 11 años.

Los investigadores notaron que las estadísticas médicas de varias décadas mostraban un patrón que se repetía cerca de los 10 años en el caso de estas enfermedades. Cuando correlacionaron ambos ciclos, el de la artritis y el ciclo solar, notaron "una conexión más allá de una coincidencia", es decir una correlación estadísticamente significativa. Según informa Science Daily, estas enfermedades están "en concierto con los ciclos solares". Al parecer hay una extraña armonía entre nuestra nuestra sangre, nuestros huesos  y el Sol.

Aunque los autores no se atreven a afirmar categóricamente que los ciclos solares causan inflamación en las articulaciones o en las arterias, siguiendo el principio científico de que correlación no significa causalidad, sí teorizan un posible mecanismo de acción. Sabemos que la actividad geomagnética afecta el ciclo de la producción de la hormona melatonina, la cual además de regular el sueño tiene una función antiinflamatotoria. Los autores citan un estudio en el que 142 trabajadores de una planta eléctrica registraron menor producción de esta hormona en días en los que se incrementó la actividad geomagnética.

Existe una interesante tendencia en la medicina a ampliar el rango de influencia que recibe el cuerpo humano, entendiendo que los ciclos del cosmos afectan también los ciclos corporales. Esto ha dado ímpetu a la creciente y fascinante ciencia de la cronobiología