*

X

Canadá albergará la primera orgía para discapacitados

Por: pijamasurf - 06/18/2015

Eventos pioneros de este tipo deberían ser más comunes y gozar de celebración unánime en aras de una verdadera equidad de género, expresada en una aceptación del placer más que en un nuevo nicho de mercado

sexo discapacidad

En nuestros días es común asumir que el sexo es una actividad entre gente joven y cuya apariencia está normada por cánones de belleza impuestos por el mercado. Si no existen rampas para personas en sillas de ruedas, ¿qué podemos esperar respecto al reconocimiento de sus derechos reproductivos? Con esta problemática en mente, la activista Stella Palikarova organizará la primera fiesta sexual (léase: orgía) para personas con alguna discapacidad (e incluso sin ellas).

La idea se le ocurrió a Stella gracias a un hecho sencillo pero fundamental: ella sufre de parálisis debido a una atrofia espinal y vive en una silla de ruedas; su cuerpo no puede moverse, pero su libido está sana y en movimiento constante. Los clubes sexuales canadienses no parecen mirar con buenos ojos a los discapacitados, y naturalmente no cuentan con las condiciones propicias de seguridad para ellos. Pero para Stella, una silla de ruedas "no es sino un enorme juguete sexual", lo mismo que las prótesis, los bastones, las andaderas y todo el arsenal ortopédico. Así, se propuso encontrar una sede adecuada para todos ellos.

Eventos pioneros de este tipo deberían ser más comunes y gozar de celebración unánime. En España, desde hace tiempo se viene dando un movimiento llamado Yes We Fuck! (NSFW), cuyo documental homónimo aborda las problemáticas, prejuicios e intensos placeres de un grupo de individuos con diversidad funcional. 

insercionsocial_actriz-modelo-y-con-discapacidad1

La fiesta "Deliciously Disabled" tendrá lugar el próximo 14 de agosto en el teatro Buddies in Bad, de Ottawa. Algunos de los mejores atletas paralímpicos estarán participando también en los juegos Parapan Am, por lo que Stella espera la asistencia de muchos de ellos. El lugar cuenta con capacidad para 125 personas, incluyendo 20 sillas de ruedas. Por la módica cuota de 20 dólares (que cubre la entrada de acompañantes o enfermeros de apoyo) los participantes podrán hacer realidad algunas de sus más salvajes fantasías, en una noche de disfraces y máscaras al estilo de Eyes Wide Shut

Ante el rechazo que enfrentan las personas con discapacidad para organizarse y divertirse, Stella comenta que se trata de envidiosos que "odian subconscientemente el hecho de que personas en sillas de ruedas estén teniendo sexo increíble, mejor sexo que muchos de ellos. No voy a disculparme por eso".

 

Te podría interesar:

La transición hacia la inteligencia postbiológica

Por: pijamasurf - 06/18/2015

Es posible que el cuerpo humano no sea el mejor ni el último vehículo de la inteligencia: máquinas inmortales hiperinteligentes podrían detonar la siguiente etapa de la evolución mental

artificial-intelligence

Actualmente la inteligencia humana está ligada y acaso limitada a su función corporal, pero esto podría cambiar en el futuro. El físico teórico Paul Davies sugiere en su libro The Eerie Silence que el futuro de la inteligencia es postbiológico. Esto significa, a grandes rasgos, la inteligencia artificial, máquinas que puedan albergar conciencias (post)humanas o máquinas que puedan evolucionar por sí mismas, autoactualizándose.

En vez de buscar seres humanoides o animales extraterrestres, Davies cree que sería más probable encontrar extraterrestres explorando el espacio que hayan transferido su conciencia a algún tipo de máquina inteligente.

“Creo que es muy probable –de hecho inevitable— que la inteligencia biológica sea solo un fenómeno transitorio, una fase fugaz en la evolución del universo. Si algún día encontramos seres extraterrestres inteligentes, creo que es muy probable que sean de naturaleza postbiológica”, dice Davies

El parteaguas de crear una máquina inteligente detonaría una era de aceleración exponencial hacia la superinteligencia. Esto es lo que creen muchos científicos, siguiendo el modelo de la aceleración tecnológica. A esto se le añade la posibilidad de que una máquina no sienta los estragos del envejecimiento y prácticamente pueda ser inmortal –y continuar aprendiendo indefinidamente. 

El inicio de esta revolución podría precipitarse a través de la exploración espacial. Si queremos conocer otros planetas físicamente es muy probable que sea necesario que lo hagamos como ciborgs, de otra forma las grandes distancias y las condiciones adversas de otros mundos para nuestra biología serán difíciles de sortear. Este es el argumento del clásico “Cyborgs and Space” de Manfred Clynes y Nathan Kline, quienes en 1960 enunciaron los cimientos del transhumanismo sideral: 

Alterar las funciones corporales para adaptarse a los requerimientos de los ambientes extraterrestres sería mucho más lógico que proveer para el hombre un ambiente terrestre en el espacio. Es más fácil que el pez evolucione y aprenda a moverse fuera del agua, a que se lleve agua a donde quiera que vaya.

Evidentemente la fusión del hombre y la máquina, tan anticipada y temida, levanta numerosas cuestiones éticas, especialmente en un mundo donde el acceso a esta supertecnología podría no ser un proceso muy democrático y equitativo. Pululan en el tintero imágenes apocalípticas de robots supremos que controlan al hombre. Todo esto es especulativo. Pero quizás no sea del todo antinatural que la biología trascienda la biología y se convierta en algo más, algo que no necesariamente tenga que ser una máquina o aquello que imaginamos como tal.