*

X

Wes Anderson diseñó un bar en Milán y es todo lo que sus fans esperarían (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/12/2015

El estilo de Wes Anderson sale del cine para apoderarse del Bar Luce, en Milán, cuyo diseño corrió a cargo del cineasta

Quienes hayan visto una película de Wes Anderson saben bien que como director tiene uno de los estilos cinematográficos más distinguibles de la actualidad. Eso, claro, es la aspiración y sello de todos los grandes directores de la historia del cine, pero en el caso de Anderson es un tanto más evidente porque su estilo se apoya decididamente en elementos vistosos como los colores atractivos, la simetría, los travellings demorados, la pausa sobre los rostros y algunas otras manías que resultan en una película que no podría ser más que de Wes Anderson.

Los fans del director estadounidense tal vez estén emocionados porque ahora es posible encontrar el estilo de Anderson fuera de sus películas, en específico en el Bar Luce, inaugurado el pasado 9 de mayo en Milán y cuya decoración corrió totalmente a cargo del cineasta.

 

 

Bar Luce

Una foto publicada por @roads_to_nowhere_ el

 

Wes Anderson's Bar Luce @ Fondazione Prada, Milano. #barluce#milano#igersmilano#wesanderson#fondazioneprada#prada

Una foto publicada por @captain_cousteau el



 

¿Pero es un bar o un set? Esa, quizá, sea la magia del sitio: un punto en donde realidad y ficción se confunden para propiciar alguna de esas historias que Anderson tan bien sabe contar a su manera.

También en Pijama Surf: 

Hotel Chevalier, uno de los cortos más emotivos de Wes Anderson, completo y subtitulado (VI)

Los 10 tips para viajar gratis en avión (según hombre que lo ha hecho durante 16 años)

Buena Vida

Por: Samuel Zarazua - 05/12/2015

Viaja en primera clase, come en businesss class y duerme en hoteles de lujo. ¿Cómo volar alrededor del mundo gratis?

airplane 4

Para muchos de nosotros viajar en avión es la forma más fácil de llegar a cualquier destino, para otros puede llegar a ser una obsesión, como es el caso de Ben Schlappig, quien desde los 16 años ha aprendido una serie de trucos para acumular millas con puntos de la tarjeta de crédito para viajar alrededor del mundo sin gastar ni un sólo centavo, al grado de pasar más tiempo en el aire que con los pies en la tierra. Él considera que los 'viajeros aficionados' (hobbyists) como él, siempre estarán un paso más adelante que los que siguen la burocracia de las aereolíneas, a quienes considera unos idiotas. Ahora el avión es su casa, su oficina y su cuarto de juegos. Le gana a las aereolíneas en su propio juego.

Viaja alrededor de 650 mil kilómetros al año. Fue el primer hombre en viajar sobre el Pacífico seis veces en un solo viaje: Chicago, Osaka, San Francisco, Seúl y de regreso. Cuando terminó su viaje, ya había ganado medio millón de millas de viajero.

El escritor del blog One Mile at a Time (Una milla a la vez) busca, en su sitio de consultoría de viajes por puntos, dar consejos para conocer las formas en que se manejan las aerolíneas, para saber cómo explotar ello en beneficio de los viajantes.

Existen hombres que como Schlappig han encontrado lagunas en las políticas de las aereolíneas y lo han compartido por Internet, como el hombre que  se encuentra en un proceso legal por esta misma razón.

The New Yorker identifica a este grupo cada vez mayor de los viajeros que, para evitar la compra total del boleto, llevan a cabo los 10 consejos siguientes para viajar gratis:

  1. Localizan lagunas en la regulación de las aerolíneas para evitar pagar el precio completo del viaje.
  2. Se hacen viajeros frecuentes.
  3. Realizan viajes muy largos para acumular millas de viajero frecuente que después usan para los demás viajes.
  4. Realizan un número de vuelos pagados para buscar el mayor rendimiento de su 'inversión' y conseguir el estatus de 'lealtad' o de 'realeza'.
  5. Buscan algoritmos en sitios de Internet que anuncian 'errores de precios' en las páginas.
  6. Identifican los vuelos más reservados y se ofrecen para realizar el siguiente vuelo y  tomar la recompensa de 400 dólares.
  7. Tienen muchas tarjetas de crédito (de hecho, los hobbyist cuentan con docenas de ellas).
  8. Compran monedas de dólar con la tarjeta de crédito y mantienen los puntos de recompensa intactos.
  9. Pagan con tarjetas de crédito.
  10. Acumulan millas en productos que las ofertan como recompensa.

Las personas que conforman estos grupos de viajeros aficionados viajan como la realeza, sin embargo, United Airlines, con quien Schlappig consiguió por primera vez su estatus preferente, lo expulsó del programa en 2011 cuando se jactó de su 'pasatiempo' en una entrevista con The New York Times donde confesó cómo explotaba a la aereolínea por una cifra de 10 mil dólares.