*

X

Una paradoja de la estética cultural: ¿y si el marco de las pinturas fuera más bello que las pinturas mismas?

Por: pijamasurf - 05/13/2015

Taylor Holland, fascinado por los marcos de obras exhibidas en el Louvre, juega a cambiar uno por otro para hacernos reflexionar sobre el lugar donde se encuentra el arte

 

taylorholland-01

Nuestra experiencia con el arte se compone de múltiples elementos, algunos evidentes, otros no siempre advertidos pero que, conjugados, generan esa reacción placentera que experimentamos ante una obra artística.

Llevando esta premisa hasta los límites del sentido conceptual el artista Taylor Holland convirtió los marcos que rodean una pintura en los protagonistas de sus piezas, reflexionando de paso en la importancia que en la vida diaria de un museo se da a esa especie de envoltura en que se nos presentan las obras pictóricas.

A decir del propio Holland, la idea de este proyecto le vino cuando visitaba el Louvre, donde hasta el más mínimo detalle es celosamente cuidado.

En el caso de los marcos, este celo se expresa en las complicadas figuras que adornan algunos de los cuadros que ahí se exponen. Y aunque comúnmente el adorno no supera lo adornado, Holland se sintió mucho más atraído por la notable hechura de estos acabados que por las pinturas enmarcadas.

Sirviéndose de técnicas digitales, el artista creó entonces una serie de cuadros en que marco y pintura se funden en una misma presentación, aunque conservando las características del primero: barnices, texturas, formaciones de madera y otros materiales entre los que desaparecen los trazos del óleo.

“El resultado”, nos dice Holland, “con suerte cambiará la noción del espectador no sólo sobre lo que es el arte, sino sus percepciones mismas sobre dónde encontrarlo y apreciarlo en varios escenarios como el Louvre”.

Un ejercicio creativo que nos invita a imaginar lo que sería del mundo si el arte se desbordara fuera de los marcos que supuestamente lo limitan.

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

La vez que un científico ruso creyó haber descubierto escorpiones en Venus

Por: pijamasurf - 05/13/2015

Un prestigiado astrónomo ruso, Leonid Ksanfomaliti, se convirtió en el hazmerreír de la comunidad científica cuando aseguró haber descubierto vida en Venus

20131025_V_KsanfomalitiA veces la historia de la ciencia es, sobre todo, la historia de sus equívocos. Aunque la idea que tenemos del proceder científico está asociada con nociones como la veracidad o la objetividad el error también es parte de su proceso y, con cierta frecuencia, es el único punto al que arriba.

En la búsqueda de formas de vida fuera de la Tierra ocurrió hace un par de años un singular episodio protagonizado por un reconocido astrónomo ruso, Leonid Ksanfomaliti, quien en 2012 publicó un artículo en el que proponía revisar la información que se tenía hasta entonces a propósito de la posibilidad de vida en Venus. En aquel momento la astronomía estaba sorprendida por el descubrimiento de más de 500 exoplanetas, cuya diversidad de condiciones hacían pensar en que algunos podrían albergar formas orgánicas de vida.

Ksanfomaliti siguió esta idea, con una pregunta propia: si la vida es posible en las condiciones extremas de ciertos exoplanetas, ¿por qué no podría encontrarse en un lugar de condiciones similares más cercano a la Tierra? ¿Por qué no en Venus? Fue entonces cuando recurrió a los datos obtenidos por las misiones soviéticas y rusas de exploración a dicho planeta para reexaminar esa hipótesis.

El astrónomo analizó imágenes obtenidas por la misión Venera-13, en particular fotografías de un mismo espacio de la superficie marciana, en busca de cambios que podrían delatar una forma de vida. Y sus ojos la encontraron. En un panorama pedregoso Ksanfomaliti creyó ver una forma móvil que le pareció un escorpión, y así lo anunció al mundo: que había descubierto escorpiones en Venus. Y el mundo se rió de su descubrimiento.

venus-scorpion

La historia podría verse casi como una fábula si, como sugiere Emily Lakdawalla en el blog de la Planetary Society, reparamos en el exceso de confianza que llevó a Ksanfomaliti a ver lo que quería ver, a ajustar los hechos a su propia hipótesis. Sólo que, para desgracia suya, la realidad terminó por prevalecer y sobrepasarlo.