*

X

Surrealismo, paranoia urbana y paradojas temporales en la legendaria historieta "the bus" (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/04/2015

Probablemente así se vería una historieta con un guión hecho por Alfred Hitchcock

puddle_bus_20394812472

Paul Kirchner es el autor de un pequeño cómic de culto llamado the bus (escrito siempre en bajas), publicado en la legendaria revista Heavy Metal entre 1979 y 1985. En 2012 se publicó una colección de sus tiras y una entrevista con el autor, quien conoce a la perfección la ruta de su remix: "El humor estaba inspirado en la lógica loca de las caricaturas de Warner Brothers", un humor que también ha inspirado al músico neoyorquino John Zorn. Kirchner también toma en cuenta el aire paranoico de la serie Dimensión desconocida y el arte de los surrealistas Dalí, Magritte y Escher.

 

stageset_bus_234982342

Originalmente constaba de tres viñetas horizontales, pues Kirchner pensaba venderlas al Village Voice, aunque el jefe de arte lo rechazó, afirmando que "era lo mejor que había tenido que rechazar". Poco después Kirchner conoció a Julie Simmons, editora de Heavy Metal, con quienes adecuó el formato a seis viñetas para cubrir media plana, debido a que a menudo tenían medias planas que no habían logrado venderse y tenían que rellenar.

paint_bus_230948234

 

fortlee_bus_234924821

 

fallingsign_bus_2309482412

Podemos estar de acuerdo con Dangerous Minds sobre otra interpretación de Kirchner: parecen cuentos mudos de Jorge Luis Borges, pequeñas viñetas filosóficas que apelan al asombro, al horror, al problema del doble, a los planos infinitos y la matemática de los laberintos, retratando con lucidez aún vigente las ansiedades de fines del siglo pasado en las grandes urbes.

Lo curioso es que Kirchner se lo tomó siempre con humor, admitiendo que en realidad no sabía qué opinión tenía el público de su trabajo: "En esos días anteriores al internet rara vez obtuve retroalimentación de los lectores sobre mi trabajo. Se publicaba, a mí me pagaban, ¿pero qué pensaba la gente de él? No tenía idea".

exactfare_bus_230948242

coinslot_bus_203948241

 

cleaner_bus_230492841

 

beach_bus_2304982342 bigquestions_bus_23871115191 blanklandscape_203948241 cat_bus_2304923842

Te podría interesar:

Ilusión en línea: internet te hace sentirte más inteligente de lo que eres

Por: pijamasurf - 05/04/2015

Cuando alguien busca información ocurre un fenómeno en el que crees que lo que conoces se funde con la info disponible en la fuente en la que buscas

Server-Brain_YaleNews

Hace un par de décadas se abrió al mundo un inédito arcón de "preconocimiento", es decir de información. De pronto una infinita enciclopedia actualizada en tiempo real se hizo disponible, internet, y con esta explosión de información el nivel popular de sapiencia creció de forma literalmente espectacular –no solo por la dimensión sino por que también remite a una especie de ilusión. Hoy todos sabemos más de lo que en realidad sabemos, gracias a la red. 

Disponer de tal cantidad de data nos empodera, fenómeno que implica un doble filo. Por un lado estimula la sed de conocimiento y hace de muchos de nosotros potenciales exploradores informativos, pero por otro nos genera la ilusión de que sabemos más de lo que en realidad sabemos. 

Recientemente se publicó un estudio realizado por la Universidad de Yale que demuestra lo anterior. En una serie de nueve experimentos los investigadores comprobaron que aquellas personas que disponían de información proveniente de internet –el cual es un cauce casi infinito–, consideraban saber más que aquellas que recibían la info de otros lugares. 

Al respecto Matthew Fisher, quien encabezó el estudio, afirma:

Este efecto demostró ser bastante robusto, y se replicó cada vez. Las personas que buscan información tienden a combinar o confundir su propio conocimiento con aquel que tienen disponible. 

Por ejemplo, en uno de los experimentos una parte de los voluntarios buscó en la red la respuesta a la pregunta "¿Qué es un zipper?", y el grupo control recibió directamente la respuesta sin haberla buscado. Posteriormente, cuando se preguntó a ambos grupos qué tan bien entendían el concepto, aquellos que obtuvieron la respuesta buscando en línea demostraban mucho mayor confianza que aquellos que accedieron a exactamente la misma información pero sin internet de por medio. Esto ocurrió incluso en los casos en que algunos del último grupo ni siquiera habían hallado una respuesta precisa a la pregunta. 

"Los efectos cognitivos de 'estar en estado de búsqueda' en internet pueden ser tan poderosos que las personas se sienten más inteligentes aun cuando sus búsquedas en línea no revelan nada", advierte el psicólogo y lingüista Frank Keil, quien además confiesa que cuando no dispuso de internet durante días a causa de un huracán, tuvo la sensación de hacerse cada vez más estúpido.   

[PsyPost]