*

X

Sin dinero, este ciudadano consiguió más de 8 mil firmas para ser candidato independiente en México

Por: Ana Paula de la Torre - 05/11/2015

Sin padrinazgos políticos o empresariales y con un equipo promedio de 6 ciudadanos por día, Pedro Kumamoto logró su candidatura independiente

1160559Hoy, la democracia es un concepto que genera gran escepticismo alrededor del mundo. La crisis financiera de 2008 destapó por ejemplo cómo los gobiernos, a pesar de haber sido elegidos democráticamente, privilegian las agendas de bancos y corporaciones por encima del bienestar público. 

En México hoy existe una abominable partidocracia que ha causado un descontento generalizado. Por años la clase política ha demostrado mantener una misma visión, sobre todo económica, neoliberal, que ahora busca culminar con la privatización del agua y ha probado cultivar, sin importar el partido que representa, los mismos intereses: el enriquecimiento propio y el privilegio de las élites por encima del beneficio de la población. 

Durante años se ha presionado para que los ciudadanos tengan cabida en la política mexicana. Y finalmente se tuvieron avances, por ejemplo las candidaturas independientes –a pesar de que la partidocracia las aprobó no sin minar su camino con candados y restricciones.

En medio de un escepticismo generalizado Pedro Kumamoto, quien recién terminó su  carrera y apenas tiene 25 años, logró sin dinero y con un equipo promedio de seis personas diariamente, conseguir hasta 8 mil 500 firmas físicas en sólo 40 días. Así alcanzó la primera candidatura independiente para diputado del Congreso de Jalisco, un estado del occidente de México. 

La crónica 

A Kumamoto las autoridades electorales de su estado le avisaron, sólo 20 minutos antes de que iniciara la contienda, que su candidatura independiente había sido aprobada. Para conseguirlo dispuso sólo de 40 días para reunir un mínimo de 5 mil 500 firmas. Lo anterior sin dinero público ni una estructura operativa. Cabe anotar que las firmas debían incluir una copia de la credencial de elector con los datos personales lo que, naturalmente, producía desconfianza entre la gente --requisito que, por cierto, no se le pide a ningún partido político. 

Los primeros 28 días

Kumamoto pertenece a una asociación civil llamada Wikipolítica; la mayoría de los miembros son jóvenes que desde el arte, el activismo y ahora desde la política con las candidaturas independientes, buscan mejorar la vida colectiva. Los primeros 28 días el hoy candidato independiente, junto con un promedio de seis personas al día (aunque en ocasiones llegó a ir él solo), fue a tocar puertas para promover su candidatura con personas que no querían escuchar nada sobre política. 

Cuando faltaban 12 días

Se dieron cuenta que difícilmente alcanzarían la meta; la estrategia fue decir la verdad a las personas que visitaban, no como un posible chantaje sentimental, sino como un llamado para que las personas conocieran que realmente se trataba de una candidatura de un ciudadano común que necesitaba del apoyo colectivo. Solo 2 días después de confesar su situación pasaron de 100 a hasta mil firmas diarias, con ayuda de hasta 120 personas que se les unieron en los mejores días. Muchos ciudadanos se aliaron y visitaron casas, otros consiguieron las firmas con sus familiares y amigos. Finalmente, en sólo 12 días alcanzaron hasta 8 mil 500 firmas, 3 mil más de las que necesitaban. 

¿Qué sigue?

Kumamoto ya es un candidato independiente pero ahora deberá competir, con sólo 18 mil pesos de presupuesto público, contra partidos que reciben financiamientos públicos para este tipo de candidaturas de hasta 1 millón de pesos. En radio y TV tendrá sólo 12 spots para 2 meses, la misma cantidad de la que dispone un partido político en 1 hora. Las leyes permiten que este candidato pueda recibir financiamiento privado pero, para no deber favores a ningún donador, sólo recibirá un tope de 7 mil 200 pesos por persona. 

Las empresas y los partidos políticos tienen la concentración de la voz, las decisiones tienen que tomarse tomando en cuenta las decisiones de las mayorías con perspectiva en las minorías; eso es democracia.

La agenda ciudadana que impulsará Kumamoto en el Congreso deberá estar respaldada con firmas de hasta 7 mil ciudadanos; "se trata de comenzar a hacer política para la gente", nos dice. 

Este chico de 25 años ha hecho hasta hoy historia, rompiendo con un cerco que los analistas veían imposible: con poco dinero y sin un padrino político o económico, ya tiene buena parte del camino alcanzado para el próximo 7 de junio.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Una paradoja de la estética cultural: ¿y si el marco de las pinturas fuera más bello que las pinturas mismas?

Por: pijamasurf - 05/11/2015

Taylor Holland, fascinado por los marcos de obras exhibidas en el Louvre, juega a cambiar uno por otro para hacernos reflexionar sobre el lugar donde se encuentra el arte

 

taylorholland-01

Nuestra experiencia con el arte se compone de múltiples elementos, algunos evidentes, otros no siempre advertidos pero que, conjugados, generan esa reacción placentera que experimentamos ante una obra artística.

Llevando esta premisa hasta los límites del sentido conceptual el artista Taylor Holland convirtió los marcos que rodean una pintura en los protagonistas de sus piezas, reflexionando de paso en la importancia que en la vida diaria de un museo se da a esa especie de envoltura en que se nos presentan las obras pictóricas.

A decir del propio Holland, la idea de este proyecto le vino cuando visitaba el Louvre, donde hasta el más mínimo detalle es celosamente cuidado.

En el caso de los marcos, este celo se expresa en las complicadas figuras que adornan algunos de los cuadros que ahí se exponen. Y aunque comúnmente el adorno no supera lo adornado, Holland se sintió mucho más atraído por la notable hechura de estos acabados que por las pinturas enmarcadas.

Sirviéndose de técnicas digitales, el artista creó entonces una serie de cuadros en que marco y pintura se funden en una misma presentación, aunque conservando las características del primero: barnices, texturas, formaciones de madera y otros materiales entre los que desaparecen los trazos del óleo.

“El resultado”, nos dice Holland, “con suerte cambiará la noción del espectador no sólo sobre lo que es el arte, sino sus percepciones mismas sobre dónde encontrarlo y apreciarlo en varios escenarios como el Louvre”.

Un ejercicio creativo que nos invita a imaginar lo que sería del mundo si el arte se desbordara fuera de los marcos que supuestamente lo limitan.

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland

Frames by artist Taylor Holland