*

X

Si aún creías en Dios como origen de la vida, esta teoría podría convencerte de lo contrario

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/18/2015

Jeremy England, científico del MIT, propone que el origen de la vida es un resultado inevitable del comportamiento de la materia en ciertas circunstancias

origin_evol_lifeEl origen de la vida en nuestro planeta es un enigma que justificadamente ha generado todo tipo de especulaciones, investigaciones y teorías que explican el fenómeno. A grandes rasgos, estos intentos de respuesta podrían agruparse en dos grandes categorías: la de tipo religioso y la científica; por un lado la que especula y afirma pero a partir de dicha especulación y, por el otro, la que tiene como respaldo hechos obtenidos de observaciones y experimentaciones con la realidad misma (la realidad física, la realidad química, etc.). Para algunos la vida sólo fue posible por la mediación de un ser superior que la hizo surgir, mientras que para otros es la consecuencia de reacciones medibles y comprobables.

En este sentido una investigación reciente podría convertirse en un hito en torno a tal debate pues, según sus conclusiones, la vida podría ser la consecuencia inevitable del comportamiento de la materia, lo cual podría descartar del todo las explicaciones religiosas del problema.

De acuerdo con Jeremy England, científico del MIT que elaboró el modelo físico-matemático al respecto, cuando un grupo de átomos está expuesto por mucho tiempo a una fuente de energía y a la vez está inmerso en un ambiente de calor, ocurre una reestructura orientada a disipar la energía sobrante. En el caso de la Tierra eso sería lo que sucedió con los primeros átomos que, por las condiciones primigenias de nuestro planeta, pasaron en cierto momento de ser materia inerte a ser materia orgánica con vida.

De acuerdo con esta hipótesis, que la materia adquiera vida no es ningún milagro ni ningún acontecimiento inesperado, sino una consecuencia natural cuando las circunstancias externas lo permiten.

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 05/18/2015

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.