*

X

¿Qué hace realmente el famoso pulpo de Hokusai con la mujer? Según la ciencia, nada sexual

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/11/2015

Una interpretación científica de “El sueño de la esposa del pescador”, el famoso grabado erótico de Hokusai, sugiere que quizá el pulpo no esté tan excitado sexualmente como la mujer sobre la que se encuentra

hokusai

Sin duda muchos identificarán la imagen principal de esta nota: la escena sexual, un tanto monstruosa, un tanto inesperada, ente un pulpo y una mujer de rasgos orientales que, según parece, se encuentra en un momento de placer memorable con el cefalópodo. La ilustración es una xilografía de Katsushika Hokusai llamada Tako to Ama, El sueño de la esposa del pescador, y usualmente se clasifica dentro del género ukiyo-e, y en particular dentro del shunga, el arte erótico japonés del siglo XIX.

El grabado ha suscitado mucha curiosidad, artística en casi todos los casos pero, como en el curioso análisis que hace poco hicieron astrónomos forenses del cuadro de Monet Atardecer de Étretat, así también Diane Kelly, en el sitio Throb, examinó la validez científica de la ensoñación de Hokusai.

En la lectura de Kelly el arrobo de la mujer es indudable, no así el del pulpo, que estrictamente no muestra ninguna señal de excitación sexual. Por su color y sus dimensiones, el animal parecer ser un ejemplar macho del pulpo gigante del Pacífico (Enteroctopus dofleini) en cuya piel se encuentran cientos de células cromatóforas, las cuales le otorgan la coloración, la posibilidad del mimetismo, la textura y, cuando se trata de ejercer la actividad sexual, un singular patrón cutáneo de manchas blancas contra un fondo rojo. Un primer signo de que el pulpo del grabado tal vez no esté especialmente emocionado con lo que hace.

Otra prueba más para esta hipótesis se encuentra en el lugar más obvio del cuerpo del pulpo: el órgano que usa para copular. Como en otras especies, el pulpo gigante del pacífico también tiene un pene, sin embargo, en su caso es un apéndice más bien pequeño cerca de su cabeza que en realidad no utiliza durante el acto reproductivo. A cambio, se sirve del hectocótilo, un brazo que cumple las funciones del pene al momento de fecundar a la hembra.

En la imagen de Hokusai, sin embargo, el brazo que debería corresponder al hectocótilo (el tercero) no muestra las características de excitación habituales durante un momento de excitación sexual, a pesar de que parece acercar a la mujer tal y como lo haría con una hembra con la que está a punto de aparearse. En vez de estar preparado para inseminar a la hembra (tal y como se muestra en este video), el hectocótilo luce enredado con cierta ternura alrededor de la espalda de la mujer, lo cual podría parecer romántico aunque quizá también un poco obsceno.

Por último tenemos la interpretación más común que se hace de la escena: la mujer no está siendo penetrada por el pulpo, sino que más bien se trata de una sesión fenomenal de sexo oral, una representación de un cunnilingus imposible y por eso mismo incomparable. Sin embargo, nos dice Kelly, ¿de verdad una mujer querría sobre su genitalia una boca bien afilada, con una lengua dentada capaz de perforar conchas y exoesqueletos de animales marinos?

El arte es fantástico, pero de cuando en cuando no le sienta mal un poco de solvencia científica.

También en Pijama Surf:

Los diversos usos del escroto en grabados japoneses del siglo XIX

La imagen prohibida de Leda y el cisne de Derrick Santini, ¿bestialismo o arte erótico?

Te podría interesar:
Las computadoras de Google parecerían haber tomado LSD: usando software de reconocimiento visual han aprendido a "soñar", y sus visiones son altamente psicodélicas

this-is-what-happens-when-machines-dream-7

 

Esta semana Google dio a conocer las imágenes que han estado generando sus Redes Neurales Artificiales utilizando un software de reconocimiento de imagen. La naturaleza altamente psicodélica, por momentos perturbadora, por momentos celestial, de estos loops visuales ha provocado la fascinación de la Web (ese cerebro global conformado por máquinas y humanos). El símil con la novela de Philip K. Dick que fue llevada al cine como Blade Runner por Ridley Scott, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, no se hizo esperar. ¿Son estos los sueños electrónicos de las máquinas en los momentos antes de despertar a la inteligencia? Al menos una de estas imágenes contiene ovejas eléctricas arremolinadas en el cielo como fractales bovinos.

Las imágenes que "sueñan" las máquinas de Google, cuya misión recientemente parece ser desarrollar la inteligencia artificial y construir un ejército de robots, son resultado de su aprendizaje en reconocimiento de imagen. En este caso el software fue programado para generar sus propias imágenes con base en la información almacenada a través de millones de imágenes etiquetadas con el nombre de animales o cosas como "gato", "silla", "vaca". El software de Google ya ha aprendido a reconocer estas imágenes sin etiquetas y, de hecho, la función puede usarse en su servicio Google Image. En el nuevo experimento se permitió que las computadoras hicieran "libre asociación" (como si hubieran ido a psicoanálisis jungiano) y luego se ordenó que las asociaciones fueran reforzadas a través de bucles de retroalimentación (feedback loops).

Las imágenes generadas en instancias de bajo nivel de retroalimentación solo crean el efecto de una pintura, por ejemplo este elegante llano africano:

ibis

Pero cuando se sigue este proceso de iteración lo suficiente se llegan a generar imágenes como estas, que son ya suntuosos sueños psicodélicos, en los que los loops parecen rivalizar con la imaginación surrealista y uno podría pensar que los programadores de Google han dosificado a sus máquinas con un poco de LSD o incluso DMT: 

this-is-what-happens-when-machines-dream-6a

En el blog de desarrollo de Google explican:

Uno de los desafíos de las redes neurales es entender qué es exactamente lo que sucede en cada capa. Sabemos que después del entrenamiento, cada capa progresivamente extrae niveles cada vez más altos de los rasgos destacados de la imagen, hasta que en la capa final esencialmente toma una decisión de qué imagen muestra. Por ejemplo, la primera imagen puede buscar contornos o esquinas. Capas intermedias interpretan los rasgos básicos para encontrar formas generales y componentes, como una hoja o una puerta. Las últimas capas ensamblan las anteriores en una interpretación completa --estas neuronas se activan en respuesta a cosas muy complejas, como edificios completos o árboles. 

[caption id="attachment_96706" align="aligncenter" width="640"]google12-neural-net-dream La red neural sueña con una red neural, y así hasta el infinito... o despertar[/caption]

 

[caption id="attachment_96709" align="aligncenter" width="640"]google-hurqaly-fotos-fb ¿El Shambhala de la inteligencia cibernética?[/caption]

google1 google2

 

Twitter del autor: @alepholo

También en Pijama Surf: Electric Sheep, el sueño colectivo de las computadoras