*

X

Nuevo camuflaje de invisibilidad con fines bélicos estaría listo en 18 meses

Por: pijamasurf - 05/13/2015

El funcionamiento exacto de estos materiales (¿nanotecnología, nanocámaras y pantallas, fibras moleculares?) permanece como secreto militar, lo que puede hacer sospechar que se trata sólo de una táctica psicológica para amedrentar a los enemigos en el campo de batalla

invi

Muchas innovaciones técnicas y científicas ocurren en el campo militar por una razón: pueden aprovecharse de la última tecnología haciendo uso de recursos económicos privados, además de que su eficacia está puesta en un contexto bélico, donde los errores humanos suelen costar vidas. Tomando esto en cuenta, la armada de Estados Unidos y varias compañías están desarrollando prototipos para camuflar materiales, lo que pretende crear un "traje de invisibilidad" cuyo primer prototipo sería presentado en 18 meses.

invi3

El ejército planea construir trajes para soldados "camaleón" con cobertura de invisibilidad para el adversario en 360 grados, que funcione en diferentes condiciones de luz y sin importar el tipo de clima donde se encuentre (ya sea desierto, nieve y niveles de congelación, viento, lluvia, humo, selva, etcétera).

Las especificaciones que ha dado el ejército, sin embargo, aún no encuentran soluciones completas: idealmente este camuflaje no debe requerir baterías adicionales o fuentes de poder, debe durar un mínimo de 4 horas y pesar no más de 1 kilo.

Guy Cramer, director ejecutivo de la compañía canadiense Hyperstealth Biotechnology afirma haber mostrado camuflaje de metamateriales a los científicos del ejército el año pasado, y aunque no es posible revelar el funcionamiento de dichos materiales (después de todo, en eso consiste su ventaja frente a los posibles enemigos), dice que el desarrollo de la invisibilidad con fines bélicos ha entrado en una nueva fase.

Eso, claro, o se trata de un bluff estadounidense para presionar psicológicamente a sus numerosos enemigos militares.

Te podría interesar:

La (im)puntualidad no es una virtud ni un defecto sino un rasgo de tu personalidad

Por: pijamasurf - 05/13/2015

Los hábitos creados a fuerza de repetición refuerzan y en gran parte determinan nuestra experiencia subjetiva del tiempo, como parece demostrar este estudio

rabbit

Nuestra experiencia del tiempo obedece a nuestra propia subjetividad: hay individuos que nunca han llegado tarde a una cita, mientras que otros no llegan ni con todas las notificaciones del mundo. Ciertas culturas (además de la impronta moderna por la eficiencia), como la japonesa, guardan el mayor respeto por la consideración del tiempo de los demás; otras, como la nuestra, asocian una especie de elegancia a llegar ligeramente tarde a la cita. Pero el tiempo según lo experimenta la conciencia no se deja ordenar según las coordenadas del meridiano de Greenwich.

Un estudio realizado por el doctor Jeff Conte, profesor asociado de psicología en la Universidad Estatal de San Diego, ofrece una visión dicotómica pero ilustrativa de cómo diferentes individuos, de acuerdo con su tipo de personalidad, tienen distintas experiencias del tiempo.

Se dividió a los voluntarios en dos grupos: los de personalidad tipo A son los más activos, orientados a logros y hostiles en algunas ocasiones; los de tipo B son más relajados y amigables, pero también suelen llegar más tarde a las citas. A través de diferentes pruebas, cada individuo de ambos grupos tuvo que medir su percepción de la duración de 1 minuto. Los del tipo A estimaron que el minuto dura 58 segundos, mientras que los del tipo B lo estimaron en 77 segundos.

En otras palabras, nuestra puntualidad depende de nuestros hábitos, y estos a su vez dependen de la manera en que organizamos subjetivamente el tiempo a nuestro alrededor. Los ajustes en nuestros ciclos biorrítmicos y nuestra consideración social por los demás determinan la forma en que gastamos los minutos, e incluso podría decirse que, subjetivamente, definen para cada quien la duración de su vida.