*

X

La (im)puntualidad no es una virtud ni un defecto sino un rasgo de tu personalidad

Por: pijamasurf - 05/15/2015

Los hábitos creados a fuerza de repetición refuerzan y en gran parte determinan nuestra experiencia subjetiva del tiempo, como parece demostrar este estudio

rabbit

Nuestra experiencia del tiempo obedece a nuestra propia subjetividad: hay individuos que nunca han llegado tarde a una cita, mientras que otros no llegan ni con todas las notificaciones del mundo. Ciertas culturas (además de la impronta moderna por la eficiencia), como la japonesa, guardan el mayor respeto por la consideración del tiempo de los demás; otras, como la nuestra, asocian una especie de elegancia a llegar ligeramente tarde a la cita. Pero el tiempo según lo experimenta la conciencia no se deja ordenar según las coordenadas del meridiano de Greenwich.

Un estudio realizado por el doctor Jeff Conte, profesor asociado de psicología en la Universidad Estatal de San Diego, ofrece una visión dicotómica pero ilustrativa de cómo diferentes individuos, de acuerdo con su tipo de personalidad, tienen distintas experiencias del tiempo.

Se dividió a los voluntarios en dos grupos: los de personalidad tipo A son los más activos, orientados a logros y hostiles en algunas ocasiones; los de tipo B son más relajados y amigables, pero también suelen llegar más tarde a las citas. A través de diferentes pruebas, cada individuo de ambos grupos tuvo que medir su percepción de la duración de 1 minuto. Los del tipo A estimaron que el minuto dura 58 segundos, mientras que los del tipo B lo estimaron en 77 segundos.

En otras palabras, nuestra puntualidad depende de nuestros hábitos, y estos a su vez dependen de la manera en que organizamos subjetivamente el tiempo a nuestro alrededor. Los ajustes en nuestros ciclos biorrítmicos y nuestra consideración social por los demás determinan la forma en que gastamos los minutos, e incluso podría decirse que, subjetivamente, definen para cada quien la duración de su vida.

Te podría interesar:

El problema de salud que inexplicablemente afecta más a las personas de baja estatura

Por: pijamasurf - 05/15/2015

Un estudio descubre una relación entre la estatura y el desarrollo de cierta enfermedad cardíaca

tumblr_njbxmyDPbH1qlqsnio1_250Las personas de baja estatura pueden hacer de esta cualidad una ventaja favorable. Por su talla pequeña casi siempre viajan cómodos en cualquier transporte, encuentran ropa adecuada para su tamaño con rapidez, pueden pasar desapercibidos fácilmente y más. Sin embargo, también tienen algo en contra: al parecer existe un vínculo entre la altura y cierta proclividad a desarrollar enfermedades del corazón.

Eso es lo que sugiere una investigación publicada hace poco en The New England Journal of Medicine, en la cual un equipo médico internacional analizó información de más 200 mil personas, después de lo cual se encontró que cada 2.5 pulgadas (6.35cm) de altura reduce 13.5% la posibilidad de padecer cardiopatía isquémica (enfermedad de las arterias coronarias).

Con todo, los investigadores no pueden explicar esta peculiar relación. No se trata del tamaño de las arterias ―que podrían obstruirse fácilmente por su calibre menor en el caso de las personas de baja estatura, pues en las mujeres esto es así pero no se presenta dicha coincidencia. 

Mientras esta explicación llega, las personas de baja estatura no tendrán otra más que tomar medidas al respecto.