*

X

¿Estás ansioso? La invisibilidad puede ayudarte

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/01/2015

Este experimento científico demuestra que sentirnos invisibles reduce enormemente la ansiedad social

invisibility-cloak

 

De todos los súperpoderes, la invisibilidad suele ser el favorito. ¿Correríamos desnudos?, ¿entraríamos en lugares prohibidos?, ¿espiaríamos a alguien? Quizá solamente nos sentaríamos por ahí a sentir nuestra propia ausencia, pero sólo pensarlo puede ayudar a aligerarnos. Todos hemos probado, en algún momento de la vida, las mieles del anonimato (que es ya como una capa ligera de invisibilidad que se puede disfrutar enormemente), pero la invisibilidad es un prospecto que rebasa el placer de sentirse anónimo, y la ciencia parece haber descubierto por qué.

De acuerdo con un reciente experimento publicado en Scientific Reports, sentir que uno es invisible calma los nervios durante acontecimientos enervantes como tener a una multitud mirándote. Es decir, reduce muchísimo las respuestas automáticas de ansiedad social. La pregunta, por supuesto, es: ¿cómo pueden saber esto los científicos si la invisibilidad es, hasta ahora, físicamente imposible?

Aparentemente la tecnología está muy cerca de lograr hacer “capas de invisibilidad” para el cuerpo humano –y de hecho los desarrolladores de la tecnología son los mismos que en este estudio–, pero para este experimento utilizaron realidad virtual. Equiparon a 23 personas con visores y les pidieron que miraran abajo, hacia sus pies, mientras un científico rozaba sus brazos, piernas y torso con una brocha. Mientras, el científico hacia movimientos idénticos con su otro brazo sobre el aire, el espacio vacío. Una cámara, montada arriba del espacio vacío sobre el que pasaba la brocha mandaba video a los visores de los participantes y les daba la impresión de ser invisibles (veían la brocha moviéndose sobre el espacio vacío pero sentían los roces de esta).  

En una escala del 1 al 100, los participantes reportaron su nivel de estrés en un promedio de 25 en condiciones de invisibilidad. La sensación de ser transparentes bajó su ritmo cardíaco, lo cual sugiere que sentir que no tenemos una imagen física nos relaja enormemente.

Los resultados podrían ser usados para diseñar mejores terapias para la ansiedad social, o también podrían tener implicaciones relevantes para los neurocientíficos que tratan de entender el fenómeno del “miembro fantasma”. A nosotros nos queda la certeza de que nuestra versión mortal de invisibilidad, el anonimato, sí es una suerte de descanso de la ansiedad social. Un descanso comprobado por la ciencia y, por lo demás, delicioso.

.

Excelentes videos ilustran la paradoja de Fermi (o por qué no hemos encontrado vida extraterrestre)

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/01/2015

Sabemos que por cada grano de arena en la Tierra hay 10 estrella solo en la Vía Láctea y que en nuestra galaxia, incluso si solo existiera vida en 0.1% de los planetas, debería de haber 1 millón de planetas con vida

Screen shot 2015-06-04 at 11.19.16 PM

 

La paradoja de Fermi sostiene que, dada la gran cantidad de estrellas y planetas con condiciones habitables en el universo, sería lógico que hubiéramos entrado en contacto con extraterrestres o hubiéramos sido ya colonizados... y sin embargo, ¿dónde están los hombres verdes o los dioses galácticos? 

En este grupo de videos de gran agilidad intelectual y sobre todo con una fabulosa narración visual, nos internamos a esta paradoja que deja a gran parte de la comunidad científica en una zona de perplejidad y especulación. Sabemos que por cada grano de arena en la Tierra hay 10 estrella solo en la Vía Láctea y que en nuestra galaxia, incluso si solo existiera vida en 0.1% de los planetas, debería de haber 1 millón de planetas con vida. Pese a esto muchos científicos consideran que podríamos ser la única forma de vida en el universo, posiblemente una herencia del viejo antropocentrismo. Su razonamiento tiene que ver con que tal vez existen ciertos filtros para que la vida inteligente pueda evolucionar y explorar el espacio, como períodos de tiempo menos estables en la historia del universo o un delicado equilibrio para que la vida pueda mantenerse que aún no somos capaces de evaluar del todo.

 

 

 

Dicho eso, lo más probable es que en el universo existe vida inteligente, pero no somos capaces de percibirla o no siente la necesidad de entrar en contacto con nosotros --puesto que tal vez, más allá de nuestro ego, no somos tan interesantes. Un ejemplo de esto es el esquema de civilizaciones de Kardashev, el cual evalúa la evolución tecnológica de una civilización en tres grados. El primero es la capacidad de usar todos los recursos energéticos de su planeta (nosotros todavía no estamos en esa fase), el segundo de todo su sistema solar y el tercero utilizar toda la energía de su galaxia. Una civilización del tercer tipo podría correr una simulación informática para conciencias incorpóreas casi durante la eternidad, alimentándose de estrellas enanas rojas. Sobra decir que civilizaciones así podrían ser imperceptibles para nosotros, como dioses invisibles, e incluso podrían habernos colonizado sin que lo supiéramos. En este sentido realmente no estamos muy lejos de Sócrates, quien dijo: "Yo solo sé que no sé nada", y existen tantas posibilidades que es ridículo pensar que el solo hecho de no haber encontrado vida en los poquísimos planetas en los que hemos buscado o  que naves espaciales extraterrestres no hayan aterrizado en el césped de la Casa Blanca es una razón suficiente para pensar que no hay vida inteligente más allá de la Tierra.