*

X

Esta podría ser la causa del misterioso zumbido que han escuchado miles de personas en todo el mundo

Por: pijamasurf - 05/03/2015

El misterioso "zumbido" que por décadas ha molestado a miles de personas en todo el mundo podría por fin tener una explicación

planetsound-590x330Desde hace varias décadas existen reportes de un fenómeno extraño que a falta de mayor precisión se ha conocido como “The hum”, “el zumbido”. En distintas partes del mundo hay personas que aseguran escuchar un ruido molesto e insistente, un sonido de baja frecuencia, como el de un motor, que escuchan sólo unos cuantos, entre quienes ha provocado dolores de cabeza, problemas de sueño e incluso un par de suicidios.

En 1998 se dijo que dichos casos podrían estar relacionados con un descubrimiento realizado entonces por geólogos y otros investigadores de los fenómenos terrestres, quienes encontraron que nuestro planeta emite naturalmente una vibración que se traduce en un sonido de 10mHz. Esta, sin embargo, era la explicación al “zumbido”, ¿pero cuál era la de dicha vibración?

En los años siguientes, varias investigaciones perfilaron la hipótesis de que la vibración y el sonido consecuente guardaban una relación estrecha con los movimientos del océano, específicamente con las olas, cuyo chocar constante entre sí y con la superficie terrestre podría ser la causa de ambos fenómenos.

En febrero pasado, la revista especializada Geophysical Research Letters publicó un estudio de científicos del Centre National de la Recherche Scientifique de Francia en el cual se confirma que la actividad microsísmica que se registra en todo el planeta es consecuencia directa del movimiento de las olas del océano: por un lado, para períodos largos de entre 13 y 300 segundos, las olas funcionan en un mecanismo linear en el que su fuerza se suma para generar ondas sísmicas y, por otro, en períodos de menos de 13 segundos, su interacción se ajusta a un modelo no linear que igualmente provoca movimientos sísmicos.

Si esta investigación se comprueba, aportaría también un sustento científico al "zumbido" y su misteriosa presencia alrededor del mundo.

También en Pijama Surf: TOP: los 5 sonidos más misteriosos cuyo origen o causa aún se desconoce

Te podría interesar:

Cuando recordamos un evento pasado, estamos sólo recordando la última vez que lo recordamos

Por: Lucia Ortiz Monasterio - 05/03/2015

Los recuerdos no son lo que parecen ser: nada tienen que ver con el evento del que surgieron. Pero hay maneras de convivir mejor con ellos

Screen shot 2015-05-04 at 9.27.18 PM

Nuestra memoria individual es nuestro fantasma por toda la vida; hay que ser considerados. Para bien y para mal, nunca nos va a dejar de acechar. No nos va a ahorrar ningún momento incómodo, doloroso, nostálgico, por más que intentemos disuadirla. Nos hará revivir una y otra vez eso que preferiríamos enlutar bajo el plomo del pasado. Pero como buen fantasma, también es una dulce compañía. A veces incluso más dulce que el acontecimiento que recrea. Acordarse de detalles de una noche deliciosa, por ejemplo, puede rebasar en delicia a esa misma noche. Pero hay algo que debemos saber antes de conmovernos profundamente hacia la tristeza o el placer a partir de un recuerdo: cuando recordamos un evento pasado, estamos realmente recordando la última vez que lo recordamos.

Dicho de otra forma, el pasado no existe; se quedó en su lugar, en su presente. Cuando recordamos algo, nuestro recuerdo poco tiene que ver con el evento (una foto de las flores no es las flores); es una copia de la copia de la copia de las veces que lo 297254_10151283032485396_487300698_nhemos recordado, y cada copia se distorsiona un poco. ¿Tienes un recuerdo atesorado? Piensa dos veces si quieres recordarlo ahora, por que la próxima vez no será el mismo, y además, cada vez que lo recorras se irá desvaneciendo. Es como si se gastara con el uso. Por otro lado, si tienes un recuerdo traumático, invócalo cuanto antes para que pierda fuerza y no pueda hacerte más daño. Evadir recuerdos es conferirles fuerza.

Nunca volveremos a un momento vivido, como nunca pisaremos el mismo río. Este fascinante estudio fue publicado en Journal of Neuroscience en 2012, y cambia todo lo que pensábamos de nuestra aparente realidad. Es como el juego del teléfono descompuesto, los pequeños errores que se van acumulando acaban por derrotar al mensaje original, incluso al punto de convertirse en algo totalmente falso o ficticio.

De ahí que las ocasiones en que rumiamos un recuerdo una y otra vez estamos más bien creando un monstruo que nada tiene que ver con su punto de partida. Nada de lo que tuvimos regresa. Tenemos a nuestro fantasma, la memoria, que es una máquina de hacer quimeras; bestiarios hermosos o terribles, pero despegados por completo de su manuscrito original. Tal vez así funciona el pasado: cuando se va deja en su lugar a un fantasma y nosotros le conferimos agencia a ese fantasma como si fuera el evento mismo, agencia sobre nuestra realidad y nuestras emociones. Pero al invocar a ese fantasma, al recordar, estamos cambiándolo, creando a otro parecido a él pero distinto, y así hasta que no es más que un pequeño dolor o una pequeña alegría. Una nostalgia. Habría que considerar y elegir qué recuerdos recordar y cuándo.

Twitter de la autora: @luciaomr