*

X

Abren Museo del Excremento en Italia para promover la conciencia fecal

Por: pijamasurf - 05/22/2015

Apelando a la transformación de la materia y el rediseño de nuestra relación con la naturaleza, el Museo della Merda es una loable iniciativa

IMG_0073-550x367

Aunque en primera instancia pareciera que el recién estrenado recinto es una especie de altar escatológico, si indagamos un poco en el concepto detrás del nuevo Museo della Merda todo apunta a una novedosa noción: la conciencia fecal. El peculiar espacio fue establecido en el pueblo de Castelbosco, al norte de Italia, dentro de una granja de leche donde se generan casi 100 mil kilos de excremento diariamente. 

El cuantioso capital fecal que posee Gianantonio Locatelli, propietario de la granja, lo motivó a fundar el Museo de la Mierda, con la intención de educar al público en la historia y sobre todo en el valor del excremento. Básicamente se trata de generar conciencia sobre la relación cultural que se nos ha inculcado alrededor de este desecho orgánico y cómo repensarla para aprovechar el excremento como materia útil utilizándolo, por ejemplo, como combustible para operar la calefacción de una residencia. Para esto el museo despliega arte, material didáctico e instalaciones científicas.

De acuerdo con la información que provee en su sitio, el Museo della Merda aborda la materia desde una perspectiva alquímica, es decir, vislumbrando siempre la posibilidad de transformarla: 

Albergando una serie de instalaciones en continua evolución, dedicado a la transformación, la habilidad de transmutar sustancias naturales y restablecer una relación más sana entre el hombre y la naturaleza. Labores que alguna vez correspondieron a los alquimistas y que ahora son la base de este proyecto que rebasa las normas culturales y los prejuicios. 

 

Te podría interesar:

¿Y si el oprimido fuera el opresor? La historia visual del racismo en Estados Unidos reinterpretada (FOTOS)

Por: pijamasurf - 05/22/2015

El fotógrafo Tyler Shields ha elaborado esta poderosa serie a propósito del racismo contra la población negra en Estados Unidos

Uno de los ejercicios creativos más interesantes es el que se desprende de pregunta “¿Qué hubiera pasado si…?”, esa puerta a la especulación contrafáctica que nos dispara hacia la multiplicidad de lo posible, la existencia imaginaria de lo que no fue pero pudo ser, aquello que sin ser real tampoco es fantástico, sino sólo factible.

Como concepto, esa es en parte la premisa del fotógrafo Tyler Shields, quien recientemente presentó su serie Historical Fiction, en la que el tema central es el racismo en Estados Unidos. Como sabemos, en dicho país existe una doble tradición respecto de la población de origen africano: por un lado, una vertiente en la que el denominador común es la dominación, la discriminación y el trato desigual por parte de ciertos sectores e individuos de la población blanca caucásica; sin embargo, en oposición a esta, se alza una fuerza notable de reivindicación y lucha por la igualdad y el reconocimiento político. Esa, como decimos, es una historia conocida. En el trabajo de Shields la diferencia es una vuelta de tuerca contrafáctica en la narrativa del discurso.

A partir de imágenes, iconos y símbolos visuales poderosos o fácilmente reconocibles, el fotógrafo invirtió a los protagonistas de las imágenes para mostrarnos cómo sería dicho discurso visual si la población negra fuera la opresora y la blanca la oprimida.

El resultado es sencillo pero potente, pues de algún modo parece resaltar con todavía más vehemencia la responsabilidad histórica de la población blanca de Estados Unidos, en especial esos grupos dominantes que han impulsado a lo largo de los años la discriminación en contra de los afroamericanos.

Aunque no parece posible que un policía blanco sea sometido tal y como Shields lo muestra, y aunque sucediera, de algún modo no conlleva la misma carga de injusticia e ideológica con que ponderaríamos la imagen si el inmovilizado fuera un joven negro. No porque lo merezca, sino porque el opresor se niega a asumir dicha responsabilidad histórica, y eso no se perdona fácilmente.

[gallery ids="95632,95631,95630,95629,95627,95628"]