*

X

4 músicos particularmente interesados en ocultismo y magia

Por: pijamasurf - 05/31/2015

Estas 4 figuras de la música han demostrado un consistente interés por las artes ocultas

songremains7

La ramificación de las ciencias ocultas es vasta y estimulante. Desde los milenarios ritos que nacieron en Egipto, el misticismo árabe, el chamanismo y los protocolos de las tradiciones paganas hasta sus innumerables desdoblamientos que incluyen, entre muchas otras, la alquimia, la masonería y la Cábala, las artes del espíritu y la magia han acompañado, y hasta cierto punto guiado, la historia de la humanidad.  

Con la consagración del New Age –cuyo antecedente es el mix de escuelas místicas que terminaron condensadas en escuelas encabezadas por gente como Madame Blavatsky o Rudolf Steiner– el ocultismo, o al menos su estudio superficial, se hizo accesible a millones de personas, incluidas algunas celebridades e iconos pop. Y en este proceso, obviamente, los músicos no quedaron exentos: múltiples figuras de la música se han ocupado, con mayor o menor seriedad, de este tipo de temas. 

Cabe señalar que esta relativa democratización del conocimiento oculto tiene, como casi todo en la vida, un doble filo. Por un lado parece benéfico que los arcones se hallan parcialmente abiertos para derramar sus mieles sobre más espectros de la población. Por otro, como todo cuando se populariza, se hace latente el riesgo de la frivolización, las jactancias y las pretensiones retóricas.

En todo caso, más allá de valuar la naturaleza de su acercamiento a las artes ocultas, a continuación te presentamos una selección de cuatro populares músicos que abiertamente han manifestado su interés en ellas. Podríamos mencionar muchos más, desde Los Beatles hasta, obviamente, KLF o Coil, pero quisimos hacer una selección que, con excepción del primero, fuese un poco más inesperada:

220px-Zoso_Jimmy_Page_Saturn_sigil.svg

Jimmy Page

El virtuoso guitarrista de Led Zeppelin se ha distinguido por su consistente relación con ciertas doctrinas de magia occidental. Por ejemplo, adquirió la célebre y sombría casona que perteneció a Aleister Crowley (la "Boleskine House"), ubicada en el Distrito de los Lagos de Escocia. También se le recuerda por utilizar recurrentemente un símbolo que llamaba Zoso, que proviene del Ars Magica Arteficii (1557), un tratado alquímico de Gerolamo Cardano.

Björk

La extravagante personalidad de esta cantante incluye un constante diálogo con lo sobrenatural. Esta faceta de Björk se podría explicar en buena medida si consideramos que en su país natal, Islandia, prácticamente todos los habitantes tienen una cierta propensión a prácticas o creencias asociadas a los espíritus de la naturaleza y los ritos paganos. En repetidas ocasiones Björk alude a la influencia de los astros en su vida (y, por cierto, la islandesa tuvo en algún momento una banda de punk llamada KUKL, "brujería" en islandés). 

Screen Shot 2015-05-31 at 7.06.30 PM

Elvis Presley

Aparentemente "el Rey" tenía una fascinación por el ocultismo. Entre los libros que tenía en su casa, Graceland, se incluían obras de Blavatsky y Manly P. Hall. También, en algún momento de su carrera, se sometió a procesos e desintoxicación y celibato como parte de un ritual iniciático sugerido por un gurú indio. 

Kate Bush

Aunque a muchos les cueste trabajo asociar a esta cantante británica de art pop con la magia ritual, lo cierto es que existen varios indicios que la vinculan con un extenso interés por estas doctrinas. Por ejemplo, en su álbum The Red Shoes (1993) aborda los cuentos "infantiles" de Hans Christian Andersen desde su perspectiva originalmente oculta, y en la canción "Lily" incluye fragmentos de un ritual bastante recurrido en la orden Golden Dawn que se llama "Lesser Banishing Ritual of the Pentagram".

 

Te podría interesar:

Los archivos negros sobre el millonario negocio de la investigación contra el cáncer

Por: pijamasurf - 05/31/2015

La investigación científica especializada en cáncer no se dirige a encontrar curas efectivas de bajo costo, y ni siquiera a favorecer el aspecto preventivo de la enfermedad

Cancer-Research

"Todos deberían saber que la mayoría de la investigación sobre el cáncer es un gran fraude, y que las mayores organizaciones dedicadas a la investigación del cáncer han sido negligentes en cuanto a sus obligaciones con quienes los apoyan". Esta declaración pertenece al doctor Linus Pauling, químico dos veces ganador del premio Nobel de química. Sus aportaciones a la química cuántica y a la biología molecular constituyen las bases de ambas ciencias, pero también tenía algo de activista. Se negó, por ejemplo, a dirigir el área química del Proyecto Manhattan (p. ej. la creación de la bomba atómica). Su ejemplo ha inspirado a muchos miembros de la comunidad científica a denunciar el lazo entre la investigación del cáncer y sus millonarios financiamientos.

Y es que el cáncer es una industria más dentro de la economía, especialmente la de Estados Unidos, con sus propias prioridades de crecimiento que poco tienen que ver con la salud. En 2014 se diagnosticaron más de un millón 600 mil nuevos casos de cáncer, que culminaron en 585 mil 720 muertes. Sin embargo, el presupuesto federal es de 6 mil millones de dólares anuales. El National Cancer Institute estima que los costos de tratamientos (administrados por instituciones conectadas al presupuesto federal) sumaron 125 mil millones de dólares en 2014, pero que para 2020 llegarán a 173 mil millones. Encontrar una cura, paradójicamente, sería lo peor que podría pasarle a la lucrativa industria del cáncer.

Tenemos el caso, por ejemplo, de los 190 científicos de 38 países que firmaron una carta dirigida a la ONU, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y gobiernos de distintos países sobre las "serias preocupaciones con respecto a la exposición ubicua y creciente a los campos electromagnéticos generados por dispositivos eléctricos e inalámbricos", los cuales podrían provocar distintos padecimientos (incluyendo cáncer cerebral o glioma) en los usuarios. ¿Por qué no existen estudios concluyentes acerca de la posible peligrosidad de la radiación electromagnética en routers y teléfonos celulares? Porque las telecomunicaciones, como la salud, son un gran negocio.

La doctora Marcia Angell fue editora en jefe del New England Medical Journal, una de las más prestigiosas revistas médicas, hasta que consideró que "es simplemente imposible creer en mucha de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de médicos reconocidos o parámetros médicos autoritarios. No me satisface esta conclusión, a la que llegué lenta y difícilmente en mis más de 2 décadas como editora del New England Journal of Medicine".

Cancer-industry-false-diagnosis-640-1728x800_c

¿Qué falla exactamente, la investigación misma o su sentido? Según el doctor John Bailer, miembro durante 20 años del National Cancer Institute, hay que considerar "que toda nuestra investigación sobre el cáncer de los últimos 20 años es un fracaso total", especialmente los costosos y largos tratamientos a los que se somete mucha gente. Si queremos llegar a la verdad sobre el cáncer (y más o menos sobre cualquier cosa en el neoliberalismo) es preciso saber de dónde viene el dinero que financia las investigaciones, como un detective siguiendo un rastro de sangre.

El dinero proviene de compañías farmacéuticas que buscan comprar y patentar los resultados de las investigaciones realizadas en las universidades y centros especializados, con el fin de lucrar con la cura. Sin embargo, en algún punto del camino se dieron cuenta de que era igualmente lucrativo posicionar el cáncer como un nuevo enemigo público número 1, y dedicarse simplemente a combatirlo inútilmente. De hecho el problema no es que no exista una cura efectiva contra el cáncer, sino que en caso de existir probablemente terminaría con el negocio del tratamiento.

¿Y el famoso "redondeo" y todas esas campañas filantrópicas para financiar investigaciones? Mucho de eso, al menos en EE.UU., va a parar a investigación en animales, que médicos como Irwin Bross (antiguo director del Sloan-Kettering Cancer Research Institute, el mayor centro de su tipo en el mundo) han tildado de irrelevante:

Es bien sabida la inutilidad de la mayoría de los estudios de modelo animal. Por ejemplo, el descubrimiento de los agentes quimioterapéuticos en el tratamiento del cáncer humano es celebrado como un triunfo debido al uso de sistemas de modelo animal. Sin embargo, otra vez, estas exageraciones vienen o son fomentadas por la misma gente que obtiene dinero federal para investigación en animales. Hay muy poca, o nula, evidencia fáctica que apoye tales declaraciones. Prácticamente todos los agentes quimioterapéuticos de valor en el tratamiento del cáncer humano fueron encontrados en un contexto clínico más que en estudios con animales.

La investigación no se dirige a encontrar curas efectivas, de bajo costo, vamos, ni siquiera a favorecer el aspecto preventivo del cáncer. Esto lo explica muy bien el doctor Dean Burk, bioquímico, en un ya clásico estudio de 1934: "Cuando tienes poder no tienes por qué decir la verdad. Es una regla que ha estado operando en el mundo por generaciones. Y hay mucha gente que no dice la verdad cuando están en el poder en posiciones administrativas". También afirma que el fluoruro es más cancerígeno que muchos otros químicos, y tiene evidencia química y biológica sustentada en 50 años de investigación.

Los testimonios de bioquímicos, médicos e investigadores de amplio reconocimiento en contra de la industria del cáncer abundan y pueden consultarse con relativa facilidad. Pero podríamos pensar que se trata de una falacia de autoridad ejercida posiblemente por personas dejadas fuera de la repartición de los centavos cancerígenos. Es posible. Sin embargo, es preciso considerar por qué hemos avanzado tanto en el terreno de las telecomunicaciones globales en un lapso muy breve de tiempo y no hemos logrado curas definitivas para aliviar el dolor humano. Habría que replantearnos individualmente qué versiones de la verdad debemos creer y cuáles estamos simplemente orillados a creer por la misma falacia de autoridad que denunciamos anteriormente.