*

X
El dinero, el arte como estatus, las fórmulas preconcebidas, el que cualquiera puede ser artista... ¿un frenético loop en el arte contemporáneo?

benedicto3Podría pensarse que hablar sobre arte contemporáneo es ocioso; un lugar en el terreno de los privilegiados que pueden darse el lujo, el interés y el tiempo para discutir sobre la pregunta eterna que preocupa a algunos: ¿es arte o no?

En su libro Vs el arte contemporáneo, de Tumbona Ediciones, Javier Toscano nos introduce brevemente a un singular fenómeno: cómo el sistema del arte se alimenta a sí mismo con fórmulas repetidas que probadamente funcionan en el mercado.

El "ready made" de Duchamp (la pieza que adquiere un carácter estético en su descontextualización) o la exaltación de los productos y la mercadotecnia con el trabajo estético de Warhol han sido durante décadas replicados, con algunas pocas variaciones, en el discurso creativo de miles de nuevos "artistas". Toscano nos explica lúcidamente este fenómeno a partir de la ilusión creada por el sistema capitalista democrático, pues la mercadotecnia ha impregnado al arte: cualquiera puede ser artista, algo que se materializó en el mensaje de la famosa obra de 1993 llamada Do it; unos años antes, en 1988, una campaña masiva de Nike lanzaba el mensaje Just Do It. 

Si a Marck Zuckerberg, a Steve Jobs o a Bill Gates les fue bien saltándose la universidad y escalando en la cumbre socioeconómica a partir de su talento, estos casos representan sólo unos capítulos de éxito de entre los millones que no alcanzan el pedestal. Así, la noción del “tú puedes” ha permeado al arte y miles de nuevos artistas creen poder “ser artistas” por mera decisión: sólo basta subir a la cumbre con estrategia y por supuesto, relaciones sociales. 

FLYER-ARTE2-01-e1421114808377-700x307

Con el concepto de Know How, Toscano también nos advierte que hoy las escuelas de arte parecieran enseñar más a los alumnos cómo ascender en el sistema del arte que a seguir sus propios impulsos creativos (en caso de que estos existan). 

Hoy pareciera que las relaciones públicas son más importantes que cualquier otro talento para llegar a la cima. Así, se tiene la noción de que el artista que no llegó al reconocimiento es culpable de ello porque no supo cómo hacerlo: cómo si ese fuese el trabajo de un creador (muchas veces, la personalidad del genuino artista suele ser antagónica a esta capacidad).

Al leer este breve pero sugerente ensayo de Toscano, el autor nos invita a preguntarnos cómo es que el sistema del arte (los curadores, los museos, las escuelas, los coleccionistas, etc.) sigue legitimando un discurso que ya está sobrentendido: ¿una tendencia de mercado redituable?, ¿un público por demás fácil?

Recomiendo ampliamente este texto que desmadeja hábilmente cómo es que el sistema del dinero, las relaciones públicas y la falsa idea de que todos podemos lograr lo que queramos, han desvirtuado la creación actual de arte (nada que no pueda remediarse, por cierto). 

Puedes encontrar el libro aquí.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

¿Podrías reunir todos los elementos de la tabla periódica en un mismo lugar?

Por: pijamasurf - 04/12/2015

No hablamos de coleccionar monografías: existe gente que paga por tener pequeñas muestras de todos los elementos de esta colección imposible de completar

 

[caption id="attachment_94005" align="aligncenter" width="620"]ElementSales.com ElementSales.com[/caption]

Muchos de nosotros no recordamos con particular agrado las clases de química en la preparatoria, pero para algunos entusiastas el reto de tener una muestra de todos los tipos de materia conocidos por el ser humano es un reto interesante. (autor del best seller Los elementos) es uno de los mejores en un extraño hobby, el coleccionismo de elementos de la tabla periódica. 

¿Por dónde empezar? La historia de la tabla misma es interesante: su invención se debe al químico ruso Dmitri Mendeléiev, y está basada en la premisa de que las propiedades de los elementos son funciones de sus pesos atómicos. Todo esto es cosa que se ve en la escuela. Existen kits básicos de mineralogía en algunas tiendas todavía, pero para ser un coleccionista serio, sin embargo, Gray insiste en que es necesario comenzar "estudiando química, de lo contrario podrías hacerte daño".

Y es que aunque es un hobby dominado por vendedores en eBay y un par de páginas especializadas, la naturaleza de la colección pone algunos obstáculos extras. Por ejemplo, existen elementos que no es legal poseer, que son radiactivos o incluso inestables. El hassio (Hs) es un elemento sintético que tiene una vida de 9.7 segundos, y por el momento se cree que no existe sobre la Tierra. No se pueden coleccionar elementos químicos como si fueran especias, sólo porque son bonitos, sin conocer los riesgos potenciales.

¿Por qué alguien querría hacer algo así? Bueno, precisamente porque es una colección interesante y difícil. Kurt Steinberg, dueño de la tienda en línea Gallium Source, cree que se trata "de hacer el pasatiempo divertido para todos. Le vendemos a científicos de la NASA y el MIT y le vendemos a niños de 12 años". Puedes comprar un kit de principiante con 76 elementos.

Naturalmente no todos los elementos son tan interesantes, ni por las mismas razones. "Si observas el bismuto, en realidad es muy aburrido. Pero luego lo ves en su forma cristalina y es fascinante. Tiene todos estos colores de arcoíris", afirma.

Desde un punto de vista menos superficial, la colección de elementos químicos es interesante porque es imposible. A decir de Gray, "si eres un coleccionista de estampillas, nunca tendrás todas las estampilllas. No puedes tener todo, pero puedes acercarte muchísimo. La tabla periódica es un objeto satisfactorio, es todo. Es completa. Existe una casilla para cualquier cosa que haya existido o que existirá. No existen agujeros ni ambigüedad, sin polémica sobre si está terminada o no. Es una tabla de anotaciones".