*

X

Últimas grabaciones caseras de William Burroughs antes de morir

Por: pijamasurf - 04/05/2015

Estos videos filmados en 1996 muestran una de las últimas reuniones en casa de Billy Lee con algunos de sus grandes amigos: Patty Smith, Allen Ginsberg, Steve Buscemi y sus gatos

Carl Salomon-Patti Smith-Ginsberg-Burroughs

Difícilmente encontramos filmes que logren plasmar el pensamiento de personajes literarios tal como lo hicieron sus obras. En el caso de William Burroughs, se han filmado varios intentos rescatables como Naked Lunch de Cronenberg y uno aún más convencional y cercano por la participación del mismo Billy Lee: Drugstore Cowboys, de Van Sant. Y aunque la producción, las seductoras personalidades de los actores y la narrativa destructiva le den buena pinta a los escritores, las películas caseras siempre serán un mejor método para averiguar qué pasaba por las neuronas del gran Lee en esos momentos. 

Estos videos de mala calidad tomados en 1996 en la casa de Burroughs en Kansas muestran quizás la última de las reuniones celebradas por el poeta beat en compañía de varios de sus grandes amigos: Patty Smith, Allen Ginsberg, Steve Buscemi y sus gatos. En la grabación de dos partes se puede escuchar a Patty Smith como el oráculo de la noche, cantándole al encorvado sacerdote junkie mientras este se fuma un cigarrillo de marihuana; junto a él está Allen Ginsberg, de quien su aullido ha pasado a formar un eco y Steve Buscemi, que se nota como un niño frente a sus ídolos. Tal vez Burroughs no fue precisamente el alma de las fiestas, pero al parecer siempre tuvo una especie de espíritu animador retorcido hasta el final.

Si bien el cosmos cinematográfico aún no nos ha permitido ver una película que realmente describa el pensamiento de Burroughs, este home video tomado en formato VHS nos vislumbra, con crudeza, un par de minutos de sus últimos días corporales en donde se sintetizan los ingredientes más importante de su vida: libros, droga, amigos y gatos.

Te podría interesar:

Citizenfour, el brillante documental sobre Edward Snowden

Por: Psicanzuelo - 04/05/2015

Un documental esperanzador donde presenciamos la manera en la que un pequeño grupo de personas confinadas en un cuarto logra cambiar el mundo aprovechando las mecánicas de un mundo globalizado

 citizenfour1

La valiente y responsable cineasta Laura Poitras ayuda con su cámara a que sea posible uno de los sucesos más importantes de la década, la publicación de la información oficial que Edward Snowden, un trabajador de la CIA, revela al mundo. Una comprometedora cinta que se erige como la tercera parte de la trilogía de Poitras sobre el 9/11.

Existe el término de que para que algo sea espiritual debe ser sencillo y práctico. Este documental termina siendo espiritual por varias razones, entre ellas levantar el espíritu del que lo experimenta de forma sencilla, pero en tiempo real; no sólo registrando un suceso trascendental sino siendo partícipe del mismo. En un mundo donde las corporaciones están más que nunca siendo parte del Estado, inclusive controlándolo al hacer que sus intereses sean obedecidos, gracias a que termina siendo la economía el único parámetro viable de comunicación; donde cada vez más pronunciado, el control piramidal hace que exista un único gobierno central en camuflaje, sobre este mundo globalizado. Las libertades constitucionales que tiene el individuo empiezan a estorbar para todo esto; es en este complicado contexto donde un individuo decide ejercer su libertad y denunciar acciones que todavía están ocultas a la luz publica, únicamente ganando con esto ser perseguido implacablemente hasta la fecha.

Edward Snowden es un héroe de esos que ya no hay; su nombre junto por ejemplo al de Julian Assange, podría figurar en los libros de texto de las primarias mundiales, si este mundo tomara un mejor rumbo. Esto sólo puede ser posible con ayuda de más individuos; en este caso es evidente la ayuda en la cámara de Poitras, la producción de Bonnefoy y Wilutzky, pero sobre todo la participación de reporteros implacables como Glenn Greenwald que, trabajando en The Guardian, acepta ser parte de todo el plan. Citizenfour, nombre alias que usaba Snowden en el chat platicando con Poitras antes de revelar su identidad, queda de acuerdo con Greenwald para platicar en un cuarto de hotel de Hong Kong; Poiras graba con su cámara digital de video las conversaciones. Cine rebelde en su más clara esencia contestataria, abogando por los derechos constitucionales contra un Estado global que oculta sus métodos a la población. El resultado de esta sesión y otras más, provoca que el mundo se entere de que la NSA tiene a todo mundo vigilado, controlando a sitios como Google, Yahoo, Facebook, Apple, etc… para poder tener acceso a la información de todos sus usuarios.

En algún momento de las pláticas que Snowden sostiene con los reporteros y la cámara, dice algo así como que este gobierno parece cada vez más manejarse como amo de una sociedad que actúa como vasallos de un reino, en lugar de responder el gobernante como alguien electo y la población como su electorado. Snowden denuncia que aparentemente con la excusa del terrorismo el gobierno vigila a todos, pero que en realidad se trata de juntar datos comerciales, de competencias industriales para ver cómo vender más en cierto país. La clave está en los metadatos personales, para mostrar en forma de estadísticas que hace todo mundo en internet, en ocasiones hasta llegar a ubicar gente que aboga por derechos humanos que van en contra de planes del gobierno  americano; un terrorismo de Estado queda al descubierto en poco tiempo. 

Llama la atención que no sólo haya sido la película nominada a un Oscar, sino que la Academia se lo haya otorgado, siendo el voto secreto la manera de protestar por parte del gremio de los cineastas, en este caso Hollywood, contra acciones gubernamentales de control fuera de la ley.

Edward Snowden aparece como una persona frágil que combate contra un aparato enorme teniendo todas las de perder, pero no ha sido así, por lo menos no hasta ahora, sentando además un gran ejemplo para generaciones venideras al pensar en su descendencia. Snowden estaba bien colocado dentro del sistema, nada le hubiera faltado en un mundo esclavizado, pero pensándolo a fondo se dio cuenta de la injusticia, de lo que no era correcto y de lo que estaba en juego, optando por reclamar lo mínimo para sus hijos, y sembrando el valor en el espectador de esta cinta. 

Tráiler subtitulado:

Twitter del autor: @psicanzuelo