*

X

THE LOST, de Reynold Reynolds: arte, ciencia y expresionismo alemán integrados en un ambicioso performance fílmico

Arte

Por: Andrés Cota Hiriart - 04/29/2015

Un escritor inglés recién emigrado al Berlín de los años 30. Un cabaret que esconde un laboratorio secreto. Un vampiro científico. Muchas mujeres, alcohol y algunos nazis. Estos son los elementos dramáticos que entran en juego en el último proyecto del director

Portada texto

 

Un escritor inglés recién emigrado al Berlín de los años 30. Un cabaret que esconde un laboratorio secreto. Un vampiro científico. Muchas mujeres, alcohol y algunos nazis. Estos son los elementos dramáticos que entrarán en juego para que, a partir de los vestigios de una antigua película inconclusa encontrados en una bodega de Siberia, el videoartista Reynold Reynolds confeccione THE LOST, su proyecto más reciente y probablemente el más ambicioso en el que se ha embarcado a la fecha.

foto 1Para quién no esté familiarizado con la obra de este director oriundo de Alaska quizás sea importante saber que, a pesar de ser catalogado como videoartista, Reynold siempre filma sus proyectos en cine, generalmente empleando una vieja cámara Arri 16mm de los años 50. Después, revela el material en el baño de su casa y realiza la digitalización por medio de una maquina improvisada que utiliza una cámara de foto fija para capturar cuadro por cuadro del celuloide. Este dedicado y laborioso proceso asegura que sus películas posean una calidad de manufactura que raya en la perfección absoluta. Aquí un poco más sobre el artista.

Eso dicho, ahora sí podemos entrar en materia y hablar sobre THE LOST.

 

 

El catalizador

Reynold se encuentra por casualidad en una bodega de Siberia con los rollos de una antigua película inconclusa. Todo parece indicar que se trata del material perdido de una producción alemana que, debido al inicio de la segunda guerra mundial, nunca vio la luz del día. En la caja también descubre elementos de utilería y algunos dibujos.

 

La idea

De regreso a Berlín, donde vive desde hace 10 años, Reynold comienza a gestar un posible proyecto. Obsesionado por los fotogramas encontrados y debido a que siempre ha sentido fascinación extrema por el cine de Fritz Lang y la corriente expresionista alemana, decide emprender la misión de completar la película. Colaborando con la ilustradora española Ana J. Bellido, realizan un proceso invertido de creación cinematográfica en el que generan story boards para escenas ya existentes. Después, a partir de estos, inventan secuencias nuevas, desarrollan la concepción visual y empiezan a construir sets. Imogen Heath, fotógrafa australiana, y Tomas Spencer, actor inglés, se unen al equipo y la idea comienza a tomar forma.

 

El experimento se desborda

Lo que empieza como una breve serie de ejercicios cinematográficos poco a poco se va transformando en una labor creativa más rigurosa. Recopilan antigüedades y animales disecados en mercados de segunda mano polacos. Elaboran vestuarios. Y hacen castings para integrar los espectáculos del cabaret. Reynold ya no sólo busca completar la película existente, sino que la reinterpreta. Utilizando su emblemática Arri de los 50 y latas de película caduca, refilma la historia completa, buena parte de ella realizando complicadas coreografías en stop motion, y expande los límites del argumento.

 

La filmación como performance

Las pruebas funcionan, el equipo se entiende bien y los primeros resultados son alentadores. El único problema es que el presupuesto es escaso y no cuentan con un lugar donde trabajar. Así es que Reynold maquina una estrategia. Propone a galerías y museos exhibir los sets como piezas de arte y realizar performances de filmación en vivo abiertos al público, a cambio de utilizar el espacio a manera de foro por unos meses. La iniciativa funciona y durante los siguientes 3 años el equipo se traslada de manera intermitente entre instituciones culturales de diversas ciudades: Haus der Kulturen der Welt y Zink Galerie en Berlín, Sprengel Museum en Hanover, Akademie Schloss Solitude en Stuttgart, Christopher Grimes Gallery y 18th Street Studio en Los Ángeles y Dejavu/Nosadella en Bolonia.

 

foto 2

 

La pieza

Después de meses de producción, decenas de performances de filmación en vivo, construcción de múltiples sets e incontables horas de edición, el proyecto finalmente se materializa en algo tangible. La pieza consta de dos versiones audiovisuales: un largometraje que se presenta en festivales de cine (y este sábado 2 de mayo en una única función en el Distrito Federal) y una instalación de siete canales de video, acompañada por dibujos y utilería de la película, cuyo destino son las aulas de museos y galerías. Esta última ha sido presentada en Holanda, Estados Unidos, Alemania, Italia y el año pasado en México. THE LOST se exhibió en el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) durante el verano de 2014.

La única función de la película completa en el Distrito Federal tendrá lugar este sábado 2 de mayo en Bucareli 69, Cuauhtémoc, a las 20:15. Evento gratuito, cupo limitado; para asegurar tu lugar llega temprano.

 

foto 3 invitacion

 

Más sobre el proyecto: http://artstudioreynolds.com/artworks/the-lost/

 

Twitter del autor: @cotahiriart

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 04/29/2015

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.