*

X

Se revela el laberinto más grande del mundo bajo la superficie de Turquía

Por: pijamasurf - 04/08/2015

Arqueólogos acaban de descubrir la ciudad subterránea más grande del planeta en una provincia de Turquía: una con templos, cocinas, habitaciones y escaleras

db004610.jpg__800x600_q85_crop

En 2012 unos trabajadores que demolían decenas de edificios en la provincia de Nevşehir, en Turquía, encontraron la punta de un inmenso laberinto subterráneo que ahora se sabe es la ciudad subterránea más grande y compleja del planeta.

La antigua y apabullante Capadocia, que es parte ya de la Turquía moderna, queda como un suburbio panalesco en comparación con este nuevo hallazgo. Los estudios de geo-radiación sugieren que el desarrollo multinivel es del tamaño de 65 campos de futbol americano y que podría tener habitaciones, templos, cocinas y largos pasadizos con escaleras. Los científicos datan estas ruinas a hace 5 mil años.

 

village_3256343b

El alcalde de Nevşehir dice que este descubrimiento se añadirá como “una nueva perla, un nuevo oro”. Quiere construir allí el parque antiguo más grande del mundo, con hoteles boutique y galerías de arte sobre la tierra, y senderos y museos bajo esta. “Incluso hemos planeado reabrir los templos”, dice.

Bajo la superficie de Turquía hay tesoros pero este que, como Capadocia, tiene la forma de panal de abeja y la sofisticación del laberinto, debe ser un paraíso fresco y protector. Si se convierte en un parque de diversiones para los cultos o no, está fuera de nuestras manos; pero su solo hallazgo sí es una nueva perla, un nuevo oro que se añade a la enigmática y hermosa naturaleza de este país antiguo.

Esta rara enfermedad hace que aparezcan “mapas” en la lengua

Por: pijamasurf - 04/08/2015

¿Alguna vez alguien quiso tener un mapa en la punta de la lengua? Esta enfermedad lo hace posible

l2

Los mapas son fascinantes, sin duda, en parte porque con ellos es posible ir de la normalidad a la extravagancia. Sin embargo, aun con esta aura de objeto prodigioso, parece difícil imaginar un mapa surgiendo en el interior mismo de nuestra boca. Pero es posible y, además de todo, como consecuencia de una enfermedad: la glositis migratoria benigna, también conocida, más poéticamente, como “lengua geográfica”.

En términos generales, la lengua geográfica es el resultado de la inflamación de las papilas, esas pequeñas protuberancias que se observan en la superficie de dicho órgano. Aunque esta condición se conoce desde hace casi 200 años, su causa todavía es desconocida: algunos sugieren que podría deberse a la falta de vitamina B o al consumo de alimentos irritantes o procesados; otros le atribuyen un origen genético o una relación con la diabetes juvenil; finalmente, parece existir una relación entre este tipo de glositis y la psoriasis, una enfermedad dérmica autoinmune.

Otra característica interesante de la lengua geográfica es que, de acuerdo con una observación reciente, su curación parece seguir un singular modelo matemático conocido como “sistema dinámico”. En matemáticas, este concepto se utiliza para analizar fenómenos que cambian con el tiempo y en los cuales, grosso modo, los elementos se encuentran en tres etapas: un estado sin afectaciones, otro excitado y un último en recuperación. La particularidad de esta división es que los tres estados pueden presentarse simultáneamente en el sistema, pero son excluyentes respecto a sí mismos.

Un buen ejemplo de esto son los incendios forestales: en un bosque incendiándose pueden coexistir en el tiempo los tres momentos del incendio, la zona excitada que se quema, una zona que el fuego no ha afectado aún y una zona en donde el incendio ha terminado y que comienza entonces a recuperarse. La glositis migratoria benigna parece seguir este mismo modelo, lo cual podría ayudar a los médicos a determinar la severidad de la condición en pacientes determinados.

Sea como fuere, también es cierto que se trata de una enfermedad verdaderamente rara (en Estados Unidos, solo 2% de la población la padece), además de inofensiva. Es impresionante, eso es cierto, y hasta cierto punto excéntrica: ¿quién diría que podrías tener un mapa en la punta de la lengua?