*

X

Recordando los mejores engaños y hoaxes de la historia moderna (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Siempre hay alguien dispuesto a pagar 1 centavo o 1 dólar por ver una huella auténtica de Pie Grande, el abominable hombre de las nieves o el ojo vitrificado de JFK. Estos son algunos de los hoaxes más exitosos de la historia

"Un tonto nace cada minuto", decía el gran P. T. Barnum, a lo que añadía que a cada tonto se le podía sacar 1 dólar para mostrarle alguna atracción fuera de lo común. La premisa fue adoptada por el explorador y periodista Robert Ripley para su famosa serie Believe It Or Not!, y la Historia nos muestra que la curiosidad y la necesidad de creer que "la verdad está allá afuera" permiten jugar divertidas bromas con la credulidad de la gente.

La explosión informativa de internet y la circulación masiva sin filtros de la información ha permitido que en nuestra era los hoaxes sean cosa de todos los días. Sin embargo, hay una fina tradición de varios siglos que merece ser recordada.

En su ontología, los hoaxes nos enfrentan con una doble interrogación filosófica. Por una parte nos muestran la facilidad (la credulidad) con la que tomamos las cosas por verdaderas haciendo espectrales las líneas divisorias de la realidad y, particularmente, haciéndonos cuestionar el aparato de generación de noticias y la misma percepción humana. Entendemos a veces que a veces las cosas pueden ser hoaxes y reales o, en palabras de Robert Anton Wilson: "Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido, sin sentido y reales  en algún sentido,  sin sentido e irreales en algún sentido y sin sentido reales e irreales en algún sentido… y si repites 666 veces esto alcanzarás la iluminación suprema… en algún sentido". Esto es una especie de psicología cuántica con la cual mirar la realidad --que es inextricable de la percepción que la modifica.

El otro aspecto rescatable de los hoaxes es que sirve como un escenario lúdico para poner a prueba nuestra capacidad de subvertir, escarnecer, prestidigitar, manipular o amagar la realidad en un contorno moderno de consumo de medios. Los hoaxsters son los nuevos pranksters y los nuevos ilusionistas, está vez utilizando la materia prima de la información como sus espejismos. De esta manera estrechan la liga de lo real y se burlan de la forma en que las creencias y los atavismos del cerebro humano producen la realidad. Llevan a cabo una heurística del principio enarbolado por Anton Wilson: "Reality is what you can get away with".

El sitio Best Psychology realizó este infográfico donde destacan una decena de los mejores engaños de la historia moderna, desde el autómata que le ganó una partida de ajedrez a Napoleón hasta la legendaria Guerra de los mundos donde Orson Welles hizo creer a muchos que Estados Unidos estaba siendo invadido por fuerzas militares marcianas.

Te podría interesar:

¿Te atraen los hombres de barba y tatuajes? Hay una razón científica para ello

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Un estudio realizado en la Universidad del Oeste de Australia revela por qué los hombres se dejan la barba y se tatúan y por qué te sientes atraída o atraído hacia ellos

tumblr_mx3m22sSmD1shhauno1_500Más allá de las modas, la barba y los tatuajes han sido dos distintivos históricos de la masculinidad, la primera como un signo más o menos ineludible de la transformación del niño en hombre y los segundos como una especie de marca voluntaria sobre el cuerpo (una que, además, duele cuando se realiza). En esto, como en otros aspectos del “ser hombre”, mucho tiene que ver la cultura, pero según parece la ciencia también tiene algunas cuantas palabras al respecto.

Hace poco, Cyril Grueter y otros investigadores de la Universidad del Oeste de Australia realizaron un estudio de corte psicosocial sobre 154 especies de primates, incluida la nuestra. Como es sabido, en general los primates evolucionamos para vivir en comunidades, algunas sencillas y de pocos integrantes (como el caso de los monos araña) y otras más bien numerosas y complejas (como sucede con los gorilas, los chimpancés y el Homo sapiens). En estas últimas, la competencia es mayor en varios aspectos, y sexualmente los machos están obligados a destacarse para las hembras.

De acuerdo con el estudio mencionado, los primates que habitan en sociedades jerárquicas desarrollaron también formas de hacer visible su “identidad, rango, dominancia o atractivo” para las hembras del grupo. Grueter lo explica así:

En grupos numerosos en donde los individuos están rodeados de extraños, necesitamos una herramienta rápida y confiable para evaluar la fuerza y calidad del otro, y es ahí donde entran estos elaborados ornamentos.

La conclusión, entonces, es sencilla: los hombres se dejan la barba y se tatúan para llamar la atención. Sexualmente. Las mujeres se sienten atraídos por estos "ornamentos",  ya que evolutivamente son una forma económica de detectar a un macho con características atractivas para aparearse --o formar una pareja-- cuando se necesita hacer una evaluación veloz o no se cuenta con el tiempo o una cantidad mayor de información. Las barbas y los tatuajes son una forma en la que, entre la multitud, un hombre se distingue para rápidamente llamar la atención a su masculinidad y sugerir que tiene una genética adecuada para tener hijos. Algunos investigadores teorizan que incluso los comportamientos más sofisticados --como la poesía o las matemáticas-- son herramientas cortejo con las que el ser humano busca agenciarse su primordial meta biológica. Incluso el cerebro humano, con toda su complejidad, podría ser equivalente a la cola iridiscente del pavo real.

 

También en Pijama Surf:

Ilusiones ópticas en la piel: impresionantes tatuajes 3D que creerías imposibles

¿Cómo se verán tus tatuajes cuando seas viejo? Estas fotos pueden resolver tus dudas