*

X

Recordando los mejores engaños y hoaxes de la historia moderna (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Siempre hay alguien dispuesto a pagar 1 centavo o 1 dólar por ver una huella auténtica de Pie Grande, el abominable hombre de las nieves o el ojo vitrificado de JFK. Estos son algunos de los hoaxes más exitosos de la historia

"Un tonto nace cada minuto", decía el gran P. T. Barnum, a lo que añadía que a cada tonto se le podía sacar 1 dólar para mostrarle alguna atracción fuera de lo común. La premisa fue adoptada por el explorador y periodista Robert Ripley para su famosa serie Believe It Or Not!, y la Historia nos muestra que la curiosidad y la necesidad de creer que "la verdad está allá afuera" permiten jugar divertidas bromas con la credulidad de la gente.

La explosión informativa de internet y la circulación masiva sin filtros de la información ha permitido que en nuestra era los hoaxes sean cosa de todos los días. Sin embargo, hay una fina tradición de varios siglos que merece ser recordada.

En su ontología, los hoaxes nos enfrentan con una doble interrogación filosófica. Por una parte nos muestran la facilidad (la credulidad) con la que tomamos las cosas por verdaderas haciendo espectrales las líneas divisorias de la realidad y, particularmente, haciéndonos cuestionar el aparato de generación de noticias y la misma percepción humana. Entendemos a veces que a veces las cosas pueden ser hoaxes y reales o, en palabras de Robert Anton Wilson: "Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido, sin sentido y reales  en algún sentido,  sin sentido e irreales en algún sentido y sin sentido reales e irreales en algún sentido… y si repites 666 veces esto alcanzarás la iluminación suprema… en algún sentido". Esto es una especie de psicología cuántica con la cual mirar la realidad --que es inextricable de la percepción que la modifica.

El otro aspecto rescatable de los hoaxes es que sirve como un escenario lúdico para poner a prueba nuestra capacidad de subvertir, escarnecer, prestidigitar, manipular o amagar la realidad en un contorno moderno de consumo de medios. Los hoaxsters son los nuevos pranksters y los nuevos ilusionistas, está vez utilizando la materia prima de la información como sus espejismos. De esta manera estrechan la liga de lo real y se burlan de la forma en que las creencias y los atavismos del cerebro humano producen la realidad. Llevan a cabo una heurística del principio enarbolado por Anton Wilson: "Reality is what you can get away with".

El sitio Best Psychology realizó este infográfico donde destacan una decena de los mejores engaños de la historia moderna, desde el autómata que le ganó una partida de ajedrez a Napoleón hasta la legendaria Guerra de los mundos donde Orson Welles hizo creer a muchos que Estados Unidos estaba siendo invadido por fuerzas militares marcianas.

Te podría interesar:

El sistema escolar finlandés, uno de los mejores del mundo, dejará de enseñar materias

Por: pijamasurf - 04/03/2015

Finlandia, uno de los países con el mejor sistema educativo, podría implementar un cambio radical: dejar de enseñar materias y concentrarse en fenómenos

eduHace casi 4 décadas, el gobierno finlandés se propuso un objetivo: hacer de la educación pública la base de la recuperación y el desarrollo económicos. Con el tiempo, gracias a la constancia y la seriedad con que se acometió el desafío, los estudiantes del país comenzaron a destacar en pruebas internacionales en casi todas las disciplinas, ocupando los primeros sitios en pruebas científicas, de comprensión de lectura y de matemáticas, con lo cual el modelo educativo finlandés se ganó el honroso título de ser uno de los mejores del mundo.

Ahora Finlandia podría volver a encabezar una revolución pedagógica, pues en el país se analiza modificar diametralmente la manera de enseñar para abandonar el viejo modelo de las materias e implementar una forma de aprender basada en “fenómenos”. Así, por ejemplo, en vez de estudiar, por separado Historia, Geografía o Lenguas, los estudiantes finlandeses de 16 años de edad aprenden el fenómeno “Unión Europea”.

El cambio, sin duda, es notable. Por un lado, involucra un tránsito de la fragmentación y la especialización al pensamiento complejo y multidisciplinario (una faceta prevista hacia finales del siglo XX por el sociólogo francés Edgar Morin). Asimismo, da a la enseñanza una razón inmediata y no solo trascendental, pues de esta manera se vuelve evidente el porqué de los conocimientos que se enseñan a los alumnos.

El modelo, sin embargo, no es del todo loable, pues también está animado por cierto afán pragmático y hasta utilitarista. Según declaró Pasi Silander, administrador en el gobierno local de Helsinki, uno de los propósitos es formar personas para la vida laboral, lo cual implica enfocarse en ciertos conocimientos en detrimento de otros. La suposición, un tanto siniestra, es que un cajero de banco no tiene necesidad de saber quién fue Shakespeare o cómo se reproducen los organismos unicelulares, y aunque para algunos esto puede sonar lógico (en esa lógica tan propia del capitalismo), al menos el cajero debería tener la oportunidad de elegir si quiere o no saber quién fue Shakespeare.

Sea como fuere, esta nueva forma de enseñar ya está en operación, y quizá sólo con el tiempo será posible conocer sus virtudes y sus defectos.