*

X

¿Quién controla el mundo? (versión oficial VS versión conspiracionista)

Por: pijamasurf - 04/14/2015

Esta es una de las interrogantes más populares y complejas que existen en la actualidad, ¿alguna respuesta?

 the_illuminati_bilderberg_group_documentary

Una de las preguntas más populares de las últimas décadas es: ¿quién controla este mundo? Conforme las agendas ocultas de gobiernos e instituciones fueron sofisticándose, y con el surgimiento de esa subcultura informativa conocida como "teorías de la conspiración", la cantidad de potenciales respuestas a esta interrogante se desbordó. Miles de teorías, versiones, comunicados de prensa, hipótesis y deducciones confluyen en una frenética danza que juega plácidamente con nuestro raciocinio y con nuestra fe. Pero, ¿quién demonios controla esto?

Para responder a esta incómoda pregunta, la gente de Information is Beautiful generó dos infográficos, uno que apunta a la dimensión oficial de las cosas y otro que apela al lado B de la información, es decir, a imaginar o denunciar las agendas ocultas y las sombrías élites que en realidad las ejercen. En esta pieza el eje vertical se refiere al estatus de los diferentes grupos y organizaciones, y va de arriba hacia abajo en orden de importancia. El tamaño de los triángulos indica el nivel de poder que tienen; a mayor tamaño mayor poder, el cual no es necesariamente proporcional al estatus:

Versión oficial

En la versión oficial, aquella que difunden los grandes medios de comunicación y que tiene en declaraciones oficiales, posturas institucionales y sucesos supuestamente documentados, y por lo tanto incuestionables, a sus fuentes de información, tenemos la siguiente jerarquía: la Organización de las Naciones Unidas hasta la cima, tanto de estatus como de poder. A partir de ahí el control se desdobla en diferentes células de esta misma organización, donde destacan la asamblea General y el Consejo de Seguridad. Luego vienen entidades como la OTAN, instituciones globales como el Banco Mundial, el cuerpo internacional de policía, la Interpol y un país (obviamente Estados Unidos, el cual, a pesar de que su estatus oficial le coloca por debajo de muchas otras organizaciones, aun en esta versión en cuestión de poder fáctico sólo es superado por las Naciones Unidas).  

Screen Shot 2015-04-13 at 7.06.41 PM

* Clic en la imagen para agrandar

 

Versión conspiracionista

Pero existe otra dimensión, algo así como un mundo paralelo al oficial, el conspiratorio. Aquí las cosas son muy distintas, ya que la cima está controlada por los Illuminati, tanto en estatus simbólico como en poder fáctico. Continuando en el eje del estatus aparecen Satán, los reptilianos y el Grupo Bilderberg, que son algunas de las células que también se quedan con una buena parte del pastel. Le siguen los Sionistas, los extraterrestres y el gobierno de Estados Unidos, para después dar paso a la ONU, las corporaciones y la CIA. Finalmente aparecen grupos o agendas como los grandes medios, las grandes petroleras y organizaciones como la Comisión trilateral.  

Screen Shot 2015-04-13 at 7.07.21 PM

* Clic en la imagen para agrandar

 

Tras dedicar unos minutos a analizar ambos mapas lo más probable es que concluyas que, cómicamente, ninguno de los dos es del todo convincente. Tal vez el más acertado sea un punto medio entre ambos, con el complemento de ingredientes que no aparecen en ninguno. Pero aun así, el esquema pareciera insuficiente para responder con certeza y en pocas palabras ante la pregunta: ¿quién controla el mundo? La respuesta sigue en el aire.  

Por qué Tanzania aprobó una ley para volver ilegal la información

Por: pijamasurf - 04/14/2015

Volver ilegal el escrutinio público es una táctica que utilizan los gobiernos autoritarios para congraciarse exteriormente con información oficial, imposibilitando cualquier ejercicio de transparencia

 Tanzania-parliament

En la línea del debate sobre la transparencia y su paradójica opacidad --explorada por el filósofo Byung-Chul Han, el gobierno de Tanzania está dando una lección de legislación en materia de corrupción: el parlamento ha aprobado una iniciativa para criminalizar la publicación de ciertas estadísticas o datos que puedan interpretarse como contrarios al discurso oficial.

Tanzania es uno de los países que gozan de mayor apoyo de la Millennium Challenge Corporation, que le destinó un paquete de ayuda por 698 millones de dólares en 2008. El país depende en gran parte de estos paquetes, pero las tensiones políticas pueden disuadir a los comités que los otorgan.

El problema es que cuatro altos oficiales del gobierno presentaron su renuncia después de un escándalo por un multimillonario fraude, y al menos otros cinco escándalos de corrupción de alto nivel han permanecido durante largo tiempo bajo el escrutinio internacional. La ley contra las estadísticas (a la que seguirá otra legislación contra crímenes cibernéticos, tales como publicar opiniones "difamatorias") se aprobó al vapor y virtualmente en secreto, pues no se puede consultar más que uno de sus seis postulados.

Según los analistas Ruth Carlitz y Keith Weghorst, garantizar el control del discurso público resulta fundamental para una economía que depende por completo de la buena apariencia de su gobierno. Es bajo esa perspectiva que los ciudadanos podrán ser arrestados si el gobierno considera que cierta información publicada por ellos en línea pero también impresa --especialmente aquella considerada tendenciosa según los paranoicos parámetros gubernamentales, o que pueda "perturbar la paz pública", al igual que llevar a "confusiones e imprecisiones"-- pudiera manchar su imagen frente al mundo.

Irónicamente, la gente de Tanzania no se entera de nada. La ley contra la transparencia de la información ni siquiera pretende justificar internacionalmente la torpe actuación de las autoridades en el control de daños, sino hacer inaccesibles las evidencias a sus propios ciudadanos, volviendo dichas evidencias ilegales.