*

X

Por qué ser rebelde e inconforme te hace parecer sexy

Por: pijamasurf - 04/02/2015

Los rebeldes nos hacen cuestionarnos a nosotros mismos y cambiar de opinión, además de atentar contra el balance de poder establecido. En otras palabras, ser inconformista puede ser muy sexy

sexy

La palabra "provocativo" tiene dos acepciones: por un lado, se puede provocar incomodidad en los demás a través de opiniones impopulares o puntos de vista eclécticos y subjetivos; por otro, se puede ser provocativo en un sentido sexual casi por las mismas razones. Esto no necesariamente tiene que ver con los aspectos físicos: Frida Kahlo no era bonita en términos tradicionales, pero se convirtió en un símbolo sexual gracias a su actitud frente a la vida. Pocas personas considerarían que un calvo, alcohólico y drogadicto pueda ser atractivo, a menos que se trate de Hunter S. Thompson. 

Según un estudio documental llevado a cabo en la Universidad de Queensland, ambas acepciones de "provocativo" pueden coexistir en las personas que nos parecen sexys. ¿Por qué? Muy sencillo: los rebeldes y los inconformes (hombres y mujeres) son atractivos porque nos retan y nos obligan a tomar partido sobre ciertas cosas en las que no pensamos. Cambiar de opinión es "peligroso", y quien nos hace cambiar de opinión de algún modo es sexy.

Según Matthew Hornsey, autor en jefe del estudio: "La gente piensa que los hombres prefieren a las mujeres conformistas, pero esta impresión es discrepante de la realidad". A través de un análisis comparativo de varias pruebas sobre atracción en hombres y mujeres, Hornsey y sus colegas llegaron a la conclusión de que la gente que se sale de los perfiles habituales resulta más atractiva y que, de hecho, los hombres no necesariamente prefieren a las mujeres conformistas.

Frida

Frida

Los investigadores creen que se trata de una "resaca" psicológica de eras previas donde se esperaba que las mujeres fueran "sumisas, modestas, suaves, agradables" y que apoyaran ciegamente las opiniones de sus maridos. Dicha noción tiende a desaparecer en las sociedades donde "la palabra 'conformista' tiene un tono cada vez más peyorativo", y "la noción de hacer concesiones sobre la visión individual en favor de la masa es vista como inmadura".

En una prueba, se pidió a 115 voluntarios leer y evaluar los perfiles de 20 personas. Dichos perfiles se escribieron ya sea para enfatizar tendencias conformistas ("Ella es feliz de seguir el plan de los demás") o inconformistas ("A menudo prefiere hacer sus propias reglas antes de adaptarse a las del grupo"). Parece que la prueba tomó en cuenta solamente a heterosexuales, quienes evaluaron a los miembros del sexo opuesto en cuanto a atractivo y potencial para ser sus parejas, y a los miembros del mismo sexo en cuanto a su probabilidad de ser encontrados atractivos por otros.

La tendencia favoreció a los inconformistas sobre los conformistas. Esta tendencia no es privativa de Occidente: otro estudio tomó en cuenta a 515 estadounidenses e ingleses y 306 hindús, encontrando que "la gente que mostró rasgos de personalidad inconformistas también reportaron mayores niveles de logro romántico y satisfacción".

Ya se trate de iconos religiosos, políticos o artísticos, los rebeldes e inconformes son atractivos porque nos muestran formas distintas de pensar la cotidianidad y las relaciones dadas de poder. Y cuestionar el poder siempre tiene algo sexy.

Artista deja mandalas de flores en el bosque como un regalo (FOTOS)

Por: pijamasurf - 04/02/2015

Artista estadounidense crea círculos mandálicos de flores como parte de una meditación en movimiento

 Screen Shot 2015-04-02 at 7.30.57 PM

Para Kathy Klein, salir a caminar al bosque es un acto en el que confluyen la disciplina artística y la práctica espiritual. Sale de su casa en Arizona guiada por una intención desconocida, y se detiene a meditar en algún sitio elegido intuitivamente. Después de realizar esta meditación recolecta pétalos de flores, tallos de plantas exóticas y semillas, para crear patrones simétricos que evocan los diseños mandálicos del arte budista. Por cierto, desde hace siglos se ha abordado la práctica de hacer mandalas como un vehículo de sanción, una premisa en la que Jung profundizó bastante

Estos arreglos florales imprimen cierta espiritualidad en algo generalmente considerado como meramente decorativo. Klein llama a estas representaciones florales del orden cósmico “danmalas” (palabra en sánscrito que significa “dador de guirnaldas”), y en pocas palabras se trata de ofrendas espontáneas para fuerzas invisibles o simplemente para quien pase por ahí y las descubra.

Más allá de la estética o la generosidad implícitas en este proyecto, el proceso creativo de Klein también promueve una reflexión en torno al acto de hacer arte de manera local, usando solamente las herramientas y los objetos naturales que se tiene al alcance en el entorno inmediato.

La belleza de los arreglos de Kathy Klein puede apreciarse en la galería que tiene en su sitio, donde el conjunto de las imágenes parece conformar un mandala macrocósmico. Especialmente notable es su mandala realizado con conos de pino, los cuales simbolizan el tercer ojo; esta obra cumple la función de estimular a la mente para que se depure la visión interna.

P4170278-e1406790052471

DSC05857570-e1407093205607

DSC06284593-Version-3-e1407093002410

 

Screen Shot 2015-04-02 at 7.41.12 PM